Bogotá

28 Sep 2020 - 2:40 p. m.

Espacios cerrados y acercamientos: los riesgos de la reapertura de los sitios de culto en Bogotá

Además de ser lugares cerrados, los sitios de culto se caracterizan por los cantos y el acercamiento entre las personas, lo que, para un experto en salud, es un riesgo frente al COVID-19. Sin embargo, que los templos reabran de manera segura no es una misión imposible: todo depende del cumplimiento de los protocolos.

Los sitios de culto por fin tuvieron el permiso que venían pidiendo desde julio, para reactivarse. Y pese a que las iglesias han asegurado contar con los protocolos para que su reapertura sea segura, es vital que estos protocolos se cumplan al pie de la letra, pues se trata de lugares cerrados en los que se corre un mayor riesgo de contagio por COVID-19.

Cuando comenzó la “nueva realidad” en Bogotá, la alcaldesa Claudia López no había dado luz verde a la apertura de los sitios de culto, pese a las reiteradas solicitudes que hacían algunos líderes religiosos. “Conversamos con las iglesias y con diferentes cultos. Ellos tienen el propósito de volver a abrir, pero entienden que las iglesias son sitios cerrados y usualmente poco ventilados”, explicó la mandataria en ese momento.

Y el que se les haya dado el camino libre para abrir los templos no significa que el riesgo sea menor. Así lo asegura Luis Jorge Hernández, experto en salud pública de la Universidad de Los Andes. “¿Cuáles son los riesgos de reabrir los sitios de culto?, que las personas puede que no conserven la distancia física. Además, estas deben cantar, hablar y todo esto produce liberación del virus”, explicó y agregó que, si bien el uso del tapabocas, el constante lavado de manos y el distanciamiento social son medidas de prevención, estas no son suficientes para garantizar que no haya contagios.

“Es que inclusive hay más riesgo en los sitios de culto que en el transporte masivo. Por ejemplo, en Transmilenio la persona va en silencio y conserva el distanciamiento. En un centro de culto no. Por eso es tan necesario conservar medidas estrictas de distancia física y disminuir, en la medida de lo posible, ese contacto al hablar”, explicó Hernández.

Pero, como lo asegura Édgar Castaño, presidente de la Confederación Evangélica de Colombia (Cedecol), una de las características de los sitios de culto, es el acercamiento entre las personas. “Nosotros somos por naturaleza personas de cercanía, de amistad, de abrazos, de risas, de celebración, de música y pues claro, cuando tenemos protocolos con los que no nos podemos saludar ni dar la mano, nos da muy duro”, explica.

Pero Castaño asegura que entiende la situación y que es precisamente por eso que es consciente de la importancia de aplicar los protocolos dictados por el Ministerio de Salud y la Alcaldía de Bogotá, por lo que asevera que dichos lineamientos serán aplicados al pie de la letra.

Y para Hernández, evitar que se presenten casos en los sitios de cultos no es una misión imposible “Las iglesias pueden abrir, igual que los gimnasios, siempre y cuando sepan cómo van a controlar el tema de que sea un espacio cerrado, que no haya contacto de ninguna forma. Todo está en el cumplimiento de los protocolos”, aseguró.

Además, aclaró que dichos protocolos debían contemplar medidas, no solo para los asistentes, sino también para las personas que trabajan en los sitios de culto. De igual forma, tener planes de actuación en caso de que una persona presente una temperatura muy alta o cualquier otro síntoma de alerta.

Estos son los lineamientos que tendrán que seguir las iglesias, los cuales fueron anunciados por la Secretaría de Gobierno:

1. Capacitar a todo el personal que tendrá responsabilidades en las celebraciones religiosas, en las medidas de bioseguridad e identificación de síntomas de gripa y puntuales del virus.

2. Desinfectar las instalaciones en donde se adelantará el culto religioso antes de permitir el ingreso de los feligreses y permitir la desinfección de manos y calzado al ingreso.

3. Demarcar los puntos de ubicación de la silletería en alternancia (una sí y una no), tanto en el piso como en las bancas o sillas, y respetar el distanciamiento de dos metros entre persona y persona. Además, los creyentes deben permanecer sentados durante la ceremonia.

4. Garantizar la ventilación de los lugares de culto, manteniendo puertas y ventanas abiertas.

5. Disponer de un dispositivo de medición de temperatura para medirla a cada persona que ingresa al recinto. No se permitirá el ingreso de personas que tengan fiebre mayor o igual a 38 grados centígrados o tos.

6. Utilizar permanentemente el tapabocas durante todas las etapas de la celebración cubriendo nariz y boca.

7. Permanecer en el mismo lugar desde el inicio hasta finalizar la reunión.

8. No saludar de mano, ni dar besos ni abrazos.

9. El uso de guantes será de carácter obligatorio para quienes abren las puertas y orientan a los fieles para que se ubiquen en los lugares señalados

10. Cada sitio de culto deberá comunicarles a sus visitantes los horarios y días en que se llevarán a cabo las reuniones, así como recordar las medidas de seguridad para poder asistir.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X