24 Feb 2021 - 2:13 a. m.

Carrera Séptima: el pulso entre Corredor Verde y “troncal maquillada”

La fase de participación para el nuevo proyecto por la carrera séptima finalizó y los cambios, según algunos detractores del Corredor Verde, son mínimos respecto a la troncal de TM. Para el IDU hay modificaciones sustanciales en temas como estaciones y sistema de transporte.

Este fin de semana el Distrito cerrará la etapa de prepliegos para el diseño del Corredor Verde, proyecto que reemplazará la troncal de Transmilenio (TM) que se estructuró durante la administración de Enrique Peñalosa como solución de movilidad para la carrera séptima. Luego, el 15 de marzo, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) publicará los pliegos definitivos para contratar los estudios de detalle para la obra que se entregaría entre finales de 2023 y mediados de 2025. Y a pesar de que el proceso que finalizará este domingo contó con una amplia participación ciudadana, persisten las dudas, sobre todo, respecto a qué tanta diferencia hay entre este proyecto y el que dejó la anterior administración en fase de licitación.

Sobre el nuevo proyecto, que fue bautizado Corredor Verde (CV), se conoce que se dividirá en tres tramos. El primero se denomina “corazón verde” y cubre el centro, entre calles 24 y 40. El segundo abarca la localidad de Chapinero y va hasta la calle 100, y el tramo final será hasta la calle 200. Aunque esa división es similar a la que planteó el proyecto de troncal de TM, para el IDU hay ciertas características en cada tramo que marcan una distinción entre ambos proyectos.

El director de la entidad, Diego Sánchez Fonseca, explica que en el caso del segundo tramo todas las estaciones serán laterales, lo que elimina el concepto de estaciones que tienen las troncales de TM. “No habrá un vagón central con carriles de buses a cada lado, sino que hay una separación de los vagones: un bus atiende un vagón por la puerta derecha y el mismo bus puede atender el otro vagón en seguida por la puerta izquierda, porque habrá buses duales eléctricos que tienen esa característica”.

Este cambio se planteó como forma de aliviar la presión que existía sobre el espacio de una troncal de TM, para la que es necesario quitar hasta dos carriles de tráfico mixto en algunos tramos. Algo que, para algunos críticos del anterior proyecto, no es viable en el sector de Chapinero. Además de la característica de las estaciones, el CV les dará prelación a la bicicleta y a los peatones.

“Una troncal no cabe y toca romper ese modelo. No existe una troncal, existen vagones con carriles exclusivos, pero separados. Tendremos una especie de paradero, donde el bus parquea, la gente se puede bajar y pasar el andén. Más adelante está el otro, en sentido contrario. Así siempre se está atendiendo sin necesidad de ocupar todo el espacio. Eso permite garantizar la ciclorruta y los andenes amplios”, agrega Sánchez.

Otras novedades que resalta el IDU sobre el rediseño de la séptima es que en los predios que se adquirieron para hacerle espacio a la troncal de TM se van a construir 16 plazoletas que se piensan como sitios de encuentro, cafés, gimnasios al aire libre y parques infantiles. También, para el sector de Chapinero, la restricción de espacio hará que el tráfico de vehículos particulares se deje para un solo sentido, así que la carrera quinta va a funcionar como su par vial en el otro sentido. Para garantizar el acceso a todos los predios se dejará un carril de servicio, exclusivo para entrar a los predios y locales.

No hay diferencias

A pesar de las explicaciones y del proceso de participación que recopiló más de 50.000 ideas, sigue existiendo otra visión del proyecto que indica que en la práctica el CV tendrá muy pocas diferencias con la troncal de TM y que lo único que se logró con el cambio fue perder tiempo para un proyecto cuya construcción estaba a semanas de ser adjudicada. Incluso, opositores del Distrito consideran que el nuevo proyecto es más político que solución de movilidad y espacio público, y busca dejar el sello de esta administración. En resumen, consideran que es una troncal de TM, pero “maquillada” con el concepto de espacios verdes.

La concejal Lucía Bastidas (Alianza Verde), coordinadora de la comisión en el Concejo sobre nuevas troncales de TM, considera que lo que entregue el IDU será la clave para diferenciar ambos proyectos, pues hasta ahora “el único cambio son unos árboles frutales y más kilómetros de ciclorruta, de resto, no se ven las diferencias. Dicen que es un proyecto integral, pero la troncal de TM también contemplaba andenes y plazoletas”.

Otro de los miembros de la comisión, el cabildante Yefer Vega (Cambio Radical), destaca la intención de dar más espacio a los ciclistas y peatones, pero coincide en que el CV tiene el mismo concepto que se había planteado. “Preocupa que los tres tramos parecen no tener continuidad, y eso representa problemas para los usuarios de transporte público. También inquieta que los buses duales solo pueden mover 18.000 pasajeros hora-sentido y TM ofrecía una capacidad de 25.000 pasajeros”. Para Vega también es clave el tiempo, pues la troncal ya tenía los estudios de detalle que apenas iniciará el CV.

Esa misma preocupación la comparte Andrés Forero (Centro Democrático), también miembro de la comisión. “No hay una diferencia sustancial y preocupa que falta mucho para empezar la obra y, en esencia, es lo mismo: un proyecto que tiene como eje un corredor para buses”. Además, el cabildante calificó el proyecto de “capricho” que tiene que ver con la imagen de la alcaldesa Claudia López.

Una crítica final la hizo Carlos Carrillo (Polo), quien cree que el Distrito está “ganando tiempo” para no revelar que el proyecto tendrá una solución de movilidad parecida a TM. “Se van a inventar un ‘Frankenstein’ peor que la troncal, porque no tiene la capacidad necesaria. Esta Alcaldía quiere cumplirles a los buses, a los poderosos y quedar bien con Chapinero. Muestran renders de plazoletas y pocas cosas sobre los perfiles viales, pero hay obras que siguen tal cual como el anterior proyecto. Por ejemplo, el deprimido en la calle 72”.

El IDU confirmó que no solo la intersección de la 72, sino las previstas en la calle 94, para conectar con la Av. Cirvunvalar, y en la calle 85 para eliminar el semáforo bajando de La Calera, se mantienen con el objetivo de mejorar la movilidad. Por lo tanto, serán los diseños que se entreguen el domingo los que dejarán ver qué tan parecido o diferente es el proyecto de TM y la troncal, cuyos diseños finales se entregarán entre febrero y junio de 2022.

Comparte: