3 Oct 2018 - 1:39 p. m.

La supervivencia de los bebés jirafa puede depender del tamaño y la forma de sus manchas

Las características de las manchas pueden ayudar a los animales a evitar a los depredadores, regular la temperatura corporal o reconocer a familiares e individuos específicos, todo esto puede afectar su capacidad para sobrevivir y reproducirse.

María Cervantes / AgenciaN + 1

La forma y el tamaño de las manchas en la piel de los cachorros de jirafa se relacionaron con sus posibilidades de supervivencia a una edad temprana, reveló un estudio científico publicado en la revista Peerj. La investigación, además, confirmó que los bebés jirafa heredan algunas características de las manchas en la piel de sus madres. 

El patrón de manchas en las jirafas y el color de muchos otros animales rayados y manchados, es tan individual como las huellas dactilares de una persona, pero los científicos aún no saben exactamente cómo se forma.

“Los patrones de manchas en la piel de las jirafas son complejos y pueden ser muy diferentes en diferentes individuos, pero realmente no sabemos para qué sirven. Las manchas complejas pueden ayudar a los animales a evitar a los depredadores, regular la temperatura corporal o reconocer a familiares e individuos específicos, todo lo cual puede afectar su capacidad para sobrevivir y reproducirse", dijo el coautor Derek Lee, de la Universidad de Pennsylvania, citado por el servicio de prensa de la organización.

Para comprender cómo el patrón de manchas se puede relacionar con la herencia y la supervivencia de los animales, el grupo comparó las observaciones de campo de jirafas Masai y sus bebés en Tanzania y las fotos de sus pieles desde el hombro hasta las patas traseras.

La forma, el tamaño y el color de las manchas pueden ser muy diferentes, pero no cambian durante la vida del animal; por lo tanto, por el patrón de manchas se puede identificar a un individuo desde el nacimiento. Los animales fueron monitoreados en un área de 1.700 kilómetros cuadrados durante cuatro años. Los científicos utilizaron ImageJ para analizar la forma de las manchas y describieron todos las manchas con 11 parámetros, desde el número y el área hasta el color y el contorno.

Los autores del artículo descubrieron que dos de las 11 características de la mancha -la proximidad de su forma al círculo ideal y la suavidad de los bordes- son estadísticamente similares en las hembras y en sus crías. Para ello, examinaron 31 parejas de animales.

Según los autores del estudio, estos rasgos se heredan de las hembras. “Ann Innis Dagg, autora de la primera investigación de campo sobre jirafas en África, en 1968 presentó evidencia de que la forma, el número, el área y el color de las manchas en la piel de las jirafas pueden heredarse, pero hizo sus suposiciones en un pequeño grupo de animales en el zoológico. Nosotros utilizamos métodos modernos de observación y análisis en jirafas salvajes para confirmar sus hallazgos", dijo la coautora de la obra, Mónica Bond.

Además, siguiendo el destino de 258 jirafas desde el nacimiento, los autores del estudio demostraron que los jóvenes con manchas grandes irregulares tenían una mayor probabilidad de supervivencia en los primeros tres o cuatro meses de vida. Los científicos no están seguros con qué se puede relacionar esto; tal vez, estas manchas desempeñan mejor alguna función, por ejemplo, esconderse de los depredadores.

Comparte:
X