3 Aug 2020 - 8:00 p. m.

Artistas recurren a plataformas digitales para mantenerse a flote

Trabajadores de esta industria aseguran que el Gobierno los ha olvidado en medio de la cuarentena. Muchos utilizan herramientas como Zoom para ofrecer sus productos culturales, ganando dinero al cobrar la entrada, o al recibir donativos.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
El Distrito no se cierra a la posibilidad de que actividades culturales puedan reactivarse, siempre y cuando se realicen al aire libre y con el cumplimiento de protocolos de bioseguridad.
El Distrito no se cierra a la posibilidad de que actividades culturales puedan reactivarse, siempre y cuando se realicen al aire libre y con el cumplimiento de protocolos de bioseguridad.

La industria del entretenimiento ha sido una de las más afectadas por la cuarentena. El distanciamiento social ha hecho que establecimientos como teatros y bares hayan cerrado sus puertas. Juan Guillermo Mahecha, quien es el director de Bastidor Teatro, asegura que ahora es cuando más ha entendido la importancia de su oficio, pues la sociedad atraviesa por un momento de pánico e incertidumbre. No obstante, considera que las ayudas del Gobierno han sido insuficientes para los de su gremio.

Junto con todo su equipo, “por amor al arte”, decidieron no detenerse y migrar a plataformas digitales para continuar con su oferta cultural, la cual consiste en escenas de improvisación teatral. A través de Zoom, semana a semana reciben a su audiencia, la cual cual paga entre $20.000 y $30.000 para disfrutar de las ocurrencias de su equipo actoral.

Para el equipo de Bastidor Teatro, todo esto ha sido aprendizaje. Arrancaron el primer mes permitiendo que la gente entrara a sus funciones realizando un aporte voluntario, “pero nosotros también comemos, también ensayamos, este es nuestro oficio. Estamos haciendo las cosas según lo que creemos debe hacerse. No puedo decir que nuestra condición actual sea igual, mejor o peor, digo que es diferente. Lo cierto es que nuestra economía es complicada, como la de toda la humanidad”, menciona Mahecha.

Camilo Gordillo, conocido en el mundo artístico como Ceroker, es un muralista bogotano que, por estos meses, también se ha beneficiado de la virtualidad. Su trabajo, principalmente, consiste en realizar publicidad en los grandes muros de la ciudad para determinadas marcas. Al no haber un significativo número de personas en las calles, pues las empresas han perdido el interés de destinar recursos para este tipo de trabajos. (Encuentre al final de este artículo la videoentrevista hecha a Ceroker)

Mientras mejora la situación, Ceroker ha trabajado en una plataforma virtual que apoya a artistas como él en todo el mundo, Save The Night. Esta iniciativa, orquestada por Jagermeister, le paga a los artistas por ofrecer clases maestras y shows en la página web que recibe el mismo nombre. En esta, las personas pueden entrar de forma gratuita y hacer donativos voluntarios a los artistas. Gordillo, por ejemplo, tiene un video en el que explica cómo se puede hacer un mural en la sala de una casa, pero también se encuentran toques de Dj´s, o clases maestras de cómo preparar un cóctel por parte de bartenders.

Así como Ceroker y ‘Los Bastidores’, hay un significativo número de artistas que se han volcado a las plataformas digitales para intentar mantenerse a flote en medio de esta crisis. Sin embargo, hay algo en lo que concuerdan y es el sentir de que el Gobierno se ha olvidado de ellos, tanto el de Duque, que tanta promoción le hizo en su campaña presidencial a la economía naranja, como el del Distrito.

El Espectador consultó a la Secretaría de Cultura Recreación y Deporte para conocer las iniciativas que han promovido para ayudar a este sector. De este despacho conocimos que se han invertido $23.101 millones a Bogotá Solidaria, recursos que han servido para “atender a las familias en mayor riesgo”. Nicolás Montero, secretario de Cultura, dijo que se aportó información “que permitió la entrega de 6.733 mercados en las 20 localidades y se realizó transferencias monetarias a 4.919 hogares de los artistas que más lo necesitaban”. A esto se suma los esfuerzos de llevar productos culturales a los hogares de los bogotanos como libros y conciertos de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

A pesar de esto, Mahecha pide que no sean tan engorrosas las convocatorias que se hacen desde el gobierno, y que una forma de ayudar al gremio sería que para todas esas representaciones culturales que se están haciendo en la ciudad (en la que se acude a uniformados de la Policía o soldados del Ejército) se contraten a artistas profesionales para que puedan devengar de allí un ingreso. Sumado a esto, propone que se apoye a la cultura con la difusión, “que así como le dicen a los colombianos que coman panela, aguacate y café colombiano, pues que también consuman arte y cultura colombiana. Porque se estimula más a ver los partidos de fútbol y nosotros qué, que hacemos parte esencial de la cultura”.

Ceroker también propone que se aproveche este tiempo, en el que casi no hay personas en la calle, para que se permita la realización de murales, ya que muchas veces, por la logística de esta actividad, incluso se tienen que cerrar vías.

En medio de la negatividad de este panorama, parece haber una luz al final del túnel. Según la Secretaría de Desarrollo Económico se contempla la posibilidad de que en los próximos meses se adelanten pilotos para reactivar espacios culturales como autocines y teatros. Todo depende del éxito que tengan otras iniciativas, como la reactivación ‘A cielos abiertos’ de los establecimientos gastronómicos, y la evolución que tenga el porcentaje de ocupación de UCI´s en la ciudad.

Paola Rodríguez, quien es la productora de Bastidor Teatro, se muestra optimista. “El teatro ha sobrevivido a muchas pandemias y guerras, así que vamos a sobrevivir, pero para eso necesitamos apoyo”, concluyó.

Si desea conocer cómo la virtualidad, por estos días, ha sido tan favorable para artistas como Ceroker, lo invitamos a ver la siguiente entrevista.

Comparte: