2 Sep 2015 - 3:32 a. m.

Incendios afectan acueductos de Boyacá

Las quemas están poniendo en riesgo varias fuentes hídricas que abastecen de agua al departamento. Hasta el momento se han perdido 400 hectáreas de bosque.

Redacción Medio Ambiente

“Ayer, el 80 % del incendio estaba controlado pero hoy vemos que hay otros focos que se están activando. Solo en el Santuario de Flora y Fauna Iguaque estimamos la pérdida de 400 hectáreas de bosque. Gran parte pertenece a bosque altoandino y a páramo. Hay venados, serpientes, ardillas, armadillos, pájaros, lagartijas, pavas y tucanes muertos. Se han perdido robles, frailejones y áreas de conservación muy importantes. Es una lástima que los cazadores y las personas que organizan quemas de basura y fogatas no sean conscientes de los efectos de sus acciones. Estos incendios fueron completamente provocados”.

Las palabras de Julia Miranda, directora de Parques Nacionales Naturales de Colombia, resumen buena parte de las consecuencias que han dejado los incendios que por estos días tienen a Villa de Leyva en alerta roja. El municipio boyacense es hoy uno de los más afectados por las llamas, además de Arcabuco y Chíquiza. Todos, tal y como lo registra el Ideam en su último informe, tienen una alta amenaza de padecer incendios forestales junto a Cuítiva, Iza, Paipa, Ráquira y Sáchica.

Pero las altas probabilidades de que este fenómeno se extienda también se repiten en varios departamentos del país. Atlántico, Bolívar, La Guajira, Cauca, Cundinamarca, Huila, Nariño, Tolima y Valle del Cauca son los otros lugares en los que las autoridades deberían estar en constante alerta (ver infografía). Hay altas probabilidades de que sus zonas boscosas y sus cultivos resulten afectados. Hasta el momento el número de incendios en todo el territorio se acerca a 2.900.

Y aunque es cierto que las altas temperaturas que ha producido la intensificación del fenómeno del Niño implican un riesgo (ver recuadro), lo cierto, como lo ha dicho el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, es que detrás de muchos de estos incidentes hay acciones humanas. En el caso de Villa de Leyva, las pistas apuntan a que la culpabilidad fue de cazadores de armadillos, quienes para capturar a este mamífero prendieron fuego a sus madrigueras. Los responsables, de acuerdo con el CTI de la Fiscalía, que llegó hasta el municipio para iniciar una investigación, podrán pagar hasta doce años de cárcel.

“El vicefiscal general envió una comisión especial que está haciendo una investigación. Confío en que en los próximos días haya resultados”, aseguró Vallejo.

Pero además de los efectos ecosistémicos que han desencadenado estos sucesos, hay otro factor que preocupa a Julia Miranda. Según ella, a la par que se pierde un pedazo del Santuario de Flora y Fauna, que en total tiene 6.750 hectáreas, los incendios han puesto en vilo varias fuentes hídricas que abastecen a 18 acueductos de Boyacá, incluido el mismo Villa de Leyva.

La noticia resulta poco alentadora si se tiene en cuenta que el departamento hace parte de los lugares donde posiblemente pueda haber menos precipitaciones en los próximos meses por culpa del Niño. De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial, es posible que este fenómeno sea uno de los cuatro más fuertes registrados en los últimos 65 años.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete