Publicidad
13 Nov 2020 - 3:11 p. m.

El Distrito será el primero en separar viviendas VIS y VIP

Con la intención de elegir parte de las mejores viviendas para los hogares más vulnerables, se firmó un decreto que le permite al Distrito tener la primera opción de separarlas para, posteriormente, entregarlas a los beneficiarios y acompañarlos en su proceso de compra.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
Mujeres cabeza de familia serán más favorecidas por este decreto.
Mujeres cabeza de familia serán más favorecidas por este decreto.
Foto: Archivo

En Bogotá, el déficit de producción de vivienda es alarmante. Según datos de Camacol, la necesidad habitacional anual en la ciudad crece, en promedio, en 61.570 unidades. En contraste, la producción promedio del sector de la construcción es de 31.171 (14.124 son VIS y 17.047, No VIS), por lo que se estima que la capital cada año registra un rezago de más de 30.300 unidades de vivienda.

Lea también: Las barreras que alejan el sueño de tener vivienda

Esto impacta negativamente a la ciudad porque no mitiga el crecimiento de factores que perjudican la calidad de vida, como el hacinamiento en las viviendas. Según el Censo Poblacional de 2018, Bogotá consolidó un 8,1 % de hogares con hacinamiento mitigable (hasta cuatro personas por habitación).

A esto se suma la construcción de viviendas informales. Según la profesora asociada e investigadora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Javeriana, Olga Lucía Ceballos, con base en las cifras que dejaron las ocupaciones ilegales monitoreadas de 2010 a 2017, las cuales registraron un incremento promedio anual de 1.622, los hogares más pobres no pueden acceder al mercado formal, el cual tampoco logra producir la cantidad de vivienda que se demanda. En suma, para las familias más vulnerables, el sueño de tener vivienda propia mediante la formalidad es casi imposible.

Le sugerimos leer: Ni la pandemia ha podido detener el alto precio de la vivienda en Bogotá

Con la intención de mitigar estas problemáticas, la Secretaría Distrital del Hábitat anunció esta mañana la entrada en vigencia de un decreto (el 213 de 2020) que le permitirá al Distrito tener la primera opción de separar las unidades de viviendas VIS y VIP cuando estas salgan al mercado.

El objetivo detrás de esto es separar parte de las mejores viviendas que se construyan en Bogotá (sobre todo las que se encuentran mejor ubicadas) para así asignarlas a hogares vulnerables que quieran comenzar el proceso de adquisición de casa propia. Mediante esta estrategia, la cual ha sido bautizada como Manual de Oferta Preferente, se espera financiar entre 6.000 y 8.000 viviendas en el cuatrienio, gracias a una inyección de recursos por $103.909 millones.

“Estas unidades irán con destino a los hogares priorizados que cumplan con los requisitos para la asignación de subsidios y que cuenten con el cierre financiero. La separación preferente aplicará hasta el 50 % de las VIP -viviendas con tope de 90 salarios mínimos- y hasta el 30 % de las VIS -viviendas con tope de 150 salarios mínimos- de un mismo proyecto y estará dirigido a los hogares vulnerables con ingresos de hasta 2 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV)”, comunicó la Secretaría de Hábitat.

En ese orden de ideas, el decreto obliga a las constructoras a informar a la secretaría, con no menos de 15 días de anticipación, las fechas de inicio de la etapa de preventas, el número de unidades VIP y VIS que tengan, las características de las mismas y demás información que le permita a esta cartera efectuar su toma de decisiones.

“Queremos capturar un porcentaje de lo que se produce en el mercado. Tener la primera opción de compra, para que cuando salgan a venta los proyectos inmobiliarios, podamos ser los primeros en decir, a mí me interesa cinco, diez o quince viviendas. Sobre esa base haremos el acompañamiento a los hogares, porque la preventa empieza sin haber iniciado la construcción, para que hagan su cierre financiero, ya que otra de las dificultades está en el acceso a la vivienda”, dijo la secretaria de Hábitat, Nayda Rangel, en su entrevista con El Espectador.

La funcionaria es consciente de que muchos de los hogares vulnerables tienen barreras para acceder al sueño de tener vivienda propia, debido a sus bajos ingresos económicos y la informalidad, que repercute en otros obstáculos como no tener caja de compensación familiar (de donde también se reciben subsidios), falta de vida crediticia y bancarización.

Para estos casos, la secretaría se comprometió a acompañar a estas familias en su proceso de ahorro, además de orientarlos en la obtención de su crédito, ya que en Colombia el Fondo Nacional del Ahorro presta a trabajadores informales.

Rangel también explicó que este decreto tiene un enfoque de género, ya que se ha demostrado que la vulnerabilidad en Bogotá afecta más a las mujeres, especialmente a aquellas que son madres cabeza de familia. Es por eso que se espera que un 60 % de estos beneficios sean asignados a ellas, mientras que otras prioridades de asignación también incluyen a víctimas del conflicto armado y población étnica vulnerable.

La secretaria recordó que, las familias que ganan menos de dos salarios mínimos tienen a su favor el beneficio de la concurrencia de subsidios, es decir, que pueden sumar los dineros que les otorga el Gobierno Nacional para la compra de vivienda, y el que les brinda las cajas de compensación familiar. Esto en muchos casos se traduce en más de lo que se necesita para pagar la cuota inicial (30 %) del apartamento o de la casa a comprar.

“Hemos entregado más de 1.700 subsidios en 2020 en concurrencia con el gobierno nacional, de esos hemos tenido la fortuna de priorizar a 1.200 madres cabeza de hogar”, mencionó

Estos son otros beneficios que ofrece el decreto:

  • A hogares conformados por mujeres cabeza de familia con ingresos de hasta 2 SMMLV, que no estén en concurrencia con subsidios otorgados por las Cajas de Compensación Familiar, podrá asignárseles un aporte de hasta treinta (30) SMMLV, calculados al momento de la solicitud de asignación ($26.334.090*).
  • • A hogares conformados por mujeres cabeza de familia con ingresos de hasta 2 SMMLV, que se encuentren en concurrencia con Subsidios otorgados por Cajas de Compensación Familiar, podrá asignárseles un aporte de hasta veinte (20) SMMLV, calculados al momento de la solicitud de asignación ($ 17.556.060*).
  • • A hogares conformados por mujeres cabeza de familia con ingresos superiores a 2 SMMLV y hasta 4 SMMLV, podrán asignárseles un aporte de hasta diez (10) SMMLV, calculados al momento de la solicitud de asignación ($ 8.778.030*)

*Valores calculados con el SMMLV de 2020

¿Cómo superar el déficit de vivienda?

Esa es una pregunta difícil de resolver, y más en época de pandemia. Según Camacol, una apuesta acertada sería habilitar más suelo para construcción en la ciudad, ya que eso no solo permitiría la edificación de más unidades de vivienda, sino que reduciría el precio de la misma.

El problema con esta propuesta expansión urbana es que distanciaría a la capital de su anhelo por convertirse en una ciudad de 15 minutos, lo cual contribuiría a la afectación de la calidad de vida pues se incrementarían los tiempos en el transporte el público, además del tráfico y la contaminación, porque más personas se verían tentadas a comprar un vehículo para llegar a sus trabajos.

Lo cierto es que, según cálculos de la Secretaría de Hábitat, Bogotá necesiará más de 1 millón de viviendas adicionales para atender la demanda que se presentaría en 2035, por lo que el Distrito, de la mano de las constructoras, deberán trabajar codo a codo, como nunca antes para atender tal escenario.

Un ejemplo de cómo esta articulación podría ofrecer buenos resultados, es la ejecución de un proyecto inmobiliario que se desarrolla en pleno corazón de Bogotá, el Nuevo San Bernardo, un complejo de apartamentos con el que se pretende ofrecer cerca de 4.000 viviendas de interés social. El año pasado se había anunciado que la preventa de estas viviendas se iniciaría hacia finales del presente año, no obstante, por el cierre de algunas actividades en la pandemia, este tiempo se ha dilatado.

En este proyecto están trabajando en conjunto la Empresa de Renovación y Desarrollo Urbano de Bogotá (ERU) con la Constructora Las Galias. Un trabajo del Distrito con actores privados que podría marcar un positivo precedente para el futuro inmobiliario de la ciudad.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

Bogotánoticias de Bogotá