8 May 2020 - 2:00 a. m.

¿Las áreas protegidas sirven para prevenir la deforestación?

Un estudio de la Universidad de Queensland muestra que las áreas protegidas de Colombia tienen un desempeño relativamente bajo previniendo la deforestación si se les compara con zonas similares, pero sin protección.

InfoAmazonia*

Las áreas protegidas han sido reconocidas durante mucho tiempo como una herramienta fundamental para mantener la integridad del hábitat y la diversidad de especies. Sin embargo, existe un debate sobre qué tanto funcionan para evitar la pérdida de ecosistemas naturales. Un tercio de las áreas protegidas de todo el mundo sufren de presiones como acaparamiento de tierras, ganadería y caza furtiva, y tres de cuatro áreas protegidas no cuentan con recursos suficientes. ¿Qué tan efectiva es la estrategia de proteger?

Un estudio de la Universidad de Queensland trató de responder esta pregunta para el caso colombiano, en donde hay 119 áreas protegidas entre parques nacionales y santuarios de flora y fauna. Los investigadores usaron la información de cobertura forestal en áreas protegidas de 2000 a 2015 y compararon las áreas protegidas con 17 variables: qué tan cerca estaba de carreteras, si cerca o adentro había minería legal o ilegal, si había cultivos de coca identificados, la elevación, las lomas y ríos cercanos, la densidad poblacional, la presencia de actores armados, entre otras. Luego, compararon esas mismas variables con otros puntos de características similares que no estuviesen dentro de áreas protegidas. (Se disparó la deforestación en la Amazonia colombiana, otra vez)

En total los investigadores analizaron la efectividad de 116 áreas protegidas que representan el 9,8 % del área continental para determinar la efectividad de las áreas protegidas en Colombia previniendo deforestación entre 2000 y 2015.

Según el estudio, publicado la semana pasada en la revista Conservation Biology, a pesar de que hubo deforestación constante dentro de las áreas protegidas en ese período, las áreas protegidas tienen en promedio 40 % menos deforestación que áreas similares sin protección.

“Cuando hacemos esta comparación nos damos cuenta de que las áreas protegidas en el país tienen un desempeño relativamente bajo previniendo deforestación, cuando la tasa de deforestación dentro de las áreas que están protegidas se compara con la tasa de áreas con características ambientales y sociales similares, pero sin protección”, dice Pablo Negret, biólogo de la Universidad de los Andes, experto en ecología de bosques tropicales e investigador principal del estudio.

Colombia tiene más de 60 millones de hectáreas de cobertura forestal, que se extienden sobre el 58 % de su área continental, y es uno de los países con mayor biodiversidad en la Tierra con un 10 % de la biodiversidad global dentro de sus fronteras. Después del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las ex FARC, los bosques de Colombia comenzaron a experimentar aún más presiones. Mientras en 2016 se deforestaron 70.074 hectáreas de selva amazónica, en 2017 la cifra aumentó a 144.147 hectáreas, según el Instituto de Hidrología y Meteorología y Estudios Ambientales. Para 2018, se tumbaron 197.159 hectáreas, un 10 % menos que el año anterior; de cualquier manera, una cifra nada alentadora. Esto hace que la efectividad de las áreas protegidas sea un elemento esencial para el futuro de la biodiversidad del país. (Animales silvestres, afectados por la pandemia)

Las áreas protegidas en la Orinoquia y el Pacífico fueron inefectivas previniendo deforestación durante los 15 años del estudio, mientras que las áreas protegidas en el Caribe fueron las más efectivas.

“En ese período, el 2,5 % de los bosques de Colombia se perdieron. Después del proceso de paz ya sabemos que la deforestación se disparó, también en áreas protegidas”, explica Negret.

Negret dijo que mejorar el manejo de las áreas protegidas en la región del Pacífico y expandir el área protegida en el Caribe son tareas necesarias para prevenir mayor pérdida de biodiversidad en el país.

“El Pacífico es una región extremadamente biodiversa y con una gran concentración de especies endémicas, por lo que es un área prioritaria para la conservación en el país, sin embargo, nuestros análisis muestran que dentro de las áreas protegidas en esta región del país hubo tasas de deforestación más altas que en zonas de la misma región con características similares, pero sin protección”, dijo.

“No basta con mirar si en un área protegida hay deforestación. Es una medida de efectividad muy simplista porque si hay o no tala dentro de un área no nos dice cual es el efecto de la protección. Si miramos Chibiriquete, hace unos años, pues parece un área hiperefectiva porque no había deforestación, pero no era por efectiva, sino porque los motores de la deforestación aún no habían entrado”.

Ahora, según el estudio, no significa que la estrategia de proteger áreas no funcione. Las áreas protegidas en el país tienen un efecto positivo previniendo deforestación, lo que resalta la importancia de estas áreas para la conservación de la biodiversidad nacional y la necesidad de una mayor inversión por parte del Estado en el manejo de estas áreas para así aumentar su efectividad.

“El estudio muestra cómo estos datos, si son analizados correctamente, pueden ser de gran utilidad para ayudar a informar sobre qué acciones de conservación son más urgentes por parte de los sistemas de áreas protegidas, ya sea mejorar el manejo o aumentar el cubrimiento por parte de estas”, explica desde Brisbane (Australia) la profesora Martine Maron, de la Universidad de Queensland, otra de las autoras del artículo.

Los autores esperan que la información sea de utilidad para el sistema de áreas protegidas en Colombia.

Infoamazonia es una alianza periodística entre Amazon Conservation Team y El Espectador.

Comparte:
X