10 Feb 2017 - 3:58 a. m.

¿Por qué Colombia está rompiendo récord de altas temperaturas?

Aunque febrero hace parte de la temporada seca, el calor se ha acentuado por factores meteorológicos. Ciudades como Armenia, Bucaramanga y Cali han tenido incrementos de entre 3 y 5 °C por encima de su máxima temperatura normal.

Redacción VIVIR

El 8 de febrero de este año, Bogotá registró la temperatura más alta de su historia: 25,1 °C. Una cifra que, además de desplazar los 24,9 °C que se presentaron en enero de 1995, puso en evidencia que Colombia está atravesando un período de altísimas temperaturas.

En esta misma fecha, a pesar de no romper el récord, Armenia estuvo 6 °C por encima de lo normal, pasando de un promedio de 26 °C a los 32,5 °C. Y el caso fue parecido para ciudades como Bucaramanga, Popayán, Medellín, Pereira, Cúcuta, Ibagué, Neiva y Cali, que registraron aumentos de temperatura entre los 3 y 5 °C el mismo día.

Aunque es común que durante este período del año Colombia entre a lo que conocemos popularmente como las temporadas secas o de menos lluvias, realmente son algunas condiciones meteorológicas las que han acentuado las temperaturas extremas. Según explicó Cristian Euscátegui, jefe del Servicio de Pronósticos y Alertas del Ideam, factores como los vientos de altura, que no favorecen la nubosidad, han contribuido a un cielo más despejado. Asimismo aclaró que el hecho de que los frentes fríos, una línea que divide la masa fría de la seca, no se esté acercando hacia el Ecuador, como suele hacerlo, ha incrementado la sensación de calor.

“En el país se han dado muchas charlas sobre los fenómenos de El Niño y de La Niña, pero esto demuestra que hay otros eventos extremos. Estamos saliendo de una Niña débil, con recientes lluvias, y entramos a una temperada seca, más dada por las condiciones meteorológicas fluctuantes”, afirmó. En cuanto a si se puede decir que el aumento de la temperatura en Colombia se debe al cambio climático, el experto cree que “aunque no es una respuesta directa, sí existe una conexión, porque sigue la tendencia de aumento en la temperatura a nivel mundial”.

¿Cuáles son los riesgos de estas temperaturas extremas?

No hay duda de que Colombia está viviendo una oleada de calor. En lugares como Guaymaral y el occidente de Mosquera, en la sabana de Bogotá, se registraron temperaturas tan impensables como los 26,2 °C. El problema, además, es que estas altas temperaturas también pueden venir acompañadas con temperaturas muy bajas, como está sucediendo en las madrugadas de Cerinza, Sogamoso, Paipa, Tunja y Duitama, en Boyacá, o en Sopó y Tenjo, en Cundinamarca.

En Nemocón y Mosquera —la misma que alcanzó los 26 °C—, por decir algunos, se han tenido valores cercanos a los -2 °C. Por esto Euscátegui afirma que uno de los mayores riesgos es la pérdida de cultivos en el altiplano cundiboyacense.

Además advierte de que medio país tiene alerta roja por probabilidad, ocurrencia y propagación de incendios. “Tenemos vientos muy fuertes y vegetación muy seca, lo que hace óptimas las condiciones para la propagación de grandes incendios. Es un tema con el que debemos tener cuidado”, advirtió.

Si algo es evidente, a la final, es que las temperaturas parecen ir en aumento. El año pasado, con 45,4 °C, Natagaima (Tolima) rompió el récord de la temperatura más alta registrada en el país. Y aunque esta vez el turno fue para Bogotá, no podría descartarse que estos datos sean recurrentes. Sobre todo cuando acabamos de dejar el 2016 atrás, año que se llevó la corona como el más caluroso de la historia en el mundo.

Comparte:
X