19 Sep 2018 - 3:14 a. m.

Arranca estudio sobre sustracción de la Reserva Van der Hammen

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca dio inicio al estudio de una de las tres solicitudes que hizo el Distrito sobre la reserva, que es la única que tiene procedimiento reglamentado. Frente a la recategorización, la junta directiva le pediría a la capital revaluar lo presentado.

Mónica Rivera Rueda

El consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) dio inicio formalmente a la discusión para definir si da o no el aval al Distrito para sustraer 29 hectáreas de la Reserva Van der Hammen, necesarias para extender y construir 12 corredores viales, entre los que se destacan la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), la Boyacá y la Ciudad de Cali, con los cuales, de acuerdo con Juan Camilo González, gerente del proyecto Ciudad Norte, no sólo se reducirían los trancones y el tiempo de ingreso a la ciudad desde los municipios aledaños, sino que se disminuiría la emisión de CO2 por kilómetro.

Aunque esta es una de las tres solicitudes que le hizo la Alcaldía de Bogotá al ente ambiental hace cinco meses, por ahora es la única que cuenta con un manual para su evaluación. Las otras dos peticiones consisten en la recategorización y el realinderamiento de la zona de protección, y siguen en veremos ya que, pese a que la CAR le solicitó al Ministerio de Ambiente una guía para definirlas, encontró que no existe marco legal que determine cómo deben realizarse.

Por esta razón, la CAR sólo se concentrará por ahora en la sustracción, discusión que se pudo destrabar el pasado 3 de septiembre, cuando el Distrito presentó el último documento que le faltaba: un certificado del Ministerio del Interior en el que se especifica que en la zona no hay comunidades indígenas y que, por consiguiente, no es necesario adelantar consulta previa.

El proceso

Aceptados los documentos que respaldan la necesidad de sustraer parte de la zona de protección, el procedimiento es sencillo. Con la expedición del acta de inicio, el consejo directivo de la CAR tendrá 15 días hábiles para pedir a otras autoridades o entidades ambientales conceptos técnicos o información relacionada con el proceso. Posteriormente, si lo considera necesario, tendrá otros 20 días hábiles para solicitar al Distrito información adicional a través de un acto administrativo.

Si esto se llega a dar, el proceso se suspende hasta obtener una respuesta de la administración. Luego, los consejeros tendrán 60 días para pronunciarse sobre la viabilidad de la sustracción, que, de acuerdo con la resolución 918 de 2011, debe hacerse a través de un acto administrativo, expedido y publicado en el diario oficial. De cumplirse los plazos establecidos en la norma, es probable que antes de terminar el año el Distrito tenga respuesta a uno de los tres primeros avales que busca sobre la Van der Hammen.

Los otros trámites

Otro camino tendrá la discusión de las solicitudes de realinderamiento y recategorización. Aunque el Ministerio de Ambiente le dijo a la CAR que las debía responder como si se tratara de un derecho de petición (en 15 días hábiles), la complejidad del asunto lo hace imposible. Por esto, el consejo directivo de la entidad ambiental ha estudiado diferentes alternativas, entre ellas iniciar un proceso de manera oficiosa, es decir, adelantar su propia investigación. Para tomar la decisión le encomendaron a una comisión de estudio un concepto, que se conocerá el 30 de octubre, sobre el proceso de realinderamiento, a través del cual el Distrito quiere darle nuevas delimitaciones a la reserva que sería de 1.710 hectáreas, en la que se incluirían 314 ha y se intervendrían 606 ha.

En cuanto a la recategorización, este diario conoció que la CAR le solicitará a la administración revaluar la petición. Con este último proceso el Distrito busca elevar la categoría ambiental de la Van der Hammen de reserva productora a protectora y asegurar así su vocación de espacio público y su ingreso al sistema natural de áreas protegidas del país. Según el gerente del proyecto Ciudad Norte, una de las razones sería que, tal como se encuentra la reserva, no se cumplirían las condiciones físicas necesarias para adelantar la recategorización.

Aunque no hay fechas establecidas, el Distrito sigue previendo que se dé una pronta respuesta a su solicitud, mientras que los contradictores de la intervención piden que el proceso sea transparente y público y que puedan ser parte de las determinaciones que se tomen sobre la reserva.

Comparte: