18 Oct 2020 - 11:15 p. m.

Compromisos para una paz entre carros y bicicletas en Bogotá

El regreso paulatino a la normalidad está evidenciando un cambio de conductas en las vías tras la implementación de la “nueva movilidad”. Pero no todos los actores viales están preparados para las transformaciones que impulsan el uso de la bicicleta. ¿Cómo cambiar esto?
Felipe García Altamar

Felipe García Altamar

Periodista Política
Compromisos para una paz entre carros y bicicletas en Bogotá

No es un secreto que la relación entre ciclistas y conductores de vehículos ha sido difícil desde que se empezó a estimular el uso de la bicicleta en el contexto urbano. Para adaptar un nuevo actor vial a la difícil movilidad capitalina se cambiaron normas y aspectos de la infraestructura, pero eso ha sido insuficiente para lograr la armonía. Hoy, con el nuevo orden que se vive en el mundo por la pandemia, ese conflicto se ahondó en ciudades que, como Bogotá, adecuaron varios corredores para vehículos como vías exclusivas para bicis.

Las señales están, no solo en los recientes casos de agresión contra biciusuarios. También en las cifras: los siniestros viales en los que se ve involucrado un ciclista están alcanzando las mismas cifras de antes del confinamiento. Desde mayo, cuando empezó la reactivación, hay 180 accidentes al mes. Si bien, son menos casos que los registrados en los dos primeros meses del año (hubo 220 en promedio), ahora hay más riesgo. La tasa de accidentalidad pasó de 27 casos por cada 100.000 viajes a 33. La explicación es que hay menos viajes diarios en bici (550.000 hoy, frente a 800.000 antes de la emergencia).

Comparte: