Bogotá

11 Jul 2013 - 10:11 p. m.

'El 90% de las firmas son ilegales'

La administración distrital, luego de un informe presentado por el abogado que está siguiendo el proceso de revocatoria, ha tomado la determinación de que se impugne.

Redacción Bogotá

 Ese abogado es Luis Fontalvo, quien ha acompañado durante las últimas dos semanas al equipo de grafólogos que el gobierno distrital dispuso para revisar las firmas físicas que el equipo del representante a la Cámara Miguel Gómez entregó a la Registraduría con el objetivo de revocar el mandato del alcalde Gustavo Petro.

El fallo de tutela del Tribunal Administrativo de Cundinamarca proferido el pasado 25 de junio, que le permitió al equipo de Progresistas revisar físicamente los formatos de firmas, hizo que la Registraduría pusiera a disposición del equipo de grafólogos del movimiento 162 tomos (bolsas plásticas) con 200 planillas cada uno. Esa revisión ha estado bajo la tutela de Luis Fontalvo, quien concluyó, “luego de la revisión del 45% de los tomos”, que “no se siguió la cadena de custodia”.

Resulta que, según el testimonio de Fontalvo, todas las bolsas les han sido entregadas a los grafólogos abiertas. Es decir, para el equipo de la defensa de Petro es “imposible saber si fueron añadidos folios, si fueron alterados o corregidos los entregados o si algún particular externo al proceso tuvo acceso a las firmas”. Y añade: “hemos dejado constancia de que las están entregando abiertas y las hemos devuelto cerradas, no vaya y sea que digan que nosotros contaminamos las rúbricas”.

La contaminación a la que se refiere el abogado tiene que ver con que muchas de las cerca de 357.000 firmas avaladas por la Registraduría “tienen subrayados, correcciones, repintados, rasgos de corrector”. Además, “el 90% de las aprobadas serían ‘chimbas’ o inválidas, pues tienen nombres incompletos. Algunas planillas están llenas con la misma letra o las firmas corresponden a nombres que no son los que aparecen en los datos del ciudadano”.

La impugnación que plantea la Alcaldía se sustenta también en que la Ley 134, que regula las revocatorias, dice que los datos deben ser diligenciados de puño y letra por el firmante y que deben aparecer los nombres y apellidos completos de quien une su nombre a la iniciativa revocadora. Esas precisiones no sólo están en la ley, sino en la circular 174 del 19 de diciembre de 2012 de la Registraduría, la cual advierte al equipo revocador sobre los requisitos.

La Registraduría no se ha pronunciado al respecto ni el representante Miguel Gómez, a quien este diario buscó sin que al cierre de esta edición hubiera obtenido respuesta.

Temas relacionados

Registraduría
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X