Bogotá

4 May 2012 - 10:44 p. m.

¿Cámaras de seguridad en taxis?

Conductores le piden a la Alcaldía que las instale con recursos del Fondo de Vigilancia y dicen que podrían costar $1,2 millones por vehículo.

Viviana Londoño Calle

Ya son cuatro los taxistas asesinados en Bogotá en lo que va corrido del año. El jueves, a las 9:30 de la noche, ocurrió el último caso: fueron dos disparos en la cabeza de Milton Fernández Rivera, mientras iba en su taxi hacia el barrio Juan José Rondón, en el sur de la capital. Dos disparos suficientes para quitarle la vida al hombre de 37 años y que llevaba los últimos 10 conduciendo taxis.

Inicialmente varios compañeros de Fernández aseguraron que se trató de un intento de robo. Sin embargo, el viernes el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Martínez, descartó esa versión: “tenía sus pertenencias, no le robaron absolutamente nada. El crimen tuvo que ver con una situación ajena al ejercicio de su labor”.

Pero más allá del verdadero móvil del crimen, la muerte de Fernández prendió una vez más las alertas por las condiciones de inseguridad a las que están expuestos los taxistas de la capital. Hace apenas dos semanas asesinaron a otro, de 55 años, en la localidad de Rafael Uribe Uribe, en el sur de Bogotá. La Policía reconoció que en su caso sí se trató de un atraco.

El nuevo episodio causó la reacción inmediata de los compañeros de la víctima, quienes ayer en la madrugada bloquearon varias vías de Bogotá en protesta por el homicidio. La respuesta del Distrito tampoco se hizo esperar. El alcalde Petro convocó a los representantes de las principales agremiaciones de los taxistas para buscar alternativas que refuercen la seguridad.

Por más de tres horas estuvieron reunidos el mandatario capitalino, el comandante de la Policía Metropolitana, la secretaria de Movilidad, Ana Luisa Flechas; el secretario de Gobierno, Guillermo Asprilla, y diez representantes de los conductores.

Las propuestas de los taxistas, como recalca Hugo Ospina, uno de los líderes, van en dos direcciones: por un lado piden que los conductores puedan contar con un seguro de vida, y por el otro, que en sus vehículos sean instaladas cámaras de seguridad y los llamados botones de pánico para alertar a las autoridades en casos de riesgo. La idea de instalar equipos de vigilancia hizo parte del pacto de seguridad que firmaron los taxistas con la Policía en noviembre de 2010, pero la iniciativa se frustró en ese entonces. A raíz de los múltiples atracos y asesinatos de los últimos meses, los taxistas insisten en que llegó la hora de tomar medidas.

¿Quién financiaría estos equipos? El presidente del Sindicato Nacional de Taxistas (Sinaltrax), Herminson Bermúdez, señala que “la idea es que los recursos los aporte el Distrito a través del Fondo de Vigilancia”.

Mauricio Guerrero, representante de la firma israelí Shefa —una de las productoras de este tipo de tecnología—, señala que instalar el equipo en cada vehículo podría costar $1’200.000. Según Guerrero, el sistema que ofrece su empresa y que hoy proponen los taxistas de Bogotá funciona, entre otros países, en Israel, México y Brasil. Explica además que cuenta con dos cámaras que envían información en tiempo real y dos botones de pánico.

Según Asprilla, en un mes estarían listos los estudios que determinarían qué tan viable es la propuesta. Ospina insiste en la medida: “con cámaras de seguridad, cualquiera lo pensaría dos veces antes de delinquir”.
 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X