19 Feb 2018 - 3:40 a. m.

Bogotá: ciudad donde más se abandonan menores de edad en el país

En lo que va corrido del año, la Policía Metropolitana ha atendido seis casos de abandono, en los que se han logrado rescatar 10 niños. Las autoridades hacen un llamado a los padres para que lleven a sus hijos a los jardines infantiles e internados distritales.

Yorley Ruiz M / yorley.ruizm@gmail.com

A la medianoche del pasado martes, la Policía Metropolitana de Bogotá recibió la denuncia de un ciudadano que indicaba que en el barrio San Pablo II, en la localidad de Bosa, había tres niños abandonados en una vivienda. Las autoridades atendieron el llamado y al llegar a la residencia encontraron a los menores en precarias condiciones y sin alimento. Según relataron vecinos del sector, a los niños, de 18 meses, 4 y 5 años, en ocasiones los cuidaba una mujer que consumía drogas. Luego de ser rescatados, los infantes fueron puestos a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Lea: Semanalmente se reporta al menos un caso de abandono de niños en Bogotá

Casos como este se repiten al menos una vez por semana en Bogotá, convirtiéndose en la primera ciudad del país donde más casos de abandono se presentan. Según cifras del ICBF, durante 2017, de los 1.225 casos registrados en el país, 255 ocurrieron en la capital. Aunque, el Instituto indica que el índice bajó 14 %, en comparación con 2016, la situación es repetitiva en la ciudad, sobre todo para niños entre los 0 y los 5 años. En lo que va corrido del año se han presentado seis casos, en los que las autoridades han rescatado 10 menores.

Pero ¿por qué se presenta esta situación? Para La Policía de Infancia y Adolescencia, la constante es que los padres deben salir a trabajar y dejan a los niños solos por varias horas. Sin embargo, en otros casos se da porque los progenitores se van de fiesta, salen a realizar actividades de esparcimiento o sencillamente los descuidan por su dependencia del alcohol y a las drogas.

Lea: Cada tres días es rescatado un niño en condición de abandono en Bogotá

A estas situaciones el ICBF le suma otras razones, como embarazos no deseados, condiciones económicas precarias, violencia de pareja y violencia sexual.

Por eso, cuando los menores son puestos a disposición del Instituto, sus profesionales hacen una valoración para determinar si el menor se encuentra en situación de amenaza o vulneración de sus derechos. Los encargados de esta tarea son los defensores de familia, junto a sus equipos técnicos, quienes determinan las medidas de protección; si es posible devolverle el niño al núcleo familiar –siempre y cuando este se comprometa a garantizar sus derechos–, o si les quitan la custodia a los padres, dejando a los menores en instituciones de protección.

Hay niños que no tienen acceso ni a baños, ni a alimentación. Los hemos encontrado en condiciones deplorables de aseo. La constante, entre los padres y cuidadores, es dejarlos encerrados bajo llave, sin alimento durante un buen tiempo. Todos los caos tienen sus particularidades”, agregó el mayor Luis Carlos Urrego, comandante de la Policía de Infancia y Adolescencia.

Lea: Nueve niños en condición de abandono fueron rescatados en Bogotá

La Policía llega a los niños gracias a las denuncias ciudadanas que se realizan a través de la línea de emergencia 123. Fue así como, en 2017 atendieron 61 casos en los que fueron rescatados 91 niños. Las localidades donde más casos se presentaron el año pasado fueron Suba, San Cristóbal y Engativá. “El abandono de niños en la ciudad se ha hecho más visible. Las denuncias nos han permitido llegar a estas residencias. Si no fuera por ellas, no las podríamos detectar fácilmente”, agregó el mayor Urrego.

Los casos atendidos por la Policía Metropolitana son apenas una muestra de la situación en la ciudad, pues alterna a la línea de emergencia, el ICBF cuenta con la línea 141, que funciona hace un año, por medio de la cual también ha recibido denuncias hasta de los mismos niños.

A pesar de los esfuerzos del Instituto por proteger a los menores y garantizar el cumplimiento de sus derechos, los impactos negativos que trae esta situación para su desarrollo son muchos: “Les cuesta establecer relaciones afectivas positivas, tienden a presentar sentimientos de baja estima o muestran desconfianza hacia padres, familiares o cuidadores. Generalmente rechazan o demandan excesiva atención o amor, están más expuestos a desarrollar múltiples enfermedades y presentan bajo interés académico y baja capacidad de concentración”, enfatizó el ICBF.

Lea: Rescatan a seis menores en condición de abandono en Ciudad Bolívar

Por ello, tanto la Policía de Infancia y Adolescencia de Bogotá, como el ICBF, hacen un llamado a los padres para que presten mayor atención a los niños y, en caso de no poder cuidarlos durante parte del día, les sugieren llevarlos a los jardines infantiles gratuitos que ofrece el Distrito. Actualmente, la Secretaría de Integración Social ofrece alrededor de 16.000 cupos en estos centros para menores de cinco años, en las localidades de Kennedy, Usme, Ciudad Bolívar y San Cristóbal. Allí, los menores podrán participar de actividades pedagógicas enfocadas en arte, juego y literatura, así como recibir alimentación.

Por otro lado, el Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idipron) cuenta con tres internados en Funza, San Francisco y La Vega, a donde los padres que no pueden mantener a sus hijos alejados de la calle, los pueden llevar. Allí les ofrecen ayuda psicosocial, alimentación, formación básica en artes y en emprendimiento. Así, pues, aunque la problemática es repetitiva en la ciudad, el Distrito ofrece opciones para prevenir el abandono.


Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte:
X