7 Mar 2015 - 3:03 a. m.

Mapa global de las batallas ambientales

Los conflictos sociales en torno a Santurbán y Marmato o la batalla jurídica por títulos mineros dentro de parques naturales como Chiribiquete son episodios de una batalla más amplia y global que se extiende más allá de las fronteras colombianas y llega hasta Turquía, Rumania, India o Banja Luka, en Serbia.

Redacción Medio Ambiente

En un intento por llevar un registro y documentar los conflictos ambientales alrededor del planeta, 23 organizaciones, bajo la coordinación de un grupo de trabajo en la Universidad Autónoma de Barcelona, decidieron trabajar juntas para crear el Atlas de Justicia Ambiental.

La iniciativa, en la que ya están reportados 1.400 conflictos, 91 de ellos en Colombia, es financiada con fondos europeos. Casi 30 años de trabajo de todas las organizaciones involucradas está allí resumidos como fuente de consulta para gobiernos, ciudadanos, activistas, estudiantes, investigadores y los propios afectados.

El objetivo del proyecto, como lo explicó Leah Temper, coordinadora de la iniciativa, en un artículo para el periódico inglés The Guardian, es hacer más visibles los conflictos ambientales y resaltar los impactos económicos para las poblaciones más vulnerables.

Como lo señaló Temper, es curioso que existan desde el siglo XIX bases de datos robustas sobre conflictos laborales, pero no tanto de conflictos ambientales, que han marcado las dinámicas sociales en las últimas décadas.

Para el experto, la globalización de la economía ha sido seguida por la globalización de la resistencia civil. Esto ha permitido que grupos como Foil Vedanta, que luchaban contra una mina de bauxita en una montaña sagrada de la India, puedan rastrear la cadena de suministros de la compañía hasta descubrir que estaba involucrada en evasión de impuestos en Zambia. El hallazgo llevó a una serie de protestas callejeras en el país africano que complicó la situación de la empresa.

Temper apunta en su artículo que el mapa global de conflictos ambientales permite ver cómo el 30% de los casos reportados están asociados a algún acto de violencia contra los activistas. “No es una exageración hablar de guerra en contra de los defensores ambientales en algunos países”, escribió.

Pero también aclara que, en conjunto, todas estas batallas demuestran que las comunidades afectadas no son víctimas pasivas sino actores proactivos y dispuestos a defender sus derechos sobre tierras colectivas o en la defensa de recursos naturales vitales.

Puede encontrar más información y consultar el mapa en esta dirección: http://ejatlas.org/.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete