Bogotá

7 May 2013 - 9:02 a. m.

El 90% de las edificaciones de la Universidad Nacional están en riesgo

Su restauración costaría alrededor de $2 billones.

Santiago Valenzuela

Los 26 mil estudiantes  que circulan diariamente por la Universidad Nacional se enfrentan a un riesgo inminente: de las 129 edificaciones que se encuentran dentro de la ciudad universitaria 62 están en alto riesgo de vulnerabilidad estructural. Desde junio de 2012 la misma Universidad Nacional prendió las alarmas sobre el decaimiento de la mayoría de sus edificaciones. El único salvavidas para recuperar la institución está en manos del Congreso; este martes se decidirá en la Comisión Tercera de la Cámara de representantes si el proyecto de ley que busca inyectarle $1 billón a la Nacional sigue su curso en plenaria.

En el proyecto de ley 192 para crear la Estampilla Universidad Nacional no solo se juega el futuro de las edificaciones sino también el de un hospital universitario para la institución. De acuerdo con el rector de la Universidad Nacional, Ignacio Mantilla,  del billón de pesos que se espera recaudar  $400 mil millones estarían destinados al hospital universitario. Si se aprobara el proyecto de ley, la Clínica Santa Rosa podría salir adelante y se solucionaría, por lo menos temporalmente, el déficit de cupos para los  4000  estudiantes de medicina de la Nacional.

Mantilla ha explicado que recaudando $100 mil millones anuales se podrían solventar algunos problemas de infraestructura. Con la estampilla habría un gravamen a los contratos de obra nacionales. Si se aprobara, aquellos contratos que tengan un valor de $1.000 millones le deberán dejar a la Universidad Nacional el 0.5%. El máximo sería el 2%, para los contratos que superen los $3.000  millones.

Los representantes ponentes, Ángel Custodio Cabrera, Jaime Rodríguez Contreras y Hernando José Padaui explican en el proyecto “que para las múltiples responsabilidades y retos de la universidad estatal más importante del país el crecimiento del presupuesto destinado por el Estado es muy bajo y ampliamente insuficiente frente al crecimiento y el desarrollo de la Universidad”.  De hecho, el aporte de la Nación a la Universidad Nacional ha disminuido considerablemente. De acuerdo con el informe presentado por Cabrera, en el año 2000 la nación aportaba el 82% de los recursos de la Universidad Nacional. En 2011, la institución educativa aportaba el 43% de los recursos y la Nación el 57%.

La necesidad de actualizar la infraestructura es urgente si se tiene en cuenta que de las 152 edificaciones que tiene la Universidad Nacional 131 fueron construidas antes de la expedición de la Norma Sismorresistente (expedida en 1997). Desde el 2003, la institución ha trabajado en el reforzamiento estructural y en la actualización de redes de 7 edificios, es decir, de  tan solo el 8% del área construida. Esto ha generado, según lo expone el representante Cabrera en el proyecto de ley “casos de hacinamiento en algunas facultades, dificultad generalizada en la programación de clases, riesgo constante en la seguridad del os estudiantes, profesores, administrativos y visitantes”.

Con la aprobación de la estampilla no quedaría resuelto todo el problema de infraestructura, pues según los cálculos de la misma institución, para intervenir los 301.914 metros  cuadrados  del campus se requieren $2 billones. Para obtener el billón restante la Universidad Nacional podría recurrir a diferentes alternativas: buscar una estampilla regional (como se ha hecho ya en Manizales y Palmira), acudir a las donaciones o a la ley de honores, que permite que el gobierno le pueda asignar una partida presupuestal a la institución.

El proyecto de la estampilla pro Universidad Nacional ha hecho eco en las redes sociales. En la noche del domingo el tema fue tendencia en Twitter y personajes públicos como Clara López Obregón y el alcalde Gustavo Petro le dieron el visto bueno al proyecto de ley: “Creo que el país merece recuperar su Universidad Nacional” señaló Petro. López complementó: “Sí a la estampilla pero también presupuesto para sede San Andrés. No tiene como funcionar después de julio”.

En la actualidad, el alma máter acoge a cerca de 50.000 estudiantes de todas las regiones del país. Ofrece 94 programas de pregrado, 343 de posgrado, 38 especializaciones en el área de la salud, 907 grupos de investigación, 140 maestrías y 54 doctorados. El 39% de los doctorados graduados en el país han sido formados en la Universidad Nacional.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X