Bogotá

13 Feb 2012 - 10:36 p. m.

Corporación elegiría a Diego Ardila como contralor

Ni las cuestionadas relaciones del candidato ni el precedente de la equivocación con Moralesrussi parecen frenar este triunfo.

Laura Ardila Arrieta

Con el nefasto precedente de un Concejo que hace cuatro años eligió como contralor de Bogotá al hoy preso Miguel Ángel Moralesrussi, si todo sale como está planeado —y no se retrasa el cronograma— la misma corporación escogerá este martes a Diego Ardila Medina como nuevo jefe del ente de control distrital.

El abogado liberal Ardila ha tenido a su alrededor el ruido generado por su relación con el magistrado Ovidio Claros, recientemente llamado por la Cámara para rendir versión libre en el escándalo del carrusel de las pensiones que denunció la Contraloría General.

Resulta que Claros no sólo fue jefe de Ardila en la Contraloría Distrital, sino que también fue jefe de su esposa, Teresa Castillo Casas, quien se pensionó en el Consejo Superior de la Judicatura siendo magistrada auxiliar del despacho de dicho magistrado.

A pesar de ello, se rumora que acuerdos por debajo y por encima de la mesa con los concejales lograron que, hasta ayer por la tarde, Diego Ardila contara con el apoyo de casi todas las bancadas que conforman la llamada coalición “independiente”. Y también con el respaldo de varios concejales del Polo Democrático y hasta de Progresistas, el movimiento del alcalde Gustavo Petro, que había prometido no participar en esta elección. Todos se alinearán esta mañana en pos de su candidatura.

De hecho, en los pasillos de la corporación se asegura que su campaña entre los concejales ha estado liderada por cacaos como los liberales Jorge Durán Silva y Jorge Ernesto Salamanca.

La fortaleza de Ardila en esta elección ni siquiera se ha visto minada por el nerviosismo que generaron en el Concejo las declaraciones, la semana pasada, de la fiscal Viviane Morales, quien le dijo al periodista Édgar Artunduaga que “ve” a algunos concejales en la cárcel, dentro del proceso del cartel de la contratación en Bogotá.

Este diario consultó a varios de los cabildantes más representativos de las bancadas y apenas uno de ellos aceptó en grabación que apoyaba a Ardila. Se trata del progresista Diego García, quien explicó que su movimiento no se puede dar el lujo de “quedarse por fuera” de la elección del contralor y tener un ente de control fiscal opositor al proyecto de Gustavo Petro.

Otros cabildantes reconocieron que apoyarán al candidato, pero prefirieron no hacer pública su intención. Está programado que la elección de hoy sea con voto público, pero no se descarta que a la hora del té más de uno proponga el debate para sufragar secretamente.

Ardila se enfrenta a dos aspirantes más: Carlos José Bitar, ternado como él por el Tribunal Superior de Bogotá, y Soraya Vargas, postulada por el Tribunal de Cundinamarca. Con experiencia en entes de control fiscal desde que tenía 16 años y una amplia experiencia en todo el sector público, lo cierto es que acaso la hoja de vida de Ardila sea la que contiene mayor experiencia.

Pase lo que pase, el futuro de la desprestigiada Contraloría Distrital y de sus funciones, como nada menos que vigilar la gestión fiscal de la administración, está en manos de 45 concejales (11 de ellos indagados preliminarmente por la Fiscalía) que, junto con los tribunales, tendrán que asumir la responsabilidad de una decisión que afectará a todos los bogotanos.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X