4 Sep 2020 - 5:49 p. m.

Mujeres que defienden la soberanía alimentaria en medio de la selva de cemento

A través de huertas urbanas mujeres de la localidad de Bosa enseñan sobre agricultura sostenible. Durante la cuaretena donaron casi 300 mercados, con productos hechos de manera orgánica, a familias que estaban pasando por duras situaciones por la emergencia sanitaria.

Natalia Pedraza Bravo / @PedrazaBravo

En el barrio Bosa La Paz, en Bogotá, abundan los establecimientos comerciales, las construcciones y las calles estrechas por donde transcurren los miles de ciudadanos que lo habitan. Pero en medio del ruido y de los trancones, tan típicos de la capital colombiana, hay un oasis verde: la casa de Marta Orobajo.

Marta es una mujer que pertenece al cabildo Muisca de Bosa, y haciendo honor a sus conocimientos y tradiciones ancestrales, tiene una huerta de doce metros cuadrados, en la que le apuesta a la agricultura sostenible y orgánica.

El año nuevo Muisca empieza el 2 de febrero. La celebración inicia llevando las semillas de cada familia a la casa sagrada dónde se reúnen con los sabedores y las bendicen. Después, preparan la tierra hasta el 21 de marzo y ese día se empieza a cultivar. En septiembre se recoge la cosecha y para diciembre empieza el “tiempo sin tiempo”, en el que tienen que dejar descansar la tierra hasta que empiece un nuevo ciclo, en febrero del próximo año.

Esos son los tiempos que rigen la huerta de Marta, por eso, por estos días se pueden ver cargadas las decenas de plantas que dan papayuela, gulupa, pepino, maracuyá, mora, ají rocoto y calabazas en su isla verde en medio del mar de calles y construcciones que la rodean.

Aunque Marta cultiva a partir de su conocimiento ancestral, inició su huerta hace sólo dos años cuando conoció a Luz Dary Quintero. “A nosotras nos unió la naturaleza”, admiten ambas entre risas.

Luz Dary trabaja desde el 2007 en la construcción de huertas orgánicas en Bogotá y sus alrededores. Con trabajo comunitario, truqueo y su incansable labor por defender la soberanía alimentaria, ha construido 17 escuelas agroalimentarias rurales y ocho escuelas en la ciudad.

“Yo llegué a impulsar las huertas porque la comida orgánica salvó a mi hijo”, confiesa Luz Dary. Hace 13 años diagnosticaron a su hijo Mauro con epilepsia, Luz Dary tuvo que dedicarse a tiempo completo a él y sus otros hijos, hasta que en un comedor comunitario al que asistía le ofrecieron aprender sobre agricultura sostenible.

Desde entonces, Luz Dary y sus hijos sólo consumen alimentos que producen huertas orgánicas como la de Marta; y afirma que hace más de diez años, sin ningún otro tratamiento médico, su hijo dejó de convulsionar. “A mí los médicos no me creen. Menos mal tengo todos los registros de cuando lo diagnosticaron”, asegura.

Durante la pandemia, Luz Dary consiguió donar casi 300 mercados, con productos hechos de manera orgánica, a familias de Bosa que estaban pasando por duras situaciones por la emergencia sanitaria.

“Yo sueño con enseñarle a mucha gente a cambiar sus hábitos alimenticios y creo que todo lo que uno hace en la vida tiene que ver con dar y recibir”, dice Luz Dary. Por eso, cuando les entregó los mercados a las familias que necesitaban ayuda, les ofreció también enseñarles a cultivar sus propios alimentos. A cambio, los que decidieran aceptar usarían un terreno de la casa de Marta para montar una nueva huerta mientras aprendían y ponían en práctica sus conocimientos.

Es así como, desde hace tres domingos, varias familias que decidieron aprender sobre agricultura sostenible se reúnen en la casa de Marta para construir otra huerta y aprender a alimentarse de manera más sana.

Para Luz Dary, la soberanía alimentaria es la garantía al derecho, gratuito o a bajo costo, que tenemos todos y todas de alimentarnos de la diversidad de frutas y verduras que produce el suelo de nuestro país, respetando las creencias y costumbres de cada persona. Por eso, con ayuda de otras mujeres como Marta, Luz Dary defiende este derecho en medio de la selva de cemento.

Temas relacionados

Huertas urbanasBogotáBosa
Comparte:
X