Bogotá

7 Oct 2015 - 12:50 a. m.

Agua en Cundinamarca está llegando cada tres días y por 15 minutos

A la preocupante cifra de desabastecimiento de agua e incendios forestales en Cundinamarca se suma la previsión de que la sequía se prolongaría hasta marzo de 2016.

Redacción Medio Ambiente

Alcaldes de algunos de los municipios de Cundinamarca afectados por la sequía que atraviesa el país, se pronunciaron frente a las cifras entregadas el lunes por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), que asegura que el 80% de los municipios del departamento están en riesgo de desabastecimiento de agua por cuenta del tiempo seco.

El director de la CAR, Alfred Ballesteros, había indicado que se registró un déficit de lluvias superior al 60% en el departamento durante este mes, reiterando la preocupante cifra de un 85% de fuentes hídricas del departamento en estado crítico.

Fernando Puentes, alcalde de Tocaima, departamento en el que la sequía completa cuatro meses, describió la situación por la que atraviesa el municipio, debido a que el caudal de los ríos está muy bajo, generándose inconvenientes en las áreas rurales del municipio.

“Esperar que mi Dios mande agua que es lo principal, que llueva. El afluente del Rio Magdalena está muy bajito. He tenido graves problemas en diferentes veredas que están un poco retiradas del municipio porque los nacederos se acabaron, entonces nos toca llevarles agua”, expresó Puentes en declaraciones recogidas por Caracol Radio.

Topaipí es quizá uno de los municipios más afectados del departamento, ya que en este se distribuye agua en las zonas rurales cada tres días; en el casco urbano, se hace diariamente entre las 6 y las 10 de la mañana, por lo que el alcalde, Alejandro Linares, dijo que el tiempo seco ha afectado varias actividades de la región, especialmente la ganadería.

“La situación en Topaipí viene desde hace más de cuatro meses, casi todos los caudales se redujeron por lo menos en un 70%. Estamos en racionamiento, tuvimos el mes pasado apoyo con carrotanque de las empresas públicas de Cundinamarca. En los acueductos rurales hicimos algunas reparaciones y se coordinaron horas de racionamiento porque los acueductos rurales en su mayoría son por bombeo”, aseguró Linares.

Junto a Topaipí, Nocaima también ha visto su abastecimiento de agua disminuido a que sea cada trs o cuatro días en una distribución por sectores, durante 15 minutos. Amparo Garzón, alcaldesa del municipio, indicó que las medidas que han tomado son multas para quienes realicen quema de basuras, evitando así incendios que afecten los cultivos de la población y las fuentes hídricas.

Continuamos en completo desabastecimiento, seguimos cargando agua en carrotanques. Hay mucha preocupación porque de acuerdo con la información que hoy nos dieron, el tiempo del fenómeno del niño se va a prolongar hasta mediados del primer semestre del año entrante y eso nos deja muy pensativos”, manifestó la alcaldesa de Nocaima.

En Villagómez, su alcalde Misael Duarte contó que la administración viene realizando labores de racionamiento de agua para que el líquido dure por lo menos otros dos o tres meses. Duarte aseguró que están buscando el apoyo de la Gobernación departamental para que Villagómez pueda acceder a nuevas fuentes hídricas.

“Se reportó hace dos semanas que estábamos casi sin agua, desabastecimiento total. Afortunadamente en estos días nos ha llovido en 2 o 3 oportunidades y eso nos ha permitido que por lo menos exista el recurso. Hemos tenido 2 incendios donde se nos han quemado más de 160 hectáreas de cultivos de maíz y café de nuestros campesinos”, dijo Duarte.

A su turno, la Gobernación de Cundinamarca manifestó que actualmente cuenta más de 6.000 millones de pesos para abastecer de agua a la población afectada por el Fenómeno de El Niño.
 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X