Bogotá

4 Sep 2018 - 1:56 a. m.

¿Cuándo debe talarse un árbol?

Uno de los puntos más controversiales de la tala de estos individuos es su condición de riesgo, por lo que retomamos algunas de las recomendaciones que ha dado el Distrito en los últimos años para identificar cuando deben ser cortados.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

La tala de árboles en Bogotá ha generado una gran polémica en los últimos meses. Las razones que ha dado el Distrito y el Jardín Botánico se han quedado cortas ante la protesta de los ciudadanos, quienes argumentan que no ha habido razones fundamentadas para adelantar estos procesos. 

Por su parte el Distrito ha dado diferentes justificaciones para cortar los árboles en la ciudad, que van desde embellecimiento urbano y la eliminación de especies invasoras, hasta que muchos de ellos se encuentran enfermos y con un alto riesgo de colapso. 

Ante esto el Jardín Botánico informó que se han identificado 53.000 árboles con estas condiciones en la ciudad, por lo que se han adelantado una serie de acciones para tratarlos, trasladarlos y talarlos. En este sentido, este año se han cortado 2.600 individuos y en lo corrido de esta administración se han tumbado 10.500. 

En el transcurso de los últimos años, el Distrito ha dado una serie de recomendaciones para identificar el estado de los árboles de la ciudad ante su posibilidad de riesgo o colapso. Estas son algunas,  para identificar si deben o no ser talados. 

Un árbol en riesgo de colapso tiene, por lo general las ramas muertas, presenta encharcamiento permanente en su base, tiene grietas y rajaduras en el tronco, así como pueden verse cavidades, hongos y/o pudrición en el tronco o las ramas. Así mismo, pueden representar riesgo si el tronco tiene una inclinación superior a 40 grados, daños por causa de un choque, si hay árboles caídos o muertos alrededor, roedores en su base o tiene daños en las raíces a causa de obras de infraestructura. 

Por otra parte, hay tres condiciones para que un árbol deba ser talado. La primera es que esté a punto de caer y represente un riesgo para los ciudadanos o una infraestructura. La segunda es por su ubicación, estado físico, sanitario o porque esté afectando la estabilidad del suelo, canales de agua o infraestructura. Finalmente, un árbol puede ser talado cuando se piense hacer una obra de infraestructura. Para esto, el organizador del proyecto deberá solicitar el permiso ante la Secretaría de Ambiente. 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X