19 Mar 2018 - 7:34 p. m.

“Me frustra la lentitud para detener la pérdida de biodiversidad”

Robert Watson, presidente del mayor encuentro sobre biodiversidad a nivel global, espera que el mundo entienda que la pérdida de especies y ecosistemas es tan grave como el cambio climático.

PABLO CORREA

Robert Watson es químico atmosférico. Una buena profesión para entender los tiempos que corren con un planeta sobrecalentándose por cuenta de los gases de efecto invernadero. Antes de presidir la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, Watson fue el científico jefe de la Oficina de Misión al Planeta Tierra en NASA, director asociado de Medio Ambiente en la Casa Blanca, asesor científico del Banco Mundial, entre otros.

Esta semana tiene el reto de coordinar en Medellín la conversación entre más de 800 expertos provenientes de 100 países, quienes están dando las puntadas finales a un informe mundial sobre biodiversidad confeccionado a lo largo de tres años con la mejor información disponible.

Hasta hoy se han registrado aproximadamente 1,7 millones de especies de animales, plantas y hongos. Sin embargo, los científicos calculan que la tasa de desaparición de especies es aproximadamente 1.000 veces mayor que antes de que los humanos dominaran el planeta. Sin biodiversidad, como lo recuerda Watson, no habrá bienestar humano.

¿Cuál es la importancia de esta reunión?

Vamos a presenta cuatro informes regionales sobre el estado de biodiversidad. ¿Está cambiando? ¿Por qué está cambiando? ¿Cuál puede ser el futuro? ¿Cuáles pueden ser los impactos para la calidad de vida humana? Queremos que estos informes se discutan con gobiernos de todo el mundo, el sector privado y toda la sociedad, para que trabajemos en una solución.

¿De acuerdo con los datos que ya tienen, qué tan grave es el problema?

No puedo dar detalles hasta el viernes pero la foto general, que no sorprende a nadie, es que seguimos perdiendo biodiversidad. El asunto básico es que aquí vamos a ver en detalle ese cambio.

¿Por qué cree que el problema de cambio climático se popularizó pero no el de pérdida de biodiversidad?

El público, el gobierno y el sector privado en muchos países han reconocido el problema del cambio climático. ¿Por qué no hemos convencido a todos ellos que perder biodiversidad y degradar nuestros ecosistemas es igualmente importante por sus efectos sobre la calidad de vida humana? Es algo en lo que debemos trabajar. La pérdida de biodiversidad es igual de importante y hay que atacar ambos problemas.

¿Qué lo frustra después de tantos años trabajando en esta área?

La frustración es que la comunidad científica ha mostrado estos problemas, pero la velocidad de cambio y acción para detener la pérdida de biodiversidad es muy lenta.

Frente al cambio climático está claro que necesitamos una transición de energías renovables. ¿Cuál es la estrategia para frenar la pérdida de biodiversidad?

En muchos sentidos es más difícil que combatir el cambio climático. El reto es la forma en que usamos recursos naturales. La cuestión es cómo producimos el alimento, el agua y la energía sin destruir los recursos naturales.

¿Existe una línea roja que no debemos traspasar frente a la crisis de biodiversidad?

No hay un número sencillo como el de los dos grados Celsius que tiene la Convención de Cambio Climático. Tenemos objetivos como aumentar áreas protegidas, detener la pérdida de biodiversidad o restaurar tierras degradadas.

¿Cuáles son las acciones más efectivas?

Hay buenos ejemplos de protección de áreas pero sobre todo con aceptación social. Muchas personas tienen la idea de que un área protegida equivale a poner una cerca y sacar a la gente. Eso definitivamente no va a funcionar ni en Colombia ni en otros países. El reto de una buena área protegida es proteger la naturaleza reconociendo a las personas como parte de la naturaleza.

¿Le gustó la idea del científico Edward Wilson: mitad del planeta protegido, mitad para los humanos?

No me gusta esa simplicidad. Primero porque los humanos ya están por todo el planeta. Y segundo, implicaría que puedes destruir la mitad que nos corresponde. Y eso no es aceptable. Wilson es un gran científico, un tipo increíble, ha hecho un gran esfuerzo por crear conciencia sobre el problema de la diversidad. Creo que su verdadera intención con esa propuesta era enfatizar que la naturaleza es realmente importante. Lo que intenta decirnos Wilson es que somos parte de la naturaleza y debemos vivir en armonía con ella.

Mucha gente habla sobre arreglar el sistema económico porque es el origen de la crisis ambiental. ¿Qué es lo que se debe arreglar?

Es cierto. Conozco a gente que dice que el sistema capitalista está totalmente mal y se debe cambiar. No soy economista, pero no veo que sea práctico ese cambio. La pregunta es como lo hacemos sostenible. Debemos revisar el sistema actual con sus incentivos y horribles subsidios que no ayudan a los pobres. La globalización tiene efectos adversos pero no la vamos a detener. No veo que sea útil tirar todo a la basura y empezar desde cero. Prefiero pensar que podemos identificar lo que no funciona y arreglarlo.

¿Qué lo asusta de toda esta crisis ambiental?

Estoy muy viejo para asustarme. Veo una gran dificultad en tomar decisiones. Hay tantos intereses, de empresas, individuos, gobiernos, y toma tiempo hacer cambios. Hemos perdido mucho tiempo desde la Cumbre de Río en 1992 cuando comenzamos a plantear la necesidad de proteger la diversidad biológica del planeta.

Comparte:
X