Bogotá

11 Sep 2016 - 5:15 p. m.

Demolidos los edificios de Defensoría del Pueblo

Con 32 kilos de indugel derribaron las dos torres de la sede de la Defensoría del Pueblo, en Chapinero. En el lote construirán una nueva sede para la entidad (Video).

Redacción Bogotá

Todo salió de acuerdo con lo planeado. La empresa Voladuras Controladas de Colombia, detonó las cargas explosivas para tumbar dos edificios de la antigua sede de la Defensoría del Pueblo. Aunque no cayeron del todo como se esperaba e, incluso, parte de la estructura quedó en pie, los expertos realizan la inspección para definir los pasos a seguir. Una de las soluciones, será trabajo con retroexcavadoras para terminar de demoler lo que quedó de los edificios. 

Desde las 6:00 de la mañana comenzó el operativo de seguridad. La Policía delimitó el perímetro desde la carrera séptima hasta la carrera 13, y desde la calle 54 hasta la calle 56. Las empresas de servicios públicos suspendieron gas, agua y luz  en la zona, como medida preventiva. Una hora antes se iniciaron las labores de perifoneo y evacuación de algunos edificios. Todo se coordinó desde el Puesto de Mando Unificado (PMU) que instaló la administración en la calle 54 Bis con carrera Décima.

Minutos antes de la detonación, se detuvo el tráfico en inmediaciones del lugar. Los carros de bomberos rociaron agua sobre los edificios para que minimizar la nube de polvo durante su demolición.

Cuando llegó el mediodía, luego de sonar la alarma que anunciaba el conteo regresivo, se escucharon las detonaciones. De inmediato regresaron los bomberos, que con tres máquinas para seguir rociando agua alrededor del sitio de la detonación para mitigar la dispersión del polvo.  Por su parte, los ingenieros verificaron que todas las cargas explotaron y que no hubo daños en las edificaciones vecinas.

En la implosión, que se planeó con todos los estándares de seguridad y cálculos matemáticos,  se usaron 32 kilos del explosivo indugel plus. Los ingenieros los habían incrustado en varias columnas de los edificios. “Todo se basa en un diseño que se realiza basado en cálculos matemáticos”, explicó una de las ingenieras encargadas del trabajo.

Con la demolición de las torres A y B de la antigua sede de la Defensoría,  construidas por la Fundación Rockefeller en 1948, para que fueran dedicadas a la investigación sobre temas de salud, se abre espacio a la construcción de una nueva locación para esa entidad, que contará con más de 12.000 metros cuadrados de obras, incluyendo un edificio de 7 pisos, en un proyecto que deberá ser ejecutado en 22 meses y que tendrá un costo de $42.000 millones.

— Bomberos de Bogotá (@BomberosBogota) 11 de septiembre de 2016

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X