2 Aug 2020 - 10:36 p. m.

Convivencia y control: los retos ante el impedimento de decomisar la dosis mínima

Según expertos, la Policía y el Distrito deben crear nuevas reglas del juego: menos comparendos y más diálogo entre consumidores y no consumidores, así como menos represión a los portadores y más contra los expendedores.
Manuela Valencia Gómez

Manuela Valencia Gómez

Periodista Bogotá
La administración le apuntará a una estrategia que mezcla un enfoque de salud pública y trabajo contra los grupos delincuenciales. / Getty Images
La administración le apuntará a una estrategia que mezcla un enfoque de salud pública y trabajo contra los grupos delincuenciales. / Getty Images

Los drogodependientes ya pueden portar su dosis mínima sin temor a que se las decomisen e, incluso, consumirla en los parques sin miedo a un comparendo. Este es, en resumen, el efecto de las decisiones de la Corte Constitucional y del Consejo de Estado, que prácticamente dejan “sin dientes” el Decreto nacional (firmado en 2018 por el presidente Iván Duque), con el que buscaba contrarrestar las drogas en espacios públicos.

Ante este panorama, que se podría considerar el fin de una medida que enfrentó el libre desarrollo de la personalidad y la lucha contra las drogas, se abren varias preguntas: ¿cómo estructurar una estrategia que combine la lucha contra el microtráfico, blinde los entornos escolares y proteja el derecho de los consumidores? ¿Cómo combinar un enfoque de salud que atienda al consumidor, con otro que ataque a los dueños del negocio?

Comparte: