Publicidad
1 Jun 2021 - 2:08 a. m.

El equilibrismo de Claudia López

No han sido semanas fáciles para el Distrito. En los últimos días, la alcaldesa Claudia López ha hecho fuertes señalamientos contra el petrismo y el uribismo, en medio del momento más complejo de su administración. Diferentes voces coinciden en que puede tratarse del momento electoral del país, pero también de una forma de desviar la atención por las dificultades que atraviesa Bogotá.
Felipe García Altamar

Felipe García Altamar

Periodista Político.
La alcaldesa señaló al petrismo de patrocinar actos vandálicos y al uribismo de haberla querido asesinar. / Óscar Pérez - El Espectador
La alcaldesa señaló al petrismo de patrocinar actos vandálicos y al uribismo de haberla querido asesinar. / Óscar Pérez - El Espectador
Foto: El Espectador - Óscar Pérez

Hay una diferencia considerable entre las palabras de Claudia López en su discurso de posesión, en enero de 2020, y las expresiones de la mandataria en los últimos días. La alcaldesa, en medio del momento más complejo de Bogotá en cuanto a salud pública y seguridad, se ha enfrascado en caldeadas discusiones con diferentes sectores políticos y hasta ha cambiado su discurso sobre las movilizaciones. Muy lejos de la recién electa mandataria que hablaba de liderar “la capital de reconciliación” y que dedicó buena parte de sus primeras palabras como alcaldesa a resaltar las marchas que iniciaron en noviembre de 2019 en Bogotá.

En ese entonces, la alcaldesa López incluso dijo que eran “parte de las mayorías que se tomaron las calles con demandas apenas elementales” y durante sus primeros días tendió puentes con todos los sectores políticos, y afirmó que en medio de las diferencias era posible confiar el uno en el otro. “De eso se trata: de construir empatía y confianza”, dijo en su momento. Pero para no ir tan lejos, hace solo unas semanas llamaba “pelao's del corazón” a los manifestantes a quienes esta semana tildó de “jóvenes radicalizados”, aclarando eso sí que eran unos pocos.

Felipe García Altamar

Por Felipe García Altamar

Bogotano. Periodista de Uninpahu. Vinculado a El Espectador desde 2014. fgarcia@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias