Bogotá

9 Oct 2015 - 3:52 p. m.

Crece preocupación por consumo "excesivo" de droga en colegios de Bogotá

Un estudio realizado evidenció que las barras bravas tienen en jaque la convivencia escolar.

El Espectador

Javier Bermúdez, profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de La Sabana, y quien desarrolló el estudio, asegura que los problemas que ocasionan los barristas en las instituciones educativas van desde las amenazas o la intimidación (25%), hasta el consumo excesivo de alcohol (18%).

Durante la investigación, que se realizó en los tres más grandes y reconocidos colegios distritales de Kennedy, Bosa y Usme, fueron consultados 300 estudiantes de noveno a once de bachillerato, hombres y mujeres, entre los 15 y 18 años de edad.

Luego de entrevistar a todos los estudiantes, el estudio concluye que los líderes de las barras bravas temen ser reconocidos por sus compañeros, están seriamente comprometidos con la venta de drogas ilícitas al interior de las instituciones educativas, consumen en exceso alucinógenos –especialmente marihuana y todo tipo de inhalantes–, sus padres en algunos casos son barristas activos y los motivan para continuar con esta tradición.

Otros hallazgos que arrojó la investigación luego de realizar un plan de intervención con los estudiantes que afirmaron ser barristas, revelan que hay una estrecha relación entre la violencia y el consumo de drogas, lo que causa empoderamiento, pues los jóvenes tienden a ser agresivos y a realizar cosas que no harían estando en sus cinco sentidos.

“La escuela, más allá de ser un escenario de agresiones, se convirtió en un lugar donde las barras bravas actualmente organizan conflictos. Utilizan canales de comunicación que son ajenos a los adultos y buscan conseguir adeptos, ya sea participantes o espectadores”, afirmó Bermúdez.

Pintura de grafitis con el 29%; agresiones físicas y verbales 27%; consumo de drogas –marihuana e inhalantes– con el 17%; vandalismo 14%; y deserción 12%, son las principales problemáticas que están causando las barras bravas en los colegios de la ciudad.

Señala el informe de la Universidad de La Sabana que en la capital del país hay más de cinco mil integrantes de barras bravas que tienen entre 12 y 26 años de edad, el 70 por ciento de este grupo de adolescentes es menor de edad y su comportamiento, en la mayoría de veces agresivo, desencadena problemas relacionados con micro tráfico, mendicidad e inclusive utilización de mujeres como señuelo para ganarse la aprobación de los demás barristas.

Pese a que el 100 por ciento de los consultados en el estudio reconoció que una barra brava no se debe manifestar con violencia y daño a la infraestructura de la ciudad, también coincidieron que de ser necesario harían cualquier cosa, incluso agredir hasta causarle la muerte a otra persona, para hacer respetar al club del que son hinchas. “Nos preocupa que el 77 por ciento de los consultados está de acuerdo con hacer uso de la violencia para demostrar el amor a su equipo”, dijo Bermúdez.

Kennedy, indica el estudio, es la localidad que más concentra barras bravas en la ciudad. Millonarios, con un 52 por ciento, seguido por Santa Fe, con un 13 por ciento, son los equipos que más tienen barras bravas en los colegios del sur de Bogotá. Nacional (12%), América (12%), Once Caldas (3%) y Junior (2%), son otros clubes del fútbol colombiano que también tienen una representación importante de seguidores en la capital del país.

 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X