5 Apr 2020 - 12:33 a. m.

Choque de versiones sobre presuntos excesos contra habitantes de calle en Bogotá

La ONG Temblores denunció que varios agentes de la Policía desnudaron a un habitante de calle y le lanzaron agua. Según la Policía, el sujeto había hurtado minutos antes una droguería, y a la llegada de los patrulleros se defecó e intentó ensuciarlos para evitar ser capturado.

Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

Los hechos se registraron en el CAI de Lourdes, ubicado en el oriente de la capital. / Archivo - Cristian Garavito.
Los hechos se registraron en el CAI de Lourdes, ubicado en el oriente de la capital. / Archivo - Cristian Garavito.

El aislamiento preventivo que decretó el Gobierno Nacional para reducir la velocidad de propagación del nuevo coronavirus desnudó la alta vulnerabilidad de grupos sociales como los habitantes de calles, vendedores informales, migrantes y trabajadoras sexuales, entre otras. Además de las dificultades que enfrentan las autoridades para garantizar auxilios para estas poblaciones, organizaciones defensoras de poblaciones de riesgo han denunciado supuestos excesos de las autoridades.

La acusación más reciente la hizo la ONG Temblores, que afirmó que varios agentes de la Policía Metropolitana de Bogotá, adscritos al CAI de Lourdes, desnudaron en la tarde de este sábado a una persona en la vía pública y le lanzaron chorros de agua con una manguera.

Según un portavoz de la ONG, “los desnudamientos en vía pública son tratos crueles, humillantes y degradantes que constituyen una forma de tortura. Bajo ninguna circunstancia pueden ser justificados con un robo o con una necesidad fisiológica”. 

Otra versión tiene la Policía, que no niega lo ocurrido, pero resalta que el sujeto agredido es un habitante de calle que previamente había hurtado $100.000 de la caja de una droguería del sector. Los dueños del local comercial dieron aviso a las autoridades, pero al llegar a la farmacia el sujeto defecó en la calle e intentó ensuciar a los policías. Por esto, los agentes lo llevaron al CAI y le lanzaron agua. Asimismo, los policías reportaron que recuperaron el dinero que les fue hurtado.

La Policía también destacó que los propietarios de la droguería no pondrán una denuncia, y por esto no se puede judicializar al sujeto. Por esto, las autoridades intentan convencer a los dueños de la farmacia para que expongan el caso y expliquen cómo ocurrieron los hechos.

      *      *      *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte: