26 Sep 2014 - 1:14 a. m.

Negocios competitivos y finanzas sostenibles; la cura contra el Cambio Climático

Los efectos del Cambio Climático en la seguridad económica de los países han hecho que tanto los gobiernos, como los líderes empresariales del mundo se preocupen por impulsar soluciones para afrontar las consecuencias de este fenómeno.

Salomé Soto / Consultora Cambio Climático, Desarrollo Sostenible y Energía Renovable.

De esta manera, tomar acciones inmediatas para proteger las actividades económicas y blindar los ejes de crecimiento de cada país, es cada vez más importante en la agenda internacional. Por ejemplo, según la CEPAL, el BID y DNP de no tomar acciones tempranas, uno de los mayores impactos del Cambio Climático para Colombia será la posible reducción anual del PIB equivalente a perder cerca de 4 veces su valor de 2010.

El pasado domingo, el mundo fue escenario de la movilización masiva más grande de toda la historia en torno al tema del Cambio Climático. Gracias al éxito de la masiva convocatoria, la atención se volcó hacia la búsqueda de soluciones inmediatas para preservar el planeta en el corto plazo, dado el estado de urgencia de la situación medioambiental actual.

La Cumbre de Cambio Climático del Secretario de la ONU el pasado 23 de Septiembre en Nueva York fomentó una iniciativa de contribución conjunta entre los países para la lucha contra el calentamiento global. El objetivo principal, se centró en establecer compromisos concretos y ambiciosos para reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Esta cumbre, a diferencia de las pasadas, tuvo como enfoque principal la definición de mecanismos económicos, financieros y de mercado que permitan disminuir efectivamente y en el corto plazo dichas emisiones. Temas como el precio del carbono, son claves en la discusión para gestionar soluciones. Según expertos como Dirk Forrister Presidente de la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA - sigla en inglés, “el mecanismo más eficaz para reducir emisiones eficientemente en el corto plazo y cumplir con las metas establecidas, consiste en el uso de mecanismos económicos y herramientas financieras de mercado que a su vez fomenten el desarrollo sostenible”.

Podemos ver ejemplos claros de medidas económicas que funcionan, como la de British Columbia en Canadá (2008), México (2014) o Chile (próximamente). En estos lugares se estableció un impuesto al carbono, por medio de la implantación a cada empresa/industria local de un límite de emisiones de GEI medidas en toneladas de Carbono equivalente (CO2e). Si alguna empresa excede dicho límite, debe pagar por cada tonelada de CO2 excedida, un valor dispuesto por el gobierno - precio del carbono. Adicionalmente, se puede establecer un mercado, donde también a partir de un límite de emisiones determinado, el empresario tiene la posibilidad de pagar su exceso de emisión por medio de Certificados de Reducción de Emisiones. Estos Certificados representan las toneladas de CO2e reducidas por otras empresas que a su vez, los ponen en el mercado para que las otras empresas que por altos costos no pueden bajar sus emisiones, puedan comprarlas y cumplir con la norma. Podemos ver modelos claros de éxito en los mercados de Europa, China o California.

Las empresas que reducen emisiones y generan Certificados, son empresas que implementan proyectos de innovación tecnológica limpia, que requieren de inversiones de altísimo costo. Además de reducir sus emisiones, estas empresas también contribuyen al desarrollo de las comunidades vinculadas con dicha actividad económica, pero sobre todo, disfrutan de ahorros en el consumo de recursos y energía, lo cual resulta en altos niveles de competitividad económica en el largo plazo.

Sin embargo, generalmente estos proyectos, se financian por medio de mercados de carbono ó por medio de deuda con un muy alto riesgo, pues el precio de los certificados (precio del carbono) tiende a ser altamente inestable. La ley de oferta y demanda de estos mercados, permite que por ejemplo, en situaciones de crisis económicas como la Europea, el precio del carbono caiga dramáticamente tal como pasó en los últimos años. Por otro lado, los diferentes sistemas de límite de emisiones establecidos en el mundo, adoptan precios de carbono diferentes de acuerdo con sus reglamentaciones particulares, lo que afirma la variabilidad del precio en cuestión. Es por esto, que en un escenario donde no existe una señal de precio de carbono estable, no hay un estímulo para invertir en energías renovables y en tecnologías limpias que reduzcan aún más las emisiones.

En Colombia tenemos sectores muy contaminantes como por ejemplo el del transporte, que tienen el potencial para reducir gran cantidad de emisiones pero que a su vez necesitan de inversiones significativamente grandes para poder innovar. Colombia desarrolla actualmente el Proyecto más ambicioso de la historia del Sector Transporte en Colombia, donde se busca impulsar el cambio de modo de transporte de carga terrestre utilizando camiones diesel que emiten grandes cantidades de CO2, hacia transporte fluvial por medio de convoyes posiblemente híbridos ó eléctricos de gran capacidad que irían por el Gran Rio Magdalena. Éste es el primer proyecto de ésta envergadura a nivel Mundial. Aun cuando el proyecto ya cuenta con los fondos financieros para iniciar su implementación, proyectos como este, necesitan de inversión constante a todo nivel, para garantizar su ejecución y operación en el tiempo, lo cual se podría lograr por medio de un mercado de carbono con un precio estable. Incluso, teniendo en cuenta que este proyecto reducirá emisiones en volúmenes extraordinarios, la cantidad de Certificados de reducción que se generarán, pagarían gran parte de la financiación que requiere el proyecto y además el acceso a los capitales de inversión sería mucho más accesible.

De esta manera, gobiernos, líderes empresariales e industriales, tanto del sector público como del sector privado de países como Colombia, donde proyectos de desarrollo sostenible con gran potencial de reducción de emisiones como el proyecto de navegabilidad del Río Magdalena representa una solución, debemos liderar las iniciativas económicas de mercados de carbono con un precio establecido, en pro de tomar acciones inmediatas para blindar nuestras economías y asegurar nuestra competitividad y adaptación a un mundo globalizado y en continuo Cambio Climático.

 

 

Salomé Soto
Negotiator Tacker
UNFCCC
Twitter: @LaSotouche
thegtrace.blogspot.com

 


 

 

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete