Publicidad
18 May 2022 - 2:00 a. m.

Entre denuncias y recusaciones, Concejo eligió a Julián Ruiz como contralor de Bogotá

Antes de la elección, varios concejales hablaron de ilegalidad en el trámite y otros seis votaron en blanco. Ruiz reemplazará a José Enrique García, quien estaba en el cargo interinamente.
La votación terminó con 29 votos por Julián Mauricio Ruiz y 6 en blanco.
La votación terminó con 29 votos por Julián Mauricio Ruiz y 6 en blanco.

“Yo he aprendido a hacer caso en los últimos años”, dijo con sonrisa socarrona el concejal Venus Albeiro Silva -del Partido Liberal, pero con calado pasado en el Polo Democrático- cuando anunció y explicó su voto por el ternado y ahora posesionado contralor de Bogotá, Julián Mauricio Ruiz Rodríguez. Esta explicación no pedida, que recordó entre sus colegas cuando fue expulsado del Polo en 2017 por salvar la ponencia del Plan de Desarrollo del exalcalde Enrique Peñalosa, mostró una tendencia en los concejales de todos los partidos, que le dieron el voto de confianza al nuevo jefe del ente de control.

Ruiz fue elegido ayer luego de una votación que estuvo demorada, primero por las cuatro recusaciones que llegaron a la Secretaría del Concejo a primera hora del martes, y luego por la retirada de dos cabildantes, que señalaron una presunta violación al reglamento de la corporación. Aun así, la votación se llevó a cabo y Ruiz -como estaba previsto- ganó con 29 votos a favor y seis en blanco.

En contexto: Próximo contralor de Bogotá: ¿una elección que está definida en el Concejo?

Algunos de los concejales que votaron por él fueron Samir Abisambra, Germán García y Venus Albeiro Silva, del Partido Liberal; Álvaro Argote y Celio Nieves, del Polo; Lucía Bastidas y Julián Rodríguez, de la Alianza Verde; Gloria Díaz, del Partido Conservador, y Rolando González, de Cambio Radical. Entretanto, Marisol Gómez (Nuevo Liberalismo), Manuel Sarmiento (Dignidad), Ana Teresa Bernal y Ati Quigua (Colombia Humana) votaron en blanco.

Por su parte, los cabildantes Carlos Carillo (Polo) y Diego Cancino (Verde) se retiraron de la Plenaria. “El Concejo se sigue repartiendo el botín burocrático de la Contraloría de Bogotá. Violando el artículo 100 del reglamento, van a coronar al contralor de Felipe Córdoba (contralor general)”, dijo Carrillo, mientras que Cancino afirmó: “Este proceso ha tenido bastantes irregularidades y está cargado de una serie de críticas, que no han sido aclaradas ni en este recinto ni a nivel público”.

¿Quién es el nuevo contralor?

Julián Mauricio Ruiz Rodríguez, al iniciar la convocatoria para la elección, era vicecontralor general de la República y exdirector jurídico de esa entidad, como subalterno de Felipe Córdoba. De hecho, en algunas resoluciones firmó como contralor general encargado. Es abogado y especialista en derecho administrativo de la U. Nacional y magíster en derecho público de la U. Externado. Su puntaje en la prueba de conocimientos fue la más alta: 96 sobre 100. De hecho, su paso por la Contraloría General -al igual que los otros dos ternados, Sandra Bohórquez González y Luis Bueno González- fue lo que más resistencia generó.

Lea: Concejo de Bogotá eligió a Julián Mauricio Ruiz como nuevo contralor distrital.

“Conflictos de intereses”, en esas palabras se resumen los motivos para que su elección, en la entidad que vigila la ejecución de recursos del Distrito, generara detractores y denuncias alrededor del proceso, que se inició a finales de marzo con la prueba de conocimiento. Entre las quejas estaba, por ejemplo, que en calidad de director de la oficina jurídica de la Contraloría General, haya revisado y aprobado en 2019 y 2021 las resoluciones que fijaban los términos de las convocatorias públicas de selección de contralores municipales y departamentales.

Esto se traduce en que, como servidor público, aprobó los lineamientos con los que se evaluó un proceso de selección (reglas, ponderación de pruebas y criterios de puntuación para experiencia, educación, actividad docente y producción de obras) en el que participó y resultó electo. A pesar de esto, el Departamento Administrativo de la Función Pública indicó en una respuesta al entonces candidato que “no se observaban elementos del conflicto de interés en el servidor referido”.

Le puede interesar: Demanda contra el POT Bogotá: “Distrito confía que los jueces actuarán en derecho”.

Otro de los reparos fue que los ocho concejales que fueron recusados, por no haberse declarado impedidos para votar, tienen familiares que tuvieron o tienen un vínculo laboral en la Contraloría General, cuyo titular era el jefe directo de Ruiz. Como el caso de José Onzaga Niño, hermano del concejal de la Alianza Verde, Andrés Onzaga Niño, quien fue nombrado contralor delegado para el Sector Tecnologías de la Información y Comunicaciones por el propio Julián Ruiz, en calidad de contralor general encargado. “Cualquiera de los tres ternados viene de ser subalterno del contralor general, Felipe Córdoba (...). Varios concejales tienen familiares en la Contraloría General en cargos de libre nombramiento y remoción o son contratistas, es decir, no son empleados de carrera”, dijo al respecto la concejal Marisol Gómez.

Lo concreto es que Julián Ruiz será el nuevo encargado de vigilar el presupuesto y la gestión fiscal del Distrito, así como de los particulares que manejen fondos o bienes públicos, y tendrá el reto de demostrar si su puesto se debió a un acuerdo político o si sus acciones hablarán por él. “La prevención es lo fundamental en el control fiscal, sin dejar de lado que tendremos la mano dura para castigar a los responsables de cualquier menoscabo o pérdida de recursos de los bogotanos”, resaltó Ruiz como recién posesionado contralor de Bogotá.

Síguenos en Google Noticias