Bogotá

30 Sep 2020 - 3:00 a. m.

Cultura ciudadana: ¿el talón de Aquiles de la reactivación?

El comportamiento de la gente, el autocuidado y saber que el COVID-19 sigue en el ambiente son claves para alejar una nueva cuarentena. ¿Qué tan preparados estamos para la nueva realidad?

Con la reactivación económica en Bogotá, el llamado para atender las medidas de bioseguridad se ha hecho vital, pues es el factor clave para que los planes de apertura avancen y se aleje el fantasma de un nuevo aislamiento cuando llegue el segundo pico de la pandemia. No obstante, esto no solo se trata del autocuidado, de lavarse las manos, mantener el distanciamiento y usar tapabocas, que es lo que se lleva escuchando desde marzo pasado. Es un asunto de cultura ciudadana.

Como lo ha dicho la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, un rebrote de COVID-19 será inevitable, pero lo que sí se podría evitar es que sea más grande que el primer pico, que es justo lo que hoy sucede en Europa, en donde el virus reapareció con más fuerza. Para lograrlo y evitar un fin de año en aislamiento es clave que en esta nueva etapa se adelante un trabajo mancomunado, como lo explica el psicólogo Leonardo Castellanos.

“La situación no es un asunto individual. Esto es un asunto social, porque incluso el comportamiento individual está determinado por el comportamiento de los demás. Por eso hay que hacer grandes cambios en la cultura ciudadana”, explica Castellanos, quien agrega que la cultura de cada sociedad está marcada por su historia ,y de eso depende el comportamiento durante la crisis.

“Por ejemplo, en la cultura colombiana es común encontrar personas que se comportan de una manera ante la mirada de la autoridad y de otra cuando no está esta. Y no se pude tener una figura de autoridad para cada ciudadano”, dice Castellanos y asegura que uno de los riesgos con el cumplimiento de los protocolos es ese, que las personas lo hagan más por miedo a ser sancionados, que por tener conciencia sobre la pandemia.

Y es que, en este contexto de crisis sanitaria, hay que adoptar nuevos comportamientos, que no es una tarea fácil. “Hay que lograr grandes cambios en la cultura ciudadana, y eso no se logra en dos meses ni con discursos. No es hablando ni tampoco pegando carteles en las paredes. Se trata de un asunto estructural. De educación”, concluye.

En la pandemia, ¿hay cultura ciudadana?

Henry Murrain, director de Cultura Ciudadana de la Secretaría de Cultura, es quien está al frente de promover la importancia del autocuidado en la ciudadanía, y especialmente ahora durante la reactivación. “La reapertura de los sectores no quiere decir que el virus ya no está, que la pandemia se acabó. Ese era uno de nuestros miedos, que la reactivación diera la sensación de que la crisis sanitaria ya hubiese pasado”, admite Murrain.

Pero, según asegura el funcionario, los resultados de las encuestas y conteos que realizan periódicamente en las calles han arrojado que hay un gran nivel de conciencia durante la reactivación. “La ciudad ha sido muy receptiva. El 88 % de las personas que hemos encuestado saben que el COVID-19 sigue y que por ello no podemos relajarnos. Y no es la única cifra positiva, el 98 % de la ciudadanía utiliza tapabocas, lo que nos convierte en la ciudad de Colombia con más disciplina en esta medida. De cada 100 personas que hay en la calle, 98 utilizan la máscara”, resalta y agrega que uno de los retos es que el tapabocas lo usen de manera correcta, pues el 10 % no lo hacen.

No obstante, Murrain admite que el desafío es mayor. “Creo que tal vez nunca habíamos tenido un reto tan grande, porque el problema de cultura ciudadana involucra al 100 % de los bogotanos. En este contexto necesitamos que toda la ciudadanía coopere, de lo contrario esto podría ser muy crítico. El futuro de nuestra ciudad va a depender, radicalmente, de la disciplina cívica, porque es que eso va a proteger vidas y va a proteger la reactivación económica que la ciudad necesita”.

Pese a lo que implica dicha cultura en el avance de la ciudad, para Murrain no es una piedra en el camino, sino lo contrario. “La piedra angular de la reactivación se llama compromiso cívico, que es la cultura ciudadana. Sí, hay que mejorar muchas cosas, pero es necesario aclarar que la gente ha venido ayudando, ha copiado y ha entendido. Lo que hemos venido haciendo no es desarrollar campañas porque sí, sino tener contacto con la gente”.

Claro está que dicha responsabilidad también aplica para los sectores que se han reactivado. No se trata de cumplir con las medidas, porque así lo exigen, sino que hay que cumplirlas porque se trata de vidas en riesgo, y así lo asegura Luis Jorge Hernández, experto en salud pública de la Universidad de los Andes. “Los protocolos no pueden ser una formalidad. Cada sector debe tener protocolos generales, medidas de bioseguridad, manejo de capital humano y debe estar centrado en las medidas de higiene respiratoria, el lavado de manos y la distancia física. Si hacemos bien las cosas, esto va a funcionar”, asegura Hernández.

Y el experto concuerda con Leonardo Castellanos: la educación es clave para adquirir cultura ciudadana. “Hay que lograr una adherencia ciudadana a los protocolos, con educación e información”, concluye. Hasta el momento la ciudad ha tenido un respiro, pues pese a que las alertas siguen encendidas, se ha visto una notable disminución en contagios, pero vendrá una segunda ola y la gravedad de esta dependerá de la responsabilidad colectiva.

El llamado del Distrito no es solo a mantener la guardia alta, sino a ser cuidadosos y ser más conscientes ahora que la capital ha vuelto a funcionar. De no aplicar la cultura ciudadana en cada uno de los aspectos de la nueva realidad, esto terminará siendo el talón de Aquiles de la reactivación.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X