18 Nov 2021 - 1:50 p. m.

Denuncian injerencia política y vulneración a niños emberas en el parque Nacional

La Secretaría de Gobierno señaló que los líderes de la ocupación están exigiendo contratos de servicios para continuar con las negociaciones, así como dinero para financiar cuatro ollas comunitarias.

Los indígenas embera que se asentaron en el parque Nacional completan casi dos meses en este lugar a la espera de respuestas tanto del Distrito como del Gobierno Nacional, pero en medio de la controversia la Secretaría de Gobierno de Bogotá hizo graves denuncias con respecto al avance de las negociaciones.

De acuerdo con subsecretario de Gobierno, Daniel Camacho, voceros políticos han condicionado los diálogos para el traslado de los indígenas a la firma de contratos por prestación de servicios de varios de ellos con el Distrito y la financiación de cuatro ollas comunitarias.

“La situación de los niños en el parque Nacional es lamentable, 290 niños están hoy en riesgo de sus derechos. De estos 29 han tenido que ser trasladados a centros hospitalarios, de los cuales cuatro permanecen en centros hospitalarios. Tres partos han sido que ser atendidos en condiciones precarias”, agregó Camacho sobre la situación de quienes continúan en el parque.

Lo que ocurrió es que el Distrito anunció en septiembre que ya no daría más asistencia humanitaria a los indígenas embera que desde el año pasado han recibido ayudas alimentarias y de arriendo, tras la ocupación del parque Tercer Milenio. En respuesta, la Unidad de Víctimas se comprometió a brindar la asistencia a los indígenas, la mayoría de los cuales han sido desplazadas, para garantizar su retorno o su estadía en la ciudad de acuerdo con sus intereses.

En este tiempo se tramitó una querella interpuesta por los vecinos por la invasión del espacio público, que finalmente se resolvió a favor del Distrito, bajo tres condiciones: caracterizar a la comunidad, dar asistencia humanitaria y estadía en un lugar con condiciones dignas, pero no se ha permitido la identificación ni se han aceptado el traslado a otro lugar.

El Distrito señala que estableció un diálogo directo con los Embera y dispuso cinco mesas de diálogo en las que les han ofrecido traslado transitorio al parque La Florida, donde se encuentran los Embera que dejaron la ocupación los primeros días, así como se dio como alternativa el acondicionamiento de un inmueble de la Empresa de Renovación Urbana (ERU) en la localidad Santa Fe.

“Estos dos ofrecimientos no han sido aceptados por cálculos políticos y personales, donde no han antepuesto los derechos fundamentales de los niños y no se han preocupado por garantizarles mejores condiciones de vida y salud”, aseveró Camacho.

En cambio, indicó que el pasado 7 de noviembre recibieron un correo de los líderes políticos solicitando la contratación por prestación de servicios de 12 personas con el Distrito que suman $114 millones y la financiación de cuatro ollas comunitarias por $104 millones.

“Aquí están privilegiando los contratos y la burocracia. Ninguno de ellos es miembro o pertenece a la comunidad Embera. Entonces ¿Realmente están preocupados por resolver las difíciles condiciones e históricas de la comunidad Embera?”, indicó Camacho.

Ante esto, el Distrito interpuso ante la Policía de Infancia y Adolescencia y el Instituto de Bienestar Familiar (ICBF) denuncias por la supuesta vulneración de los niños asentados en el parque Nacional y el restablecimiento de sus derechos.

Por otro lado señalan que siguen abiertos a establecer el diálogo con los indígenas para fijar un hogar transitorio, “mientras la Unidad de Víctimas del Gobierno Nacional hace su proceso de reubicación o retorno a sus lugares de origen, pero nunca vamos a ceder a exigencias de contratos ni actividades donde se instrumentalicen a los menores, ni a chantajes durante el proceso”, concluyó Camacho.

Comparte: