16 Jan 2020 - 6:03 p. m.

Esmad será el último recurso en caso de disturbios durante protestas en Bogotá

La alcaldesa Claudia López presentó un nuevo protocolo para el acompañamiento de las manifestaciones que se retoman a partir del 21 de enero. Antes de la intervención del escuadrón antidisturbios habrá cuatro pasos y se evitará a toda costa que vandalicen Transmilenio y otras infraestructuras públicas.

-Redacción Bogotá - bogota@elespectador.com

En Bogotá habrá un nuevo protocolo para el acompañamiento y atención de las marchas. A propósito de las movilizaciones convocadas para el próximo 21 de enero, en el marco del paro nacional que inició en noviembre del año pasado, la alcaldesa Claudia López presentó unas nuevas reglas de juego para la protesta social en la capital. La mandataria, quien hizo presencia en la Plaza de Bolívar durante la jornada inicial del paro, aseguró que el nuevo protocolo contiene los más altos estándares de garantía de los Derechos Humanos.

Uno de los anuncios más importantes que hizo este jueves la mandataria tiene que ver con el cambio de rol que tendrán los miembros del Esmad durante las protestas. Durante la anterior administración, este escuadrón antidisturbios era el que encabezaba y curstodiaba las marchas, pero ahora solo aparecerá como último recurso, luego de cuatro pasos. 

Para el primer paso de esa cadena que busca garantizar una protesta pacífica, la alcaldesa invitó a los manifestantes a respaldar una acción de sanción social contra quienes usen la violencia durante las marchas, en la que estarán 100 madres gestoras de paz, que son mamás de algunos miembros del Esmad y jóvenes manifestantes. "Ellas lo único que quieren es que ver regresar a sus hijos sanos a casa. Ellas nos ayudarán, como gestoras de convivencia, a cuidar a nuestros hijos y a cuidarnos entre todos", indicó López.

Si la sanción social no es suficiente, entrará a mediar el acompañamiento de organismos de control como la Personería y la Veeduría, las comisiones de verificación y las organizaciones de defensores de derechos humanos. Si nada de esto es suficiente, procederá a intervenir la Policía, mediante miembros de su fuerza disponible, que estarán equipados con un escudo y un bastón. Pese a que su indumentaria es similar a la del Esmad, estos uniformados no utilizarán bombas aturdidoras ni gases de dispersión. 

Sólo como último recurso intervendrían los miembros del Esmad, quienes no estarán en las calles y tampoco contarán con las escopetas calibre 12, que fue el arma con la que se produjo la herida de muerte a Dilan Cruz. Al menos esa es la idea del Distrito, que apoyó la solicitud de la Procuraduría de suspender el uso de estas armas, pues para el Distrito representan un peligro para la comunidad.

“Una marcha no es un problema de orden público, es una manifestación democrática que debemos respetar y garantizar, no queremos que haya estigmatización a la protesta social, debemos confiar en nosotros y en que podemos expresarnos libremente sin dañar al otro”, aseguró la alcaldesa.

El veedor distrital, Guillermo Rivera, por su parte pidió a los secretarios de Seguridad, Hugo Acero, y de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, que hagan valer los protocolos para garantizar el carácter fundamental del derecho a la protesta.

El veedor invitó a ambos secretarios a coordinar las acciones para garantizar la protesta pacífica e hizo referencia a un decreto del Distrito y una resolución del Ministerio del Interior que, según explicó, "recogen los estándares internacionales y nacionales, en especial las líneas jurisprudenciales de la Corte Constitucional y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para el respeto de los derechos, tanto de quienes participan en la protesta pacífica como de quienes no lo hacen".

En este sentido, otros de los cambios que anunció la alcaldesa López fue que la mediación de la movilización no estará en cabeza de la Secretaría de Seguridad, como ocurría antes, sino en manos de la Secretaría de Gobierno, que será la responsable del dialogo social y estará encargada de coordinar la respuesta del Distrito a marchas. El protocolo también incluye a a la Secretaría de Cultura, que promoverá acciones de arte y cultura ciudadana, y a la Secretaría de la Mujer, que tendrá a su cargo la protección especial de los derechos de las manifestantes y policías. El rol ahora secundario de la Secretaría de Seguridad será garantizar los protocolos de Derechos Humanos establecidos para la Fuerza Pública. 

En este sentido, el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, afirmó que “la protesta social no la vemos como un problema de orden público la entendemos como una dinámica cultural y democrática, vamos a apoyar las solicitudes que presenten los marchantes para que empecemos a confiar en nosotros y los otros”.

Además de estas decisiones, la alcaldesa anunció que van a proteger la infraestructura del Transmilenio (TM) y todo el patrimonio público y privado. En este sentido, López manifestó el derecho a la protesta social no puede afectar la seguridad e integridad de los ciudadanos que no saldrán a las calles. Reiteró que protegerá la infraestructura del sistema que moviliza a los bogotanos e invitó a los manifestantes a conformar un escudo de sanción social contra quienes usen la violencia o atenten contra el patrimonio de la ciudad.

Por último, indicó que los nuevos protocolos contemplan cero tolerancia con el uso abusivo de la fuerza por parte de las autoridades, y afirmó que hará un seguimiento especial a las denuncias de presunto abuso de autoridad que reciban en el transcurso de las movilizaciones.

Aún no se conocen los recorridos de la  manifestación y lo único claro es que en  principio se realizará para rechazar el asesinato de líderes sociales en todo el país.

Comparte: