15 Mar 2018 - 1:24 a. m.

Cae cubano señalado de ser extremista islámico y planear atentados en Bogotá

En las conversaciones, el capturado asegura que el atentado iba dirigido contra norteamericanos que trabajan en la embajada de EE.UU.

Redacción Bogotá - Bogota@elespectador.com

Archivo particular
Archivo particular

Fue capturado en Bogotá un ciudadano cubano señalado por la Fiscalía de planear un supuesto atentado terrorista en la capital, al parecer, a nombre del Estado Islámico y dirigido expresamente contra estadounidenses que laboran en la embajada de ese país en la ciudad. El sujeto fue identificado como Raúl Gutiérrez Sánchez, de 46 años, y sus aparentes planes eran seguidos desde hace semanas por el ente investigador que, en la noche del martes, hizo efectiva una orden de captura ante el riesgo de que perpetrara el ataque.

El supuesto plan quedó al descubierto luego de que los investigadores interceptaran su teléfono móvil. Según explicó la fiscal del caso en la audiencia de legalización de captura, que se efectuó ayer en los juzgados de Paloquemao, el detenido “coordinaba todo para ejecutar un atentado terrorista en contra de norteamericanos en Bogotá”.

La Fiscalía logró establecer que el cubano, al parecer, definía detalles de la supuesta acción terrorista a través de la aplicación de mensajería Telegram, en la que se escribía con dos supuestos integrantes de la organización yihadista: uno residente en España y otro de origen marroquí, de quienes recibía asesoría y respaldo.

En los mensajes, Gutiérrez dice que ya había hecho labores de seguimiento en un restaurante en Bogotá frecuentado por “perros gringos que trabajan en la embajada”. En una de las conversaciones, el ciudadano marroquí le explica a Gutiérrez que para que el atentado sea exitoso, el sitio elegido debe tener mucha afluencia de personas, escasa vigilancia por parte de las autoridades y pocas cámaras de seguridad.

En otro de los diálogos, el marroquí le sugiere a Gutiérrez que, en vez de inmolarse con un chaleco bomba, opte por preparar un artefacto explosivo en una mochila para “causar más daño”. Acto seguido, le dice que le envíe un archivo digital con algunas instrucciones, pero le explica sustancialmente lo que debe tener: “Dinero, una olla grande que quepa en una mochila, pólvora, tornillos y tuercas”. El cubano responde que ya tiene cuatro kilos de C4 y seis de dinamita.

Una de las conversaciones que más llamó la atención de la Fiscalía fue la del pasado 5 de marzo, y en ella alguien, que sería el detenido, les manifiesta a sus interlocutores: “Vengaré a mis hermanos con la ayuda de ustedes o sin ella. Alá está conmigo (…) Con fotos y mensajes no se ajusticia a los enemigos de Alá. Se hace justicia con acciones”, agrega. En respuesta, el ciudadano que reside en España le dice que el atentado debe hacerse “en nombre de Alá y para vengar a los hermanos caídos”.

El sujeto, quien tiene una orden de expulsión del país, deberá responder por los delitos de terrorismo y concierto para delinquir. Se espera que hoy el juez 45 de garantías de Bogotá decida si lo cobija con medida de aseguramiento en centro carcelario. Por su parte, la Fiscalía tendrá que probar si Gutiérrez pertenece o no a una organización terrorista internacional que pretende empezar a operar en Bogotá.

Síguenos en Google Noticias