Publicidad
23 Oct 2021 - 11:33 p. m.

Cerca de 3.000 personas al año sufren ataques cerebrovasculares en Bogotá

Es uno los ocho problemas neurológicos con mayor prevalencia, la segunda causa de muerte en mujeres y la tercera en hombres.
Entre los síntomas de alarma se encuentra la parálisis facial, de una extremidad y un fuerte dolor de cabeza.
Entre los síntomas de alarma se encuentra la parálisis facial, de una extremidad y un fuerte dolor de cabeza.
Foto: Pixabay

Cada año en el país se registran 45.000 casos de ataque cerebro vascular y de estos, en Bogotá se presentan 3.000, que dejan una mortalidad de 1.000 personas cada 12 meses, pese a que hasta en el 85% de los casos se pueden prevenir.

Así lo confirma un informe de Isabel Restrepo, neuróloga Clínica y miembro de la Asociación Colombiana de Neurología (ACN), en el que se identificó que entre 2015 y 2020 fallecieron 15.000 personas como consecuencia de esta enfermedad.

“Hay múltiples criterios como estilos de vida, factores étnicos, diferencias en hábitos alimentarios, acceso a la atención en salud y falta de recursos, entre otros, los cuales se encrudecieron de manera preocupante durante la pandemia”, dijo Restrepo.

Estos se evidencian en que en el suroccidente del país la tasa de mortalidad es de 6,8 por cada 1.000 habitantes, mientras que en el oriente es de 17,2. También se evidencia algo similar con la edad, pues una de cada cuatro personas mayores de 25 años están en riesgo de sufrir un ataque cardiovascular. No obstante, aumenta con los mayores de 55 años, a lo que se le suma que es la segunda causa de muerte en mujeres y la tercera en hombres.

“Durante el Covid-19 el mayor riesgo de ACV se presentó en los jóvenes bogotanos, evidenciándose además una preocupante inasistencia y disminución en el número de consultas por esta enfermedad. Esto, debido al temor de contagio a raíz de pandemia, generando mayores tasas de mortalidad y más secuelas en el deterioro de la salud de este tipo de pacientes”, señaló Restrepo.

Otro tema que preocupa son sus consecuencias, dado que estos ataques producen la pérdida de movilidad de una o varias extremidades, ceguera, problemas de lenguaje memoria y concentración, así como cambios en el estado de ánimo, ansiedad y depresión.

Por ello la Asociación Colombiana de Neurología y la red colombiana contra el Ataque cerebrovascular recomiendan estar alerta a las señales de alarma para reconocer a tiempo un ataque cardiovascular:

- Desviación de la cara a un lado (parálisis facial)

- Alteración de la visión

- Imposibilidad de mover un lado del cuerpo o debilitamiento de una extremidad

- Dificultad para hablar

- Inestabilidad súbita para caminar

- Dolor de cabeza intenso

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias