Bogotá

10 Oct 2015 - 12:00 a. m.

El niño de 10 años que se sabe las rutas de los alimentadores de Transmilenio

Se llama Santiago, está en cuarto de primaria y estuvo en las oficinas de Transmilenio este jueves mostrándoles a los funcionarios cuatro rutas que diseñó para los futuros alimentadores de Soacha.

Susana Noguera Montoya

 

Santiago es un niño de diez años que, cuando no está ocupado en el colegio o jugando con sus amigos, se memoriza las rutas de los buses Alimentadores del sistema Transmilenio. Ese curioso hobby empezó cuando tenía seis años y le llamaron la atención los colores que tenían los mapas del sistema. “Le pedía a mi mamá que me llevara a los portales y miraba los mapas. Luego llegaba a la casa y los dibujaba. Me demoré como tres meses aprendiéndome todas las rutas y paraderos de los alimentadores”.

Al niño le gusta mantenerse actualizado sobre los cambios que tengan las rutas para decirle a su mamá qué buses le sirve para llegar a su destino. Se da cuenta rápidamente si algún bus modificó su recorrido. “Él no memoriza para alardear frente a sus amigos. Nunca les cuenta todo lo que sabe de memoria. Lo hace por que le gusta”, cuenta Ana Guevara, su mamá.

Esto no es lo primero que el niño memoriza. Su mamá, cuenta que cuando tenía dos años se aprendió la localización de todos los bancos que quedaban cerca de donde vivían. Luego, cuando entró a primaria, le pidió un atlas. La profesora le aconsejó a Ana que le comprara un mapa de Colombia, algo más apropiado para su edad, pero, viendo la insistencia de su hijo, le compró el libro y él se aprendió todos los países del mundo con sus respectivas capitales. “La profesora se reía porque él salía a recreo con su atlas bajo el brazo”, cuenta Ana.

La prodigiosa memoria de Santiago no se contentó con memorizar cada ruta de los alimentadores de la ciudad. Hace poco entró a Google Maps y observó que en Soacha, aunque ya hay Transmilenio, aún no se presta el servicio de buses alimentadores. “Hay barrios donde vive mucha gente pero no llegan los buses así que diseñé cuatro rutas que pasaran por esos lugares y se las llevé al ingeniero Nicolás Cortés (quien trabaja en Transmilenio) por si las necesitaba”. Esa visita ocurrió este jueves, cuando el niño fue con su mamá a las oficinas de la empresa de transporte masivo en la calle 26.

El ingeniero guió a Santiago para que realizara los cálculos de la longitud de cada ruta, el tiempo que se demoraría un bus en recorrerla, la demanda que tendría, el intervalo entre buses para poder suplir la demanda y otros detalles. Santiago cuenta que no se le dificultó entender los cálculos porque le encantan las matemáticas.

Cuando le preguntan al niño qué quiere ser cuando grande dice está decidiendo entre arquitecto e ingeniero civil.

Una de las rutas que propuso Santiago fue la de Ciudad Verde, la ciudadela de vivienda social que el Gobierno construyó en el municipio. Transmilenio recibió los datos y diseños que Santiago entregó y es posible que tengan en cuenta algo de ello para el futuro servicio de alimentadores que tanto han reclamado los habitantes de Soacha.

 

 

 

Temas relacionados

TransmilenioSoacha
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X