6 Oct 2018 - 5:36 p. m.

Una carretera pone en peligro la supervivencia del hámster gigante en Europa

Diferentes grupos de ecologistas denunciaron que un proyecto de vía de circunvalación en Estrasburgo podría comprometer la supervivencia de los últimos ejemplares de esta especie protegida.

- EFE Verde

Un proyecto de vía de circunvalación en Estrasburgo (Francia) podría comprometer la supervivencia de los últimos ejemplares de la especie protegida del hámster gigante (Cricetus cricetus) en Europa Occidental, según denuncian diversos colectivos ecologistas. (Lea: Tortuga vuelve a caminar gracias a silla de ruedas hecha con fichas de Lego)

Esta nueva autopista de peaje de 24 kilómetros, que costará unos 593 millones de euros y que empezó a construirse en septiembre, contribuirá a descongestionar el tráfico de la carretera A35 a su paso por Estrasburgo y a reducir la contaminación.

Sus detractores, además de desconfiar de la supuesta mejora viaria y ecológica, alertan que el proyecto podría contribuir con la desaparición de 11.000 hectáreas de terrenos agrícolas y poner en peligro a unos 700 ejemplares del hámster gigante (Cricetus cricetus).

“Para garantizar la supervivencia de la especie se necesitarían más del doble de ejemplares. Con la construcción de la carretera, tememos seriamente que el hámster gigante acabe por desaparecer”, destacó Julien, miembro del colectivo ecologista ZUD Moulin, en una entrevista a EFE verde. (Puede leer: Prohíben la pesca comercial en el Océano Ártico Central)

La autopista atravesará el bosque de Kolbsheim, la única zona, junto con otra región de Bélgica, de Europa Occidental donde habita esta especie, particularmente selectiva que solo coloniza territorios abiertos, fértiles y bien drenados. No es la única razón por la cual las organizaciones ecologistas temen por el hámster gigante. La reciente creación de áreas residenciales y el monocultivo de maíz, remolacha y trigo en la zona también amenazan la supervivencia de esta especie.

La prefectura del Bajo Rin, encargada del proyecto, se defendió de las críticas en un comunicado anunciando que por cada hectárea que se vea afectada por el proyecto, se destinarán 2,4 hectáreas a “preservar un hábitat favorable al gran hámster de Alsacia”.

Ecologistas, pendientes de recursos judiciales

Las medidas no convencen a Stéphane Giraud, presidente de Alsace Nature. “El terreno apto para el hámster gigante es demasiado pequeño en Alsacia para que se pueda construir otro hábitat alternativo en la zona. Harían falta 100 años para reconstruir el bosque que destruiría la carretera. ¿Qué hacemos con las especies durante este tiempo?“, añadió. 

En 2011, la Corte Europea de Justicia de Luxemburgo dictaminó que Francia había fracasado en proteger la especie como debía. Actualmente, los ecologistas están pendientes de dos recursos judiciales. Un tribunal administrativo evaluará un primer recurso por posibles irregularidades en las obras preparatorias, después de que hubiera sido rechazado inicialmente en enero de 2017. (Lea también: La supervivencia de los bebés jirafa puede depender del tamaño y la forma de sus manchas)

Pero la principal esperanza de los ecologistas es un segundo recurso ante un tribunal administrativo que tiene por objetivo detener la mayor parte de las obras. El pasado 25 de septiembre un juez reconoció la existencia de al menos una irregularidad en los trabajos, pero sorprendentemente decidió no detenerlos por no perjudicar el interés general.

“Se trata de una decisión delirante y fuertemente influida por presiones políticas”, denunció Giraud. En este sentido, el presidente de la organización ecologista consideró que existe una “contradicción” entre “la supuesta voluntad del Gobierno francés de luchar contra el cambio climático” y proyectos como el de la circunvalación de Estrasburgo.

Comparte:
X