31 Jan 2020 - 10:31 p. m.

Consejo Superior de la U. Distrital aprobó la creación de la Asamblea Universitaria

"Hoy 31 de enero escribimos un nuevo papel en la historia de la Universidad Distrital, con mucho esfuerzo, muchas lágrimas y debates. Esto es para los ciudadanos porque va a proteger la universidad de muchos factores que la coyuntura nos permitió ver", celebró Julián Báez, líder estudiantil. Además, se acordó que el próximo 10 de febrero se retomarán las clases en la institución.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

Este viernes 31 de enero se realizó la segunda sesión del Consejo Superior de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas precedido por la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y en la que se aprobó la creación de la Asamblea Universitaria, una figura que fue propuesta por los estudiantes que les otorga una importante participación en los temas estructurales de la universidad como la elaboración de políticas, planes institucionales y la reforma de los estatutos. Se trata de la primera vez que se aprueba una Asamblea Universitaria de este tipo en una universidad pública del país. 

La discusión inició en la tarde de este viernes y, en esta, se presentaron las propuestas que surgieron de las sesiones de la comisión accidental (conformada por el vicerrector; la Secretaría de Educación; un representante de los sectores productivos, de estudiantes y de profesores; y dos representantes de la Asamblea Constituyente de la institución), sobre la metodología de reforma del Estatuto General, la metodología de una interventoría en la universidad y la creación de la asamblea universitaria. 

"En la comisión acordamos que en la medida que prioricemos los temas focales vamos a tener resultados oportunos sobre los temas de mayor preocupación. La palabra integral se tomó como que había que revisar todo y eso es lo ideal, pero poco realizable", indicó Juan Fermín Restrepo, representante del sector productivo.

Discusión sobre la Asamblea Universitaria

La secretaria Edna Bonilla presentó este punto como uno de los más debatidos en la comisión.“Fue uno de los aspectos que más discusión generó. Se entiende como el máximo órgano de participación de la comunidad educativa, hago énfasis en que es un órgano de participación y deliberativo que tendría entre sus temas las políticas y las reformas de estatutos de la universidad", 

Posteriormente, dio a conocer la propuesta que resultó de la comisión accidental con sus características más relevantes. Para empezar, las funciones que tendría son las siguientes:

* Analizar, proyectar y presentar y recomendar políticas institucionales de mediano y largo plazo al Consejo Superior.

* Presentar Insumos al Consejo Superior para la formulación de planes de desarrollo a mediano y largo plazo y el proyecto universitario institucional.

* Analizar, proyectar, presentar y recomendar reformas estatutarias al Consejo Superior.

* Recibir y atender propuestas que surjan de la comunidad universitaria.

* Proponer o solicitar al Consejo de Participación Universitaria los mecanismos y espacios que propicien la participación de la comunidad en la construcción y trámite de propuestas.

* Darse su propio protocolo de funcionamiento.

“El Consejo Superior no va a hacer el reglamento completo de la asamblea, creemos que si se ajusta en el marco de normatividad, es la misma asamblea la que puede hacer su propio protocolo de funcionamiento y no tiene que ser sometido al Consejo Superior”, afirmó la funcionaria.

Expuso que estaría conformada por 100 miembros: 40 representantes de docentes, 40 representantes de estudiantes de pregrado y posgrado, 10 representantes de servidores públicos (no docentes, empleados administrativos y trabajadores oficiales) y 10 representantes de los egresados. 

Por otro lado, el rector convocaría a sesión de la asamblea cada dos años por un periodo máximo de tres meses. Además, sesionaría únicamente en periodos lectivos de calendario académico vigente. 

"Este tema tiene que ver con la coyuntura política que atraviesa la universidad. Es la hora de concretar la asamblea. Quiero tomar tres consideraciones: la democracia reflexiva, argumentar pero fijarse en el argumento del otro y una asamblea puede fortalecer este ejercicio y no porque no sea decisiva no es poderosa. Lo segundo es la comunicación y el lenguaje como ordenador de la vida social. Lo último, es el modus operandi del conocimiento científico que avanza a partir del error y no de la verdad", dijo Ricardo García, rector de la Distrital.

Posteriormente, algunos consejeros intervinieron para expresar dudas sobre artículos precisos de la propuesta. 

"Esta asamblea va a tener una oportunidad única en la vida de la universidad porque va a repensar, a proyectar y a establecer cuáles son los problemas que debe solucionar la universidad. Muchos bogotanos estarán pendientes porque lo importante es rescatar la normalidad académica de la universidad. Esperamos que con esta asamblea asesora de los diferentes organismos de universidad podamos entregar un gran proyecto” , Marco Antonio Pinzón, representante de exrectores de la Distrital.

Por otro lado, Juan Fermín Restrepo, representante del sector productivo afirmó que "queremos que la asamblea no se convierta en un aparato de cogobierno. Preocupa que haya ambigüedad sobre los temas que deben, o no, pasar por la asamblea y otra inquietud es que se haga una convocatoria cada dos años, pudiendo ser cada tres. 

En medio de la discusión aclaratoria, la alcaldesa Claudia López precisó que las funciones de la asamblea universitaria solo se implementarán en los temas estratégicos de mediano y largo plazo de la universidad. Además, que su función será presentar políticas, recomendaciones y reformas, en ese sentido, el espíritu de la asamblea no es aprobar, es presentar. Finalmente, Hay acuerdo en que sean 40 representantes estudiantes de pregrado o postgrado pero habrá que aclarar, cuántos de cada uno.

El secretario del Consejo Superior, Camilo Andrés Bustos, quien participó de la comisión accidental, también hizo varias aclaraciones. "La participación en la asamblea de los docentes hora cátedra no genera vinculación, ni carga laboral, porque el derecho a elegir y ser elegido no es una obligación laboral, es un derecho. La asamblea solo sesionará durante el periodo académico vigente. Cuando hay una situación que el Consejo Superior deba tramitar porque es urgente y no alcance a pasar por la asamblea, el Consejo Superior tendrá que hacerlo. Hay que articular al sistema de planeación vigente hoy los temas de mediano y largo plazo (Proyecto Universitario Institucional, Plan Estratégico de Desarrollo y el Plan de Espacios Educativo) en los que participaría la asamblea".

"Creo que lejos de una solución coyuntural esto es parte de la solución estructural de fortalecimiento deliberativo académico y es un ejemplo de aplicación de los principios de nuestra constitución. Me complace que hoy vayamos a tomar una decisión sobre esto y respaldamos el texto con las mejoras que aquí se están haciendo y no vulneran el espíritu de este proyecto", indicó Claudia López.

La mandataria local puso a discusión del Consejo cada uno de los artículos que compone el documento que describe la asamblea universitaria. 

¡Se aprueba la creación de la Asamblea Universitaria!

El máximo órgano de participación de la comunidad universitaria fue aprobado por unanimidad, luego de algunas modificaciones de redacción y de forma, más que de fondo, que se le hicieron al texto presentado por la comisión accidental. 

"Hemos esperado varios años, muchas generaciones. Es bastante satisfactorio que lo hayamos logrado, me da nostalgia porque muchos compañeros salieron sin poder ver esto, otros perdieron la vida por este proyecto y muchos están esperando que esto se materialice. Hoy 31 de enero escribimos un nuevo papel en la historia de la Universidad Distrital, con mucho esfuerzo, muchas lágrimas y debates. Esto es para los ciudadanos porque va a proteger la universidad de muchos factores que la coyuntura nos permitió ver", celebró Julián Báez. 

La secretaria de Educación, Edna Bonilla, indicó que, una vez empiece sus sesiones la asamblea universitaria, se ponga sobre la mesa la discusión de la reforma estatutaria de la universidad a partir de dos insumos: lo avanzado en diferentes asambleas, especialmente de profesores, en 2017 y lo avanzado en el Consejo Superior en 2018 y 2019, que duró casi dos años discutiendo el tema. Esto dejó un avance significativo y, por eso, se consideró prudente que esta asamblea inicie su trabajo discutiendo el estatuto para luego presentar su propuesta ante el Consejo Superior.

"Este año tenemos que tener un nuevo estatuto construido con la comunidad y aprobado. Cuando pensamos la reforma no es solo para subsanar la enfermedad de la universidad, sino para desplegar el proyecto educativo que nos pensamos como universidad en el territorio. La universidad tiene que ser dinámica y acostumbrarse a las nuevas realidades de la universidad", continúo Báez. 

"Lo que ponemos a disposición es que por conducto de la Secretaría General, una vez se convoque y se inicien las sesiones de la asamblea universitaria, se pongan en su conocimiento los documentos de deliberación de reforma estatutaria elaborado fundamentalmente por los profesores en 2017, lo acordado y aprobado en este Consejo Superior en el 2018 y 2019 y los documentos existentes de auditorías que hemos aprobado", anunció la alcaldesa. Este punto también fue aprobado por unanimidad. 

Reinicio de actividades académicas

La propuesta del Consejo Académico para el reinicio de la actividad académica, empezar con el periodo 2019-03 para terminarlo en siete semanas, desde el 10 de febrero, hasta el 31 de marzo (costaría $6.750 millones, solo en pago de profesores). En ese sentido, la instancia proyecto la ejecución del periodo 2020-01, del 20 de abril al 17 de agosto y el periodo de 2020-03, del 1 de septiembre al 28 de diciembre (costaría $18.300 millones cada periodo). Esto quiere decir, que cada periodo sería de 17 semanas, una menos de lo reglamentario.

"Sin embargo venimos a presentar la posibilidad de terminar el periodo 2019-03, ya que el presupuesto que se aprobó garantizaría dos periodos académicos normales, entonces a hoy la administración no tiene asegurado el presupuesto para hacer lo que falta de 2019 y los otros dos periodos académicos. Tendríamos un déficit que no está presupuestado por $9.500 millones para cumplir los tres, conforme al presupuesto actual".

El estudiante Julián Báez dijo estar en desacuerdo con la propuesta porque le parece que pasar de 10 semanas  (que fueron las que se perdieron en 2019) a siete, es un detrimento y una afectación a la calidad de la educación.

En conclusión, la recomendación del Consejo Superior al Consejo Académico, a quien le corresponde aprobar el calendario más conveniente para la institución, fue que a partir del 10 de febrero programe la culminación de los tres periodos académicos (2019-03, 2020-01, y 2020-03). "Le recomendamos al Académico que, a partir del 10 de febrero, tomando en consideración las condiciones presupuestales y de tiempo, programe culminar los tres periodos este año, porque terminar en 2021 es un lastre académico y financiero que no estamos dispuestos a asumir. Lo que sí asumirémos es el déficit que habrá", expresó Claudia López.

Finalmente, se definió que el 10 de febrero se retomará la normalidad académica en la Universidad Distrital, para culminar el periodo 2019-03. 

 

Transmisión en vivo:

Segunda sesión del Consejo Superior de la Universidad Distrital

#EnVivo 🔴 | La alcaldesa Claudia López lidera segunda sesión del Consejo Superior de la Universidad Distrital.

Posted by Alcaldía Mayor de Bogotá on Friday, January 31, 2020

 

 

Comparte: