16 Oct 2015 - 3:22 a. m.

Para salvar koalas, proponen sacrificarlos

No ha servido de mucho el carisma de los koalas para evitar que su población se reduzca dramáticamente.

Redacción Medio Ambiente

En algunos lugares de Australia, el número de estos marsupiales ha descendido hasta 68%. La deforestación, las colisiones de carros y los ataques de perros son algunas de las causas que los han diezmado. Pero hay una más: una enfermedad de trasmisión sexual.

Dos variedades de la bacteria clamidia se han convertido en una de las peores amenazas para los koalas. Se estima que el 50% de ellos podrían estar infectados. Las infecciones no tratadas de clamidia provocan esterilidad y ceguera.

Un grupo de científicos liderado por David Wilson, de la Universidad de New South Wales, ha causado un gran alboroto al sugerir que la mejor solución para salvar las poblaciones de koalas quizás sea sacrificar un buen número de ellos.

En un artículo publicado en el Journal of Wild Life Diseases los investigadores explicaron que una forma de restaurar las poblaciones de koalas es restaurando en 100% su hábitat natural, evitando las colisiones de vehículos y protegiéndolos de ataques de perros. Como ese escenario es poco realista, el plan B, en opinión de este grupo de expertos, es reducir en 60% las muertes por clamidia. ¿Cómo? Cortando la transmisión sacrificando a los que tengan la enfermedad terminal y a los estériles. También tratando con antibióticos a los infectados. Es la paradoja de los koalas.

“Predecimos que al sacrificar agresivamente a los koalas afectados por clamidia habrá inicialmente un marcado descenso en el tamaño de la población, pero llevará a un incremento cuatro años más tarde”, anotaron los científicos.

No sería la primera vez que se aplica un programa de eutanasia a animales. Entre 1917 y 1940 se sacrificaron cuatro millones de vacas para evitar la transmisión de tuberculosis a humanos. En 2001 se implementó un programa similar para frenar la enfermedad de las vacas locas.

La sugerencia de Wilson y su grupo es que se realicen nuevos estudios y, en caso de que se decida seguir adelante con un programa de eutanasia, se calcule con la mayor precisión posible el número de animales que tendrían que ser sacrificados para obtener el mayor beneficio.

Comparte:
X