29 Dec 2019 - 3:28 p. m.

Bogotá estrena cancha sintética para personas con discapacidad visual

Los balones en esta modalidad tienen campanillas que, al rebotar con unas ventanas que se ubican a los costados de la cancha, le permiten a las personas conocer su ubicación.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

Este no es el único espacio deportivo entregado en la administración de Peñalosa a personas en condición de discapacidad, a este se suman otros escenarios como gimnasios.
 / Alcaldía
Este no es el único espacio deportivo entregado en la administración de Peñalosa a personas en condición de discapacidad, a este se suman otros escenarios como gimnasios. / Alcaldía

En el Parque Industrial de la localidad de Puente Aranda se estrenó la primera cancha de fútbol sintética para personas con discapacidad visual. Según información de la Alcaldía, esta es la tercera en Latinoamérica junto a otras que se encuentran en Brasil y Argentina.

La inversión que se requirió para construir este espacio deportivo fue de casi $3.000 millones y cuenta con adecuaciones en grama sintética, cerramiento, iluminación y andenes. 

Le puede interesar: Tecnología inclusiva: cuando el desarrollo busca ser para todos

“Este campo deportivo es el primero en Bogotá. Los balones con los que juegan tienen unas campanillas y a los alrededores unas ventanas donde rebota el balón y ellos escuchan y entienden la dirección de la pelota”, explicó el alcalde Enrique Peñalosa. 

El canal de Youtube, Paralímpicos TV, explica que este tipo de escenarios propician "un deporte muy bueno para las personas con discapacidad visual, porque potencia la técnica, la ubicación individual y colectiva, además del dominio espacial y corporal”. 

Dicho medio de comunicación también detalla las diferencias que tiene esta modalidad de deporte si se le compara con la ‘convencional’. Parte de las más significativas es que cada uno de los jugadores debe utilizar un antifaz que reduce al 100% su sentido de la visión. Lo anterior, porque en la comunidad de ciegos no todos experimentan el mismo grado de discapacidad. 

Le puede interesar: Ciegos podrán reconocer emociones en el rostro de las personas con esta app

Otra de las diferencias es que, en el campo de juego, solo tres personas pueden ver: los dos porteros y el árbitro. Parte de las funciones de este último, al momento de cobrar un penalti, por ejemplo, es indicar al futbolista la ubicación de los palos de la portería y el centro del marco. En la práctica, el juez golpea cada uno de los palos y le indica si es el derecho o el izquierdo. 

Las vallas en los costados de la cancha, además de permitir que los cascabeles del balón suenen cuando rebotan con ellas, hacen que el juego sea más fluido al no haber saques de banda. 

Este no es el único espacio deportivo entregado en la administración de Peñalosa a personas en condición de discapacidad, a este se suman otros escenarios como gimnasios.

“Este es uno de los más de 1.500 parques que entregamos durante nuestra Administración, con canchas sintéticas reglamentarias y juegos de clase mundial, para que niños, jóvenes y adultos disfruten de espacios de calidad”, dijo el mandatario. 

Comparte: