18 Jan 2019 - 4:01 a. m.

80 kilos de pentolita contra la Policía

Por primera vez, la Escuela de Cadetes sufre un atentado terrorista, que deja, según información de la Policía Nacional, 21 muertos y más de 60 heridos. El presidente Iván Duque declaró tres días de duelo y anunció que hoy se darán detalles sobre las pesquisas.

Mónica Rivera Rueda / @Yomonriver

El estruendo dejó en el piso a varias personas que se encontraban en la estación de Transmilenio más cercana a la Escuela de Cadetes General Santander de la Policía. La onda expansiva fue tan fuerte, que se rompieron los vidrios de las tiendas de ropa para cadetes que se encuentran al frente de la institución, mientras en el cielo solo se vio una gran nube negra y restos del vehículo que llevaba la bomba. (LEA: Bogotá, una vez más azotada por la violencia: implicaciones y desafíos)

Esto ocurrió ayer sobre las 9:30 a.m., en la Escuela de Cadetes de la Policía, en el suroccidente de Bogotá, poco antes de que se llevaran a cabo ceremonias de formación. Además, era el tercer día de estudios de los integrantes de las escuelas Santander y Nariño.

En hechos que aún son materia de investigación, un hombre identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez ingresó en una camioneta Nissan Patrol modelo 93, de su propiedad, por la entrada sur, donde un uniformado lo revisó con un perro antiexplosivos que advirtió que el carro llevaba una posible amenaza.

Al percatarse de que había sido descubierto, el hombre aceleró el vehículo y entró a la fuerza, arrollando a uno de los cadetes de la entrada, quien murió. Unos metros más adelante, los 80 kilos de pentolita que iban en la Nissan explotaron junto a las aulas y a unos pocos metros del campo de parada, donde tradicionalmente se realizan las actividades protocolarias.

>>>LEA: Carrobomba en la Escuela de Cadetes: ¿Quiénes cometen los atentados en Bogotá?

“Fue bien adentro. Cuando llegué, en la puerta principal había una mujer gritando que una camioneta había ingresado de forma abrupta por una de las garitas sobre la autopista Sur, llevándose casi a los policías, y después de eso se dio la explosión”, aseguró Fabiola Contreras, veedora para la Policía y las Fuerzas Militares.

En la Escuela, los cadetes corrieron en dirección al lugar de la explosión, en donde, al menos al cierre de esta edición, se contabilizaban 21 muertos y más de 60 heridos. Con la llegada de más Fuerza Pública, ambulancias, Idiger y Bomberos, los uniformados dentro de la Escuela fueron llevados de manera preventiva al campo de parada para verificar quiénes habían sido afectados.

Lo que vino después fue solo confusión y miedo. A unos minutos del atentado, un cadete encargado de acordonar la zona accionó por error su fusil, por lo que rápidamente fue desarmado y trasladado en una patrulla. Al mismo tiempo, los habitantes del conjunto residencial Villa Mayor La Nueva, al costado norte de la Escuela de Cadetes, tuvieron que salir en pijama de sus casas luego de que la Policía y Bomberos ingresaran a inspeccionarlas durante buena parte de la mañana.

Hacia el mediodía, cuando la mayoría de los heridos ya habían sido trasladados, en una rueda de prensa conjunta el presidente Iván Duque, el fiscal Néstor Humberto Martínez y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, hablaron sobre el hecho. “No vamos a ceder nunca ante los actos de terror”, dijo Duque, quien anunció que se desplegará toda la inteligencia militar y policial para determinar quiénes fueron los responsables del crimen. “Este es un ataque en un centro académico, donde había jóvenes estudiantes desarmados. Es un ataque no solo contra la juventud y contra la Fuerza Pública, sino contra toda la sociedad”.

>>>LEA: A un año del atentado del Andino, persisten los dramas

El fiscal Martínez dio detalles de la persona que ingresó el vehículo, un hombre llamado José Aldemar Rojas. Peñalosa, por su parte, aseguró que se hará un inventario de las viviendas afectadas en el sector. “Todos los colombianos pueden estar seguros de que nuestro Estado no va a ser intimidado y a todos los colombianos les digo que estén tranquilos, que hay todo un operativo y no hay ningún indicio de que vaya a haber otro atentado”, expresó el alcalde.

La atención ahora está centrada en los heridos, la mayoría trasladados a los hospitales de la Policía, el Militar y de Occidente, y quienes en su mayoría hasta ahora comenzaban una carrera dentro de la Fuerza Pública.

Uno de estos casos es el de la hija de Adriano Gutiérrez Triana, una de las cadetes que resultó herida en los hechos. De acuerdo con el hombre, quien vive cerca del lugar, al no obtener respuesta de su hija se acercó a la Escuela de Cadetes, donde le informaron que fue trasladada al Hospital de la Policía.

En ese lugar también se encontraban conocidos de otros heridos en busca de información, debido a que la mayoría de familias son de otras ciudades y por diferentes motivos no podían llegar en ese momento a la ciudad para atenderlos. En esta situación se encontraba Germán Rivera, quien llegó de Pasto a realizar unas diligencias y terminó velando por la salud del hijo de uno de sus amigos.

>>>LEA: Defensoría del Pueblo había advertido ataque con explosivos en Bogotá

Las medidas del Gobierno

Después de un día intenso, el presidente Iván Duque dio anoche nuevas declaraciones en torno al atentado y se refirió a las acciones que tomará el Estado para enfrentar el terrorismo, entre las que anunció el fortalecimiento de los controles en las zonas de fronteras y en las entradas y salidas de las ciudades.

En un mensaje contra los grupos armados ilegales, Duque advirtió que se perseguirán sus fuentes de financiamiento, en especial el narcotráfico, para lo que se emplearán todas las herramientas, como la extinción de dominio. Sumado a esto se impulsarán las redes de participación cívica, de tal forma que la Fuerza Pública y la ciudadanía trabajen juntas para obtener información con la que puedan desmantelar este tipo de organizaciones.

En su alocución radiotelevisada el primer mandatario rechazó con vehemencia el ataque contra “los jóvenes que aprenden a proteger la vida, la honra y los bienes de todos” e hizo un llamado a los colombianos para que apoyen a las autoridades suministrando información para identificar a los autores intelectuales del atentado y a sus cómplices. El presidente garantizó que “no quedará en la impunidad este despreciable acto”.

De acuerdo con el mandatario, el trabajo de investigación que se realizó ayer ya deja contundentes resultados, como la identificación del atacante y los móviles de los hechos, y señaló que hoy la Fuerza Pública y la Fiscalía General de la Nación darán a la opinión pública los detalles sobre las pesquisas realizadas.

En cuanto a la atención de las víctimas, manifestó que “desde el momento de los hechos hemos brindado asistencia y acompañamiento a las familias de las víctimas; a todos ellos les envío siempre mi cariño, mi sentido de gratitud”. En honor a ellos anunció que se decretaron tres días de duelo nacional.

Determinar a los responsables del atentado será fundamental para tranquilizar a la ciudadanía, que desde hace nueve años no vivía una tragedia similar, en la que estuviera involucrado un carro bomba.

En respuesta a lo sucedido, la Alcaldía de Bogotá convocó para este viernes un plantón en la Plaza de Bolívar, desde las tres de la tarde.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X