Bogotá

14 May 2019 - 4:31 a. m.

Drogas, rumba, fútbol y hasta infidelidad: así fue el debate con candidatos a la Alcaldía

El encuentro –realizado por El Espectador, Blu Radio y Caracol Televisión– se realizó este lunes en la Plaza de Bolívar y, aunque se habló de aspectos como inseguridad y espacio público, fue escenario también para conocer más de la vida personal de los candidatos.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

La icónica Plaza de Bolívar –ubicada solo a pasos del Palacio Liévano, desde donde pretenden llegar a gobernar a Bogotá en 2020– fue en la noche de este lunes el escenario para que los candidatos a la Alcaldía de la capital discutieran, una vez más, sus propuestas y aspiraciones para alcanzar el que es considerado el segundo cargo administrativo y político más importante del país.

>>>Lea: Las prioridades de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, más allá de metro

El encuentro, que se extendió por cerca de dos horas y fue organizado por El Espectador, Blu Radio y Caracol Televisión, contó con la participación de siete de los 10 candidatos que postularon sus nombres para dirigir los rumbos de la ciudad. Además de tratar de temas de movilidad, política y seguridad, los aspirantes también tuvieron espacio para hablar de sus intimidades, de si han consumido o no drogas, y hasta del equipo de fútbol al que siguen.

La conversación inició alrededor de qué candidato elegirían para conformar un eventual gabinete. Luis Eduardo Garzón (movimiento Actitud Bogotana) abrió el debate al decir que nombraría a Hollman Morris (Mais) como su secretario de Movilidad, reconociendo sus esfuerzos políticos y judiciales en favor del metro subterráneo, por considerar el sistema elevado –que promueve la actual administración– como ilegal y nocivo para Bogotá.

Si bien hubo halagos mutuos entre los candidatos, Miguel Uribe (movimiento Avancemos) tomó distancia de Lucho y dijo que no compartía que a Movilidad llegara Morris. A su turno, Luis Ernesto Gómez (Activista) manifestó que, contrario a ofrecer puestos, abriría un concurso de méritos para que a su administración solo lleguen quienes cuenten con los mejores perfiles.

El plato fuerte del debate se centró alrededor de una ciudad 24 horas, abarcando el horario de la rumba; el consumo de las drogas y el ataque al microtráfico. En esa línea Ángela Garzón (Centro Democrático) alertó de las necesidades de optimizar el transporte público en la noche e impulsar la economía nocturna. “Promoví un acuerdo en el Concejo para ser una ciudad de tiempo completo. Hay 300.000 trabajadores que, al margen de la rumba, trabajan de noche y tienen sus necesidades”.

Mientras que Miguel Uribe apostó por la flexibilización y por horarios extendidos, siempre y cuando haya corresponsabilidades de los bares, Luis Ernesto Gómez elevó un llamado para aprovechar la noche para el transporte, cargue y descargue de camiones, reduciendo así el impacto ambiental generado por vehículos que funcionan con diésel.

Frente a la pregunta de si conocen o no “La Piscina”, el club nocturno más reconocido de la ciudad para el ejercicio de la prostitución, Uribe dijo que sí asistió como parte de un ejercicio académico de la universidad; mientras que Gómez señaló que estuvo allí hace poco dialogando con personas trans víctimas de violaciones de sus derechos humanos. A propósito del ejercicio de la prostitución, María Andrea Nieto (Voy por ti Bogotá), recalcó la necesidad de que haya más opciones y oportunidades laborales para que las mujeres opten por otros caminos.

Interrogados sobre el tema de los bares y establecimientos nocturnos cerca de universidades y colegios, Carlos Fernando Galán (Bogotá para la gente), dijo que, aunque no está de acuerdo con las prohibiciones, “porque derivan en actividades ilegales”, apostó por el orden y la libertad en este tipo de escenarios, eso sí, estableciendo reglas claras en inmediaciones de establecimientos educativos. “Deben tener una distancia específica para no afectar la tranquilidad de los ciudadanos”.

Por otro lado, en cuanto a consumo de drogas, Ángela Garzón declaró no haber fumado nunca marihuana y dijo que, para contrarrestar el microtráfico, apostaría por la prohibición y por penalizar la dosis mínima alrededor de colegios. Uribe, también en esa línea, resaltó los efectos negativos del consumo y calificó las drogas como “el veneno de la juventud”.

Tomando distancia de esa posición se mostraron Lucho Garzón, María Andrea Nieto, Luis Ernesto Gómez y Hollman Morris, quienes abogaron por no penalizar y enfatizar en un enfoque de salud, y no de criminalización, buscando no afectar al que consideraron el eslabón más débil de la cadena: el consumidor. Nieto abogó además por la educación en la primera infancia para evitar casos de microtráfico y consumo problemático de drogas.

En cuanto a control del espacio público y la aplicación del Código de Policía, para evitar hechos como multas y la polémica alrededor de comparendos a quienes venden o consumen empanadas en la calle, Gómez indicó que “hay policías que no están haciendo lo que deben” y enfatizó en que deben estar combatiendo el hurto, no persiguiendo a vendedores, quienes deben gozar de formalidad. Nieto, por su parte, habló de la falta de oportunidades y declaró que también se debe atender la problemática por las mafias que controlan el espacio público, así como a empresas formales que usan a sus vendedores para apropiarse del espacio de los ciudadanos.

Otro de los temas tratados fue la infidelidad política. Lucho Garzón hizo alusión a la sinceridad y a la autenticidad en la política, mientras que Uribe habló de políticos incoherentes, que cambian de principios según su conveniencia. Aprovechó para lanzarle una pulla a Claudia López (Alianza Verde), por su ausencia en el debate: “Aquí falta una candidata que no le ha querido dar la cara a Bogotá”, dijo.

A través de un video, López aseguró que no asistió por adelantar labores de campaña, relacionadas con la elección de los precandidatos a ediles. 

Morris, entre tanto, dijo que sí perdona la infidelidad política, refiriéndose al proceso de paz con la exguerrilla de las Farc que impulsó el expresidente Juan Manuel Santos en contra lo dicho por quien fue su jefe, el también expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez, clave en su primera elección.

Negó también que el exalcalde Gustavo Petro, de quien espera un guiño, le haya sido infiel políticamente y resaltó sus cualidades como gobernante. El escenario sirvió además para que María Andrea Nieto confesara que perdonó una infidelidad amorosa, pero resaltó la necesidad de respetar los compromisos morales y éticos.

Interrogados acerca de si son buenos vecinos, Ángela Garzón aseguró gozar de una buena convivencia y de vivir en un edificio tranquilo. Galán declaró ser tolerante frente a fiestas y rumbas en otros apartamentos de su conjunto, bajo el marco del respeto y la tolerancia. A su turno, Gómez llamó la atención con un reloj que llevó al debate y marca la hora cero hasta 2030, advirtiendo la necesidad de cambiar las dinámicas ambientales y ser mejores vecinos, pero con todo el planeta, apostando por un medio ambiente sano y con disfrute a derechos como el agua potable.

Finalmente, los candidatos confesaron a qué equipo del fútbol colombiano le hacen barra: Lucho Garzón, Millonarios; Ángela Garzón, América de Cali; Miguel Uribe, Millonarios; Luis Ernesto Gómez, Santa Fe; María Andrea Nieto, Millonarios; Carlos Fernando Galán y Hollman Morris, Santa Fe.

 

* * *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X