Bogotá

15 Apr 2016 - 4:01 a. m.

El predial debe ser menor para los que pagan un crédito hipotecario en Bogotá

Es lo que piensan Thomas Piketty y algunos académicos colombianos. Para ellos, los ciudadanos que estén pagando este tipo de deudas no pueden pagar impuestos como si fueran grandes hacendados.

Camilo Vega Barbosa

Este viernes vence el plazo para pagar el impuesto predial con el 10 % de descuento. Aunque se ha debatido mucho sobre los incrementos de este año (para algunos, exagerados), hay un grupo que parece olvidado en esta coyuntura: los ciudadanos que están pagando un crédito hipotecario, quienes, pese a estar haciendo un esfuerzo para no atrasarse en los cuotas, también deben hacer frente al impuesto a la propiedad. Lo curioso es que, a pesar de ser el grupo de la sociedad con el que el Gobierno espera jalonar la economía, no tendrán ninguna prerrogativa a la hora de pagar este impuesto. Ante esta situación, hay expertos, como el economista francés Thomas Piketty, que consideran que estos ciudadanos deberían tener un trato especial.

Aunque las tarifas pueden variar y en algunas partes se aplican subvenciones, la metodología para calcular el predial es igual en Bogotá que en las demás capitales del mundo: se cobra un porcentaje del avalúo del inmueble. Debido a que este tipo de impuestos se incluyen en las discusiones de desigualdad, Piketty llegó al debate en 2014, en pleno furor de su libro El capital en el siglo XXI. Para el académico, la forma como se cobra el predial no es la adecuada, incluso la califica de injusta, puesto que en muchos casos el valor de las propiedades no refleja la riqueza del propietario. Por esto propone que los gobiernos deben aplicar este impuesto cobrando tarifas diferenciadas a los propietarios que tengan créditos hipotecarios y a los que ya pagaron su casa.

“Una persona que tenga una casa que valga 400.000 euros, pero tiene una hipoteca por 390.000 euros, no es realmente rica. La riqueza neta de este ciudadano es de tan sólo 10.000 euros, y eso considerando que debe pagar los intereses tal como si estuviera pagando arriendo. Por esto no tiene sentido que deba pagar un impuesto de la misma forma que alguien que heredó el capital suficiente para comprar una propiedad igual sin tener que endeudarse”, explicó Piketty al diario The Irish Times.

El profesor Samuel Jaramillo, de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, apoya la propuesta de Piketty de darles subvenciones en el predial a aquellos que estén pagando los créditos hipotecarios. Asimismo advierte que existe otro subgrupo oprimido por el yugo de los impuestos: el arrendador. Indica que “todavía existe esa percepción medieval de que los arrendadores son los malos, cuando en realidad son los que prestan un servicio vital para la sociedad. En Bogotá, cerca de la mitad de los ciudadanos viven bajo arriendo, por lo que sin ellos la ciudad tendría un déficit de vivienda tremendo”.

Además, “en muchos casos el arrendador es de la misma clase socioeconómica que el arrendatario. Y el tema que parece obviar la Secretaría de Hacienda de Bogotá es que los arriendos han subido mucho menos que el valor de los inmuebles. Por esto, el predial que pagan cada año les puede representar el equivalente a tres cánones de arrendamiento. El problema es que, si siguen presionando vía impuestos a este subgrupo, se podría perjudicar el servicio de vivienda que brindan a la ciudad, una situación que se dio en algunos países de Europa”.

La Secretaría de Hacienda de Bogotá no da subvenciones a los contribuyentes que tengan crédito hipotecario, sólo cobra diferentes tarifas dependiendo del estrato y aplica el ajuste por equidad para hacer menos brusco los incrementos del predial. Sin embargo, existen auxilios en algunas capitales del mundo que el Distrito podría tomar en consideración. Por ejemplo, en Londres se paga la mitad del predial si el inmueble está desocupado. Y con respecto al caso de los arrendadores, del que advierte Jaramillo, en París se están dando subsidios a las personas que piensen comprar una casa con el propósito de arrendarla.

Los incrementos del tributo a las propiedades en 2016 provocaron protestas en algunos barrios de la capital, como Salitre, donde subió 24 %. La situación llevó a concejales como Andrés Forero y Manuel Sarmiento a hacer un llamado a la Alcaldía para prorrogar el pago con descuento hasta junio, pero la propuesta parece no haber sido escuchada.

Del Distrito sólo se sabe que estructura un proyecto de acuerdo con el que busca autorización para que el predial se pueda pagar en cuotas mensuales, iniciativa que, de ser aprobada, se aplicaría a partir del próximo año. Y aunque vale resaltar que todas las iniciativas que alivien el pago de este impuesto son bienvenidas, falta un debate más profundo sobre todas las variables que afectan a los ciudadanos a la hora de pagar el impuesto predial.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X