Publicidad
15 Nov 2020 - 3:01 a. m.

Bulto de papa se está vendiendo a $40.000 en los peajes de Cundinamarca

Ante la crisis por la que atraviesan los papicultores, producto de la importación de papa, el covid-19 y la baja demanda en el mercado, se implementó la estrategia de permitirles comercializar su producto en los peajes del departamento. Dicen que las personas “han sido buena papa” y les están comprando.
Productores piden que los colombianos aumenten su consumo para ayudarles a superar esta crisis.
Productores piden que los colombianos aumenten su consumo para ayudarles a superar esta crisis.
Foto: EFE - Mauricio Dueñas Castañeda

El sector papero no pasa por su mejor momento. Son varios los factores por los que les ha tocado casi que regalar su producción para que no se pudra, uno de los más importantes es la importación de papa que ha registrado Colombia en los últimos meses, lo cual, aseguran, ha resultado ser un despropósito, pues ha contribuido en la sobreoferta de este tubérculo.

Lea también: Durante este puente, productores venderán papa en peajes de Cundinamarca

Así lo asegura Alberto García, quien es uno de los agricultores que se ha visto afectado por esta problemática. “Los agricultores estamos en la capacidad de alimentar a todo el país, el Gobierno no debería permitir estas importaciones”, dijo.

El COVID-19 también ha generado estragos, pues la demanda de papa que se generaba a partir de negocios como hoteles y restaurantes se vio afectada con el cierre de los mismos. Finalmente están los altos costos de fertilizantes e insumos, los cuales han empeorado (si se tiene en cuenta la oferta) la escasa demanda de papa que registra el país.

Le puede interesar: Cultivadores de papa se toman las plazas y mercados para vender su producto

Todo esto ha generado que los papicultores bajen significativamente el precio de este producto, vendiendo el bulto a $15.000 o $20.000 a mayoristas de Corabastos y Paloquemao. Ese valor escasamente alcanza para pagar los costos de producción, por lo que esta situación amenaza con la estabilidad económica de estos productores, y con ellos, las plazas de empleo que se generan y, por supuesto, el futuro alimenticio de la nación.

Con la intención de mitigar esta problemática, el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, permitió a los agricultores que, durante este puente, pudieran vender su producción en los peajes del departamento.

Según García, la gente está colaborando y han podido vender, de bulto en bulto, gran parte de su producción. Este agricultor explicó a El Espectador, que el bulto de papa se está vendiendo a $40.000, con un valor agregado y es que se entrega lavada y seleccionada.

Esto sigue siendo un precio bajo pues, en una temporada normal, el bulto de papa se consigue de en un rango de $60.000 a $80.000. Lo positivo de esta estrategia es que no hay intermediarios que encarezcan sus costos de distribución, lo que les permite aumentar su margen de ganancia.

La petición de este papicultor no puede ser otra que invitar a todos los colombianos a aumentar su consumo de papa y, de esa forma, ayudarles a sobrellevar esta crisis. No obstante, es consciente que se avecina un tiempo complejo, pues el impacto de este momento lo lleva a planear disminuir su producción para la próxima cosecha, “porque hay que pagar deudas”.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias