Bogotá

6 Jul 2018 - 6:09 p. m.

Distrito se pronuncia ante la decisión de la SIC sobre cartelización del PAE

El alcalde Enrique Peñalosa y la secretaria de Educación María Victoria Ángulo aseguraron que se sienten satisfechos con la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio sobre la cartelización del Plan de Alimentación Escolar (PAE) en Bogotá. Agregaron que Bogotá debe ser un ejemplo para el país.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

Luego del pliego de cargos que anunció, el pasado jueves, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) a los 28 contratistas y 11 personas naturales, acusadas de repartirse 21 procesos de contratación pública en el Plan de Alimentación Escolar (PAE), la administración distrital aseguró que mediante el plan piloto con Colombia Compra Eficiente que se logró revolucionar el esquema de contratación en el programa de alimentos en Bogotá.

“A través de la revolución en los esquemas de contratación de alimentos que ejecutó la administración, fue posible acabar con esos contratistas de porquería que venían de la administración pasada”, sentenció el alcalde Enrique Peñalosa.

Sobre el hecho, la secretaria de Educación, María Victoria Ángulo, afirmó que “Bogotá tiene un nuevo esquema, el cual trabajo junto a Colombia Compra Eficiente. La ciudad debe demostrarle al país que los niños son sagrados”. Al llamado se sumó Pablo Robledo, superintendente de la SIC, quien sostuvo en sus redes sociales que los implicados en el cartel se metieron con lo más sagrado de la sociedad y lo más sagrado de los niños que es su alimentación.

La SIC, tras analizar el comportamiento por 10 años (2007-2017) de los principales contratistas del 'Programa de refrigerios escolares en Bogotá', pudo establecer que los contratistas más grandes, antiguos y consolidados del mercado, se habrían cartelizado para no competir por los procesos de contratación pública del PAE.

(Lea: El cartel de la alimentación escolar que lleva 10 años activo en Bogotá)

El cartel de los alimentos afectó a más de 780.000 niños matriculados en colegios del Distrito. Los 10 contratistas se repartían los contratos de 21 procesos de licitación pública.

Los contratistas contaban con dos estrategias principales para para obtener la totalidad de contratos en el ‘Programa de refrigerios escolares en Bogotá’. La primera, ser proponentes únicos en una determinada zona de la ciudad. La segunda, simular competencia entre ellos para repartirse 178 zonas de la capital.

A través de dichas maniobras, los cartelistas de las empresas habrían eliminado las presiones competitivas propias de un mercado, agredido el derecho del Estado a contratar el mejor oferente y no con el único, y habrían generado el detrimento de los presupuestos oficiales de un valor aproximado de $1.5 billones.

* * * 
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

 

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X