Publicidad
29 Jul 2020 - 10:25 p. m.

Empresas cerradas por la cuarentena pueden movilizarse para vender en línea

Propietarios y trabajadores pueden ir al establecimiento comercial, o a sus bodegas, para recoger los productos que se vendan de forma virtual. Aquí los requisitos que se deben cumplir para evitar sanciones.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
La falta de bancarización y el miedo a ser estafado siguen siendo obstáculos para el comercio en línea.
La falta de bancarización y el miedo a ser estafado siguen siendo obstáculos para el comercio en línea.
Foto: Jorge Londoño

La cuarentena por localidades ha sido la estrategia que ha implementado la administración de Claudia López para sobrellevar la crisis económica y de salud por la que, actualmente, atraviesa Bogotá producto del COVID-19. Por lo pronto la medida aplica para Bosa, Antonio Nariño, Kennedy, Puente Aranda y Fontibón, territorios que deberán permanecer en el más estricto confinamiento, hasta el 6 de agosto.

Si bien con esta medida se busca mitigar el número de contagios, también es cierto que implica un severo costo económico para los negocios que, a pesar de tener el permiso de reactivación, tuvieron que cerrar sus puertas, nuevamente. Solamente los comercios de primera necesidad, como venta de alimentos y farmacias, tienen el aval del Distrito para atender durante esta restricción. No obstante, existe una excepción a la norma a la cual se pueden acoger para sobrellevar esta cuarentena focalizada.

Se trata del permiso que tienen las empresas reactivadas para movilizarse y adelantar la logística relacionada al comercio en línea de sus productos. Según el director regional de Fenalco, Juan Esteban Orrego, esto se logró gracias a la petición de la federación porque quedara consignada esta ayuda en el decreto. En entrevista con El Espectador, la secretaría de Desarrollo Económico, Carolina Durán, explicó que se requiere que los propietarios o empleados porten el certificado de reactivación al momento de movilizarse.

Otro requisito es que las empresas realicen estas diligencias en el horario que le fue asignado para su operación. La mayoría de los comercios tiene permiso de adelantar sus labores desde las doce del mediodía y hasta las 11:59 de la noche. Según el más reciente informe de la Secretaría de Desarrollo Económico, en Bogotá ya se han reactivado más de 92.500 empresas, de las cuales, la mayor parte se agrupan en el sector Comercio. Por otro lado, las localidades que más concentran este tipo de negocios son Los Mártires (6.283), Barrios Unidos (4.327) y Santa Fe (3.842).

Durán además explicó que esto no se traduce en un permiso para abrir toda la tienda o atender al público a puerta cerrada. También detalló que todavía avanzan con las reactivaciones, por lo que los establecimientos que aún no hayan hecho la solicitud lo pueden hacer para que se les entregue el permiso correspondiente.

El reto de vender en línea

La Cámara Colombiana de Comercio Electrónico reportó que, en el segundo día sin IVA, hubo un crecimiento del 30,36 % en el número de transacciones con respecto al 19 de junio (primer día sin IVA), así como en el valor de las ventas (26,51 %). Este último indicador tuvo un crecimiento del 353 % si se le compara con un día promedio. Las categorías que registraron un mayor incremento en su demanda fueron Hogar (1.268 %), Tecnología (1.008 %), Retail (880 %), Moda y Belleza (880 %) y Vehículos (483 %).

Sin embargo, según datos aportados por Fenalco Bogotá - Cundinamarca, esta bonanza habría sido temporal y aprovechada, principalmente, por los grandes comercios. Un panorama más amplio del comportamiento del comercio electrónico durante la cuarentena muestra que el 60 % de los comerciantes está buscando implementar, o ya ha implementado, canales de comercialización. De ese porcentaje el 20 % ya adoptó ventas en plataformas a domicilio, el 70 % a través de páginas web o redes sociales y, el 10 %, han contratado domiciliarios.

El complejo panorama por el que atraviesan los comerciantes se devela cuando se conoce que, para el 84 % de estos, el número de ventas mediadas por canales virtuales está por debajo del 25 % a lo que acostumbran comercializar en sus establecimientos físicos. Solo para un 5 % las ventas alcanzan superar el 75 %. “Eso significa que sí, hay ventas, pero siguen siendo muy precarias”, comenta Orrego.Para él, este escenario se presenta por distintos retos. El primero es que no todo el mundo tiene la cultura de hacer compras por internet, ya que hay personas que no se encuentran bancarizadas y, por lo tanto, no pueden usar tarjetas de crédito o débito (mediante pagos por PSE). A esto se suma el temor a ser estafado y a recibir un producto que no pidió o que no cumple con las expectativas. Pero también está la que sería la reina de las culpables del descenso en las ventas y es la disminución en el consumo producto de la crisis económica del país y el mercado internacional.

Para mitigar esta afectación, el Distrito trabaja en capacitar a los comerciantes formales en el uso de plataformas de comercio electrónico, como lo es Mercado Libre. Esto se refleja, por ejemplo, en Mi Bogotá Week, una iniciativa de la Secretaría de Desarrollo Económico que busca apoyar a las pequeñas empresas de la ciudad por medio de ferias virtuales en las que pueden promocionar sus productos. También está Mi Bogotá Móvil, que es una camioneta que viaja por la ciudad para que, con cita previa, los empresarios puedan subirse con sus productos al vehículo para que estos sean fotografiados, con equipo y personal profesional, para fortalecer su exhibición en internet.

Si bien es cierto que la economía no pasa por su mejor momento, y que muchas empresas han tenido que cerrar por lo insostenible que se ha vuelto la situación, expertos aseguran que esta cuarentena no pasará sin dejar algo positivo para las empresas de la ciudad, y es el fortalecimiento de sus habilidades y conocimientos en comercio electrónico.

Síguenos en Google Noticias