Bogotá

14 Apr 2016 - 12:58 a. m.

Buscan asegurar cupos universitarios para bachilleres rurales de Bogotá

Un proyecto de acuerdo radicado en el Concejo pretende que la Universidad Distrital asegure, al menos, dos cupos semestrales por programa para estos estudiantes.

Redacción Bogotá

Un estudiante del campo tiene menos posibilidades de entrar a la universidad. Sea por falta de recursos, por las dificultades de desplazamiento o porque su nivel académico, que suele ser bajo, le impide llegar a una institución de educación superior de calidad, la realidad para esa población es difícil. Es ese el problema que se quiere comenzar a atacar en Bogotá por medio de un proyecto de acuerdo que pretende ordenarle a la Universidad Distrital que asegure al menos dos cupos semestrales por programa para bachilleres que provengan de colegios públicos rurales.

La iniciativa ya fue radicada y es autoría de la bancada del Partido Liberal. Los seis concejales, al exponer los motivos de su propuesta, recuerdan que en Bogotá operan 19 colegios rurales en Usaquén, Chapinero, Santa Fe, Usme, Bosa, Ciudad Bolívar y Sumapaz, pero de ellos, solo uno obtuvo un puntaje alto en las más recientes pruebas Saber (antes Icfes), mientras que 11 se ubicaron en las categorías más bajas. La calidad de esa educación, en definitiva, no es buena, y si se tiene en cuenta que para ingresar a la Distrital el filtro son esas pruebas, el problema se torna complejo.

El vicerector académico de la Universidad, Giovanni Bermúdez, explica que, de aprobarse, la norma llenaría un vacío. En la institución han acogido reglamentación nacional para incentivar la admisión especial de cinco tipos de estudiantes: mejores bachilleres, indígenas, afrocolombianos, desplazados y habitantes de zonas de menore desarrollo a nivel nacional. No cuentan con incentivos específicos para bachilleres rurales de Bogotá.

La oferta de la Distrital, de acuerdo con el concejal liberal Germán García, también llama la atención en dichas zonas. De acuerdo con él, en un sondeo que realizó su equipo de trabajo en Sumapaz, los bachilleres se inclinan, en su orden, por carreras como administración deportiva, ingeniería de sistemas e ingeniería civil.

Los retos

El vicerector académico de la Distrital hace ver que la aplicación de esta política también conllevaría retos, como garantizar el desplazamiento de los estudiantes desde sus casas hasta la facultad en la que estudien.

La misma difusión de los beneficios es una gran tarea. Pone como ejemplo que de 3.000 estudiantes que ingresan cada semestre a la Distrital, en promedio 100 lo hacen acogiéndose a beneficios de admisión especial, lo que se considera poco.

También le inquieta el nivel conque lleguen los bachilleres a su primer semestre universitario, en caso de ser admitidos. Dado que los colegios de zona rural, como ya se dijo, tienden a mostrar baja calidad, los alumnos requerirán atención especial para nivelarse con sus compañeros que provengan de contextos urbanos. Pero el reto de fondo es que el Distrito mejore la calidad en la educación rural.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X