Bogotá

11 Feb 2011 - 10:00 p. m.

El trueque sobrevive en Usme

Contrario al imaginario común, no toda Bogotá es urbana. En el 65% del Distrito perduran costumbres campesinas e indígenas que El Espectador recrea.

Daniel Salgar Antolínez

A ritmo de carranga comenzó el trueque en el colegio La Mayoría, ubicado en la vereda Las Margaritas, localidad de Usme, con la participación de 150 estudiantes de otras cuatro instituciones educativas de las veredas La Unión, Chisacá, Las Mercedes y Los Andes. Con el apoyo de profesores, padres de familia y representantes de la Secretaría de Gobierno, Personería Distrital y alcaldía local, se intercambiaron productos alimenticios de la región y artículos urbanos como morrales, útiles escolares y zapatos que aportó la administración distrital. Aquel 3 de febrero, más de un usmeño salió de su casa con un bulto de papas y volvió con zapatos nuevos.

El tiplista del grupo Armonía Carranguera expresó enérgicamente su agradecimiento con el ‘municipio’ de Usme. Error común de los bogotanos, quienes desconocen que el 65% del Distrito es territorio rural que, además de proveer alimentos a la ciudad, le sirve de soporte ambiental porque tiene ecosistemas estratégicos para limpiar el aire, páramos que sirven de recarga acuífera y quebradas que se dirigen hacia ella. En el caso de Usme, que es la segunda localidad con el mayor territorio rural después de Sumapaz (localidad que tiene el páramo más grande del planeta) y la de mayor población campesina (100.400) en la ciudad, el vínculo más fuerte con el área urbana consiste en actividades sociales como los trueques que allí se realizan.

El trueque se ha conservado a través de la historia por iniciativa de la comunidad y últimamente con apoyo de entidades distritales. En los restos arqueológicos hallados en Usme se han visto collares hechos con maderas del Chocó y con dientes de animales de la costa. Según Juan Carlos Sánchez, director de la Unidad Local de Asistencia Técnica Agropecuaria (Ulata) del sector, esto implica que los Sutagaos, indígenas que habitaban la zona antes de la colonia, viajaban hasta otras regiones del país llevando sus productos y volvían con cosas de otras tierras, o que indígenas de afuera traían productos y, a falta de moneda, hacían trueque.

Aunque en principio fue comercial, el trueque ha devenido como un ejercicio en el que lo importante no es reemplazar transacciones económicas, sino mantener la conectividad entre grupos sociales. “Hemos hecho trueques con campesinos de las veredas altas del Meta y siempre llega gente de la parte urbana de Bogotá. La comunidad designa ‘custodios del trueque’, encargados de establecer criterios para un intercambio justo. Si un niño trae un curí, que es un animal que vale $20 mil, y otro trae un atado de cilantro, que vale $3.000, el custodio puede pedir que se agregue un queso al cilantro para equilibrar el trueque. Pero si el niño del curí está conforme sólo con el cilantro, pues se hace el intercambio. No hay reglamentación rígida, es un ejercicio espontáneo y lo importante es que la gente se conozca”, aseguró Juan Carlos.

Además de unir a la comunidad, en el trueque se muestra la diversa producción agrícola de Usme. Luz Marina Carranza, habitante de la vereda Los Andes, trajo de su finca productos como papa R-12, papa criolla, queso, leche y mantequilla, que intercambió por huevos, miel de abejas, cubios, cebolla y habas que trajeron habitantes de la vereda La Unión. En las 14 veredas de la localidad se produce ganadería con doble propósito (carne y leche), papa industrial (R-12) y común (parda pastusa, sabanera y criolla), en las veredas de la parte alta se producen hortalizas, arveja, habas, y en la parte baja se dan peros y manzanos.

Se truequean, por tanto, cantidades de productos en esta localidad que, como lo afirma el director de la Ulata, es la más representativa económica y ecosistémicamente dentro del 65% del territorio rural del Distrito y planea incrementar su producción y calidad de la misma, mediante programas de recuperación de semillas nativas, soberanía alimentaria, manejo adecuado de producción de leche, restauración de ecosistemas y conservación ambiental.

La próxima jornada de trueque interlocal se iniciará mañana a las 10:00 a.m. en la escuela de la vereda Olarte, ubicada a 10 minutos de Usme Pueblo. 

 

Temas relacionados

Usme
Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X