6 Apr 2020 - 2:00 a. m.

Así viven la cuarentena Barrios Unidos, Suba y Engativá

Visitamos estas localidades, que en su mayoría acataron el aislamiento. Los comerciantes de alimentos piden más seguridad para evitar saqueos.Comunidades de barrios de invasión y populares piden que las ayudas del Gobierno y la Alcaldía lleguen lo más pronto posible.

José David Escobar Moreno - @JoseDEM18

La ciudad cumple dos semanas en aislamiento, contando el simulacro preventivo ordenado por la alcaldesa, Claudia López, y la cuarentena obligatoria decretada por el presidente, Iván Duque (va hasta el 13 abril), para frenar la pandemia del COVID-19. El Espectador recorrió las veinte localidades de la capital y se contactó con líderes, para verificar que este histórico aislamiento se esté cumpliendo y recoger denuncias relacionadas con focos de aglomeraciones o inseguridad, abastecimiento y población vulnerable, sin atención del Gobierno, entre otros hechos.

En esta primera entrega nos enfocaremos en las localidades del noroccidente (Engativá, Suba y Barrios Unidos), en las que, según dicen sus habitantes, líderes y autoridades, la mayoría de habitantes han acatado la cuarentena y coinciden en que solo unos pocos “irresponsables” han hecho caso omiso. El dato cobra relevancia, pues Suba y Engativá son dos de las tres localidades más pobladas de la capital, al concentrar 2,2 millones de habitantes de los casi ocho millones que hay en la ciudad. En esta zona, el Distrito tiene el reto de atender a las familias vulnerables en barrios populares, así como a arrendadores y arrendatarios, para que este cese no los golpee tan duro.

 

La localidad 10, en su mayoría residencial y que alberga, según la Veeduría, a 887.000 personas (casi 100.000 son adultos mayores), ha cumplido con la cuarentena. Según la alcaldesa local, Ángela Ortiz, se han recibido pocas denuncias por incumplimiento en barrios como Bochica y Bachué. Agregó que se han cerrado cuatro establecimientos, 48 han sido sancionados, se han impuesto 651 comparendos a ciudadanos y se han hecho 6.821 llamados de atención a peatones, ciclistas y conductores.

En cuanto a puntos de aglomeración, los ciudadanos han señalado que estos se forman en el Portal de la 80 de Transmilenio, por la mañana; también, en el centro comercial Diverplaza (barrio Álamos), adonde los ciudadanos van a comprar alimentos o al banco, al mediodía y por la tarde. Los centros comerciales como Portal 80, Unicentro de Occidente y Titán Plaza solo permiten el ingreso de personas para comprar alimentos o medicinas e ir a los bancos.

En medio de la cuarentena, por el escaso flujo de personas, varios puntos se han convertido en focos de inseguridad. Por ejemplo, en barrios como La Torquigua, La Serena, Bolivia, Quirigua y El Cortijo, los ediles han recibido denuncias de ladrones asaltando a los habitantes y a los domiciliarios. También hay presencia de estas bandas en la zona del Humedal Juan Amarillo, el cual colinda con la localidad de Suba. Este diario también visitó las plazas de mercado de la localidad (Flores y Quirigua) y constató con los vendedores que están abastecidas, pero el flujo de clientes mermó.

Suba

La localidad número 11, la más grande de la ciudad y que alberga casi 1,3 millones de ciudadanos, tiene cinco denuncias de aglomeraciones: en el portal Suba, por la mañana; a las afueras de los centros comerciales Plaza Imperial y Centro Suba; en el parque de Villahermosa y en la Plazoleta Central de La Gaitana. En esa última, dijeron varios comerciantes, aún operan bandas de microtráfico que se disputan el territorio. Aunque este diario constató que la Policía está presente en barrios populares, los dueños de supermercados y verdulerías piden más vigilancia para evitar saqueos.

Un funcionario de integración social de la localidad, quien pidió anonimato, señaló que si las ayudas sociales no llegan pronto y a todos los que las necesitan, se empezará a incumplir masivamente la cuarentena. “Es una bomba de tiempo”, puntualizó. Una muestra de que las ayudas no están llegando se presentó el 31 de marzo, en el barrio El Rincón, donde cientos de habitantes (entre ellos trabajadores de la construcción) salieron a bloquear una vía para pedir que les entreguen los alivios prometidos por el Gobierno y el Distrito.

Barrios Unidos

En la localidad 12, donde habitan 273.000 personas, se han identificado dos puntos de aglomeración: la Alcaldía local y la Secretaría de Integración de la localidad, en San Fernando, adonde llegan comerciantes informales y venezolanos a buscar ayudas. Esta población migrante vivía en doce “pagadiarios” de los barrios Colombia, 7 de Agosto, Muequetá, Simón Bolívar, El Rosario y Entrerríos. Según el alcalde local, Víctor Restrepo, hay mujeres embarazadas y adultos mayores, y son lugares que albergan entre 30 y 60 personas. “Trasladamos esta información a las secretarías de Gobierno e Integración para que puedan llegarles a estas personas”, agrega.

Los vendedores de las plazas de mercado del 12 de Octubre y 7 de Agosto dijeron que en los primeros días del aislamiento hubo desabastecimiento, porque muchos salieron a comprar desmedidamente. Ahora, las plazas están surtidas y con bajo flujo de compradores. El mandatario local también señaló que el fin de semana hubo aglomeraciones en las plazas, que fueron controladas. “Por incumplir la cuarentena se impusieron 350 comparendos. Vemos que aún son muchos los que no son conscientes de lo grave que puede ser el virus”, concluyó.

** Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

*Apóyanos con tu suscripción.

      *      *      *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: