28 Nov 2011 - 6:47 p. m.

ONU llega a cumbre climática decidida a mantener la continuidad

Mientras que Europa espera recuperar el liderazgo.

EFEverde

La ONU llega a la cumbre del clima de Durban (Sudáfrica) decidida a hacer realidad un acuerdo que dé continuidad al Protocolo de Kioto y a arrancar a los países un calendario de compromisos para avanzar en la lucha contra el cambio climático, la mayor prioridad del secretario general, Ban Ki-moon.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, indicó que el organismo quiere arrancar en la cumbre sudafricana compromisos tanto de los países desarrollados como de los que están en vías de desarrollo.

La ONU considera que la reunión, que se celebra del 28 de noviembre al 9 de diciembre, sólo será un éxito si en ella se logran "más compromisos de los países desarrollados bajo el Protocolo de Kioto y la evolución de la Convención marco" y se garantiza "la participación diferenciada de los países en vías de desarrollo".

Después de los dos sonados fracasos en Copenhague (Dinamarca) y Cancún (México), Naciones Unidas volverá así a intentar sellar un acuerdo internacional vinculante que arroje luz sobre el futuro después de que la primera tanda de compromisos del Protocolo de Kioto expire a finales de 2012.

Kioto es un tratado por el que 37 países industrializados y la Unión Europea (UE) se comprometieron a reducir sus emisiones de CO2 en una media del 5% con respecto a 1990 entre 2008 y 2012.

La idea que acaricia la ONU es la de renovar el compromiso de Kioto, como respalda la UE, aunque países como Estados Unidos, China, Canadá y varios países emergentes se oponen abiertamente a sellar un acuerdo internacional jurídicamente vinculante sobre la reducción de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

El secretario general cree que un acuerdo climático completo es necesario tan rápido como sea posible. "Los gobiernos no están todavía en condiciones de alcanzarlo, pero espera que logren avances en todas las cumbres de cambio climático", añadió.

El máximo responsable de la ONU usará el encuentro de Durban para pedir a los Gobiernos que se esfuercen "al máximo para reforzar su ambición y actúen para definir un nuevo régimen climático".

"Los países industrializados deben de tomar la iniciativa, pero todos los países deben desempeñar su papel en los esfuerzos de mitigación y de construcción de un camino hacia un acuerdo global y completo", añadió la misma fuente de la ONU.

En cualquier caso, el objetivo de Durban es poner en marcha los acuerdos alcanzados en 2010 en Cancún, donde por primera vez se colocaron bajo el paraguas de la ONU los esfuerzos de todos los países contaminadores para reducir las emisiones de gases y se logró el compromiso de incrementar estos objetivos de mitigación si nuevos estudios científicos lo estiman necesario.

Los gobiernos también deberán concretar normas para ver si sus acciones se ajustan al objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados, después de que en la cita de Cancún se fijara 2013 como fecha para revisar la estrategia.

Europa espera recuperar el liderazgo en Durban pese a sus contradicciones
La Unión Europea (UE) acude a Durban con la aspiración de recuperar el liderazgo en la lucha contra el calentamiento global, aunque ha manifestado que no dará un paso adelante en el recorte de emisiones de gases de efecto invernadero si los demás países no se comprometen antes a seguirla.

La UE asume que no se logrará un acuerdo para renovar el Protocolo de Kioto durante esta cumbre del clima, que se celebra entre el 28 de noviembre y el 9 de diciembre en Sudáfrica, pero quiere evitar un vacío tras el vencimiento de los primeros compromisos de ese pacto, a finales de 2012.

Sin embargo, Bruselas pretende presionar a sus socios para sellar una hoja de ruta que contenga un calendario con plazos concretos para la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), un paso adelante para alcanzar un compromiso internacional jurídicamente vinculante no más tarde de 2015.

"Si (los países reticentes a renovar Kioto) no están listos ahora, necesitamos saber cuándo lo estarán", dijo la comisaria de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, de forma reiterada en los últimos días.

La misma Europa que se promete a sí misma recobrar en Durban el liderazgo mundial perdido tras el fiasco de Copenhague en 2009 es la que, a la vez, se muestra cada vez más prudente a la hora de comprometerse.

Mientras que hace dos años Bruselas barajaba elevar la meta europea de recortar las emisiones de C02 en un 20% para el año 2020 hasta un 30%, hoy habla de "aumentar el objetivo" sin dar cifras, tal como quedó plasmado en la resolución aprobada por el Parlamento Europeo (PE) en su último pleno.

Liderados por Polonia, varios países de Europa central y del Este, junto con la Italia del ex primer ministro Silvio Berlusconi, han puesto freno a las aspiraciones de los Estados miembros con mayores ambiciones climáticas, como Francia, Alemania, Suecia o Dinamarca.

El miedo a que la economía europea pierda competitividad ha llevado a Bruselas a condicionar sus avances a que otros se comprometan también a asumir recortes de CO2.

Por su parte, las organizaciones ecologistas consideran que la UE debe asumir su responsabilidad histórica, ya que son los países que se industrializaron antes los que han emitido más CO2 a la atmósfera.

En cualquier caso, lo cierto es que para Europa sería un fracaso volver con las manos vacías de Durban y nadie quiere repetir el amargo trago de 2009, cuando la que llamaban "Hopenhague", la cumbre de la esperanza, terminó por ser la de la desilusión.

Temas relacionados

Cambio climaticoONU
Comparte:
X