Publicidad
13 Mar 2022 - 2:00 a. m.

Cámara por Bogotá: 18 escaños para cuatro años de retos para la ciudad

Tras las votaciones de este domingo, los electos como representantes a la Cámara por la capital tendrán la responsabilidad de liderar iniciativas como fortalecer las leyes para la judicialización de delitos menores y consolidar la región metropolitana Bogotá-Cundinamarca. ¿Podrán sacarlas adelante como lo hicieron con el Estatuto Orgánico y la segunda vuelta en la elección de alcalde?
El Concejo debe reglamentar la reforma al Estatuto Orgánico de Bogotá.
El Concejo debe reglamentar la reforma al Estatuto Orgánico de Bogotá.
Foto: JOSE VARGAS ESGUERRA; El... - JOSE VARGAS ESGUERRA

A escasos tres meses de que termine el último período de la legislatura 2018-2022, los 18 representantes a la Cámara por Bogotá (más el del Partido Comunes, que tiene aseguradas cinco curules hasta 2026) pueden sacar pecho por lo que lograron y porque uno de los más cruciales (la reforma al Estatuto Orgánico de Bogotá) lo sacaron adelante entre todos, por encima de los colores políticos y las diferencias ideológicas.

Entre estos se encuentra la aprobación del proyecto de ley (impulsado por nueve congresistas del Partido Liberal y uno de la Alianza Verde) que modificó la elección del alcalde mayor de Bogotá, por lo cual a partir de 2023 se realizará segunda vuelta, en caso de que el candidato con la votación más alta no supere por más de 10 puntos porcentuales a su inmediato perseguidor.

Asimismo, el último día del período pasado, diciembre de 2021, el Congreso aprobó la Ley de Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca, que integrará la ciudad con 30 municipios aledaños para hacer una planeación adecuada entre las poblaciones en materia de movilidad, seguridad, abastecimiento de alimentos y medio ambiente.

Y, por otro lado, la aprobación en junio de 2017 de la reforma al Estatuto Orgánico de Bogotá, que determinará el cambio en el número de localidades de la capital (pasar de 20 localidades a 33 unidades de planeación local), aumento de presupuesto para esas zonas y mayor capacidad institucional para las alcaldías locales.

¿Qué viene para el próximo período legislativo?

El Espectador habló con cuatro candidatos a la Cámara de Representantes por Bogotá, de diferentes partidos políticos (de los cuales tres aspiran a repetir curul), para conocer los temas que serán fundamentales y prioritarios para el período legislativo entrante. Todos coincidieron en la gestión que se debe hacer ante el Ministerio de Defensa, para el incremento del pie de fuerza en la ciudad, así como las herramientas para realizar control político a la Región Metropolitana.

“Nos toca pelear por el aumento de pie de fuerza para Bogotá, pues esta presenta un déficit en comparación con otras ciudades. Acá llegan 100 policías para mostrar ante las cámaras y a los ocho días se los llevan para otras regiones”, aseguró Mauricio Toro, del Partido Alianza Verde.

Lea: Ley seca, más policías y otras medidas para la jornada electoral en Bogotá

Por su parte, el congresista David Racero, que encabeza la lista cerrada del Pacto Histórico en la capital, aseguró que en materia de seguridad, la futura bancada tiene el reto de “hacer un juicioso control político, debido a los altos índices de inseguridad que presenta Bogotá. Además, canalizar recursos que disminuyan la pobreza y el desempleo en jóvenes y mujeres”.

De igual manera, los otros dos candidatos coincidieron en que el presupuesto para las grandes obras de movilidad, que necesitan financiación del Gobierno Nacional, e impulsar el proyecto de ley de seguridad, para facilitar la judicialización de delitos menores, serán tareas fundamentales de los parlamentarios que estarán en los próximos cuatro años velando por los intereses de los capitalinos.

Al respecto, el candidato-representante José Daniel López (Cambio Radical) señaló que “se deben fortalecer las leyes para la judicialización de delitos menores que, si bien es para todo el país, tiene mucha importancia en Bogotá, para que el proceso se agilice y sea eficiente, con el fin de evitar la reincidencia”. En la misma línea habló el candidato Miguel Andrés Silva (Nuevo Liberalismo), quien agregó que para lograr ese cometido son necesarias “la efectividad y el trabajo articulado entre jueces y fiscales”.

Recursos para proyectos futuros

Respaldar las gestiones para conseguir la financiación de las grandes obras de movilidad en la capital será otro reto para los congresistas electos, puntualmente sobre el metro de Bogotá y el Regiotram, que comunicará a la ciudad con la sabana, así como las finanzas públicas del Distrito. “Por un lado, hay que conseguir la financiación de la segunda línea del metro y, por otro, vigilar los recursos de la ciudad: la alcaldesa va a dejar una capital que estará endeudada por 10 o 12 años, y hay una presión por las obras que no sé si podamos responder”, aseguró Miguel Silva.

En este aspecto coincidió Mauricio Toro, pues para el sistema de transporte intermodal presente en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Claudia López, que tendrán que continuar los siguientes alcaldes, se necesitan recursos que “faltan por pedir” y para lo cual será fundamental la discusión del Plan Nacional de Desarrollo y del Presupuesto General de la Nación.

Conservar lo logrado

El trabajo conjunto, sin duda, caracterizó a la bancada bogotana en el Congreso entre 2018 y 2022. Sin embargo, la Cámara es una institución en constante cambio de miembros, pues sus integrantes buscan dar el salto al Senado o, en otros casos, no se presentan para reelegirse. Como el caso de los representantes Édward Rodríguez (Centro Democrático), Inti Asprilla (Alianza Verde) y María José Pizarro (Colombia Humana), que esperan ser elegidos senadores, o de la representante Juanita Goebertus, quien en 2020 anunció que no se lanzaría a reelegirse y, en lugar de eso, impulsaría una coalición de centro-izquierda a la Presidencia de la República.

Le puede interesar: ¿Desde cuándo y a qué hora inicia la ley seca en Bogotá?

Y es que esa posibilidad aumenta con la llegada de nuevos partidos y coaliciones, en las que confluyen desde influenciadores en redes sociales hasta actrices. Muestra de ello son la coalición Centro Esperanza, el Nuevo Liberalismo y Salvación Nacional, que entran al partidor. Por su parte, el Pacto Histórico aglutinó diversas fuerzas políticas de izquierda, incluido el Polo Democrático que, tras la salida del senador Jorge Robledo en 2020, se la jugó por la candidatura de Gustavo Petro. Y que en estas fuerzas políticas se encuentran activistas que lograron reconocimiento a través de redes sociales, movilizaciones estudiantiles y ciudadanas o en la televisión nacional, como el caso de Mafe Carrascal (Pacto Histórico), Catherine Juvinao (Alianza Verde), Jennifer Pedraza (Centro Esperanza) y Ana Victoria Beltrán (Nuevo Liberalismo).

Aun así, para el aspirante a repetir curul Mauricio Toro, es fundamental “mantener cohesionada la bancada por Bogotá, que antes no había funcionado así. El cambio se logró con la llegada de muchos jóvenes, que dejamos de lado las diferencias políticas e ideológicas, para trabajar juntos en sacar varias iniciativas adelante. Ahora hay que mantenerla funcionando”.

Planteamiento que comparte José Daniel López al destacar que gracias a ese trabajo mancomunado se sacaron adelante los proyectos de ley para el Estatuto Orgánico de la ciudad y la Región Metropolitana. “La ciudad necesita que se mantenga el principio de poner los temas de interés nacional por encima de las diferencias partidistas, para sacar adelante los proyectos”, manifestó.

De hecho, tanto él como Miguel Andrés Silva recordaron que es necesario debatir el control político a la Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca, ya que “quedó un vacío, pues no hay un instrumento de control político para la región y la elección de quién la dirija, si no tiene el suficiente control, puede ser problemático”.

¿Cómo va lo aprobado por el Congreso?

De acuerdo con el presidente del Concejo de Bogotá, Samir Abisambra, se espera que en los próximos 15 días se radique el proyecto para reglamentar el tema de la Región Metropolitana, que “es un artículo único: aprobar que Bogotá esté o no esté dentro de esa región”, mientras que con el Estatuto Orgánico de la ciudad la espera puede ser de más tiempo, dado que la administración distrital, según el cabildante, presentaría ese proyecto a mitad de año, para que sea reglamentado por el Concejo. En este se debe ajustar la modificación del número de localidades y sus límites.

Lo concreto es que en las manos de los bogotanos está el destino de la bancada más numerosa de las circunscripciones electorales en el país -que tiene 18 y solo es seguida por Antioquia con 17 y Valle del Cauca con 13-, ya que en sus manos, por encima de los egos, tienen una gran responsabilidad sobre decisiones que afectan o benefician el destino de los bogotanos. Ya hay un precedente de ejecución y de trabajo en grupo. El derecho a voto informado definirá si se mantiene esa dinámica, para que lo realizado en 2018-2022 no sea una simple excepción a la regla.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.