9 Jun 2020 - 5:10 p. m.

ETB: le quitaron el aviso de “se vende”, para ser pilar tecnológico de la capital

La Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) es una de las compañías más antiguas del país, al haber sido fundada en agosto de 1884 (ocho años después de haberse patentado el teléfono). Como dato curioso, por esos mismos años se promovió el alcantarillado del centro de la ciudad, se estableció la actual nomenclatura de las calles y se inauguró el Teatro Colón.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista

Aunque en los últimos años fue epicentro de una larga batalla alrededor de la idea de privatizarla, lo que pocos conocen es que esta compañía ya fue privada una vez y volvió a manos del Distrito. Fue en 1912, cuando la compró General Electric. Luego, en diciembre de 1940, esta volvió a ser pública. Para entonces contaba con 8.649 teléfonos.

De ahí en adelante la ETB ha venido consolidando varios hitos, como la automatización de su operación (1948), la instalación del primer teléfono público monedero (1968), su conversión en empresa nacional (1998), la instalación de la red de fibra óptica en la ciudad (2013) y el lanzamiento del servicio de TV digital interactiva (2014). Bajo la administración de Claudia López se espera que su evolución no pare, ya que en el Plan de Desarrollo (PDD) la perfilaron como pilar tecnológico, con características de la industria 4.0, para Bogotá.

Esta reescritura de su historia sucedió en los últimos meses, ya que en 2019 el futuro que se contemplaba desde la administración de Enrique Peñalosa era claro: venderla. En entrevista con El Espectador, la entonces secretaria de Hacienda, Beatriz Arbeláez, dijo días antes de finalizar el mandato: “Con el alcalde estamos convencidos de que la ETB no puede competir en manos del sector público, porque hay muchas empresas y su valor disminuye cada día, pese a la buena gestión de su presidente, Jorge Castellanos. Lo cierto es que no genera rentabilidad. Hoy tiene un activo importante, la fibra óptica, que queremos potenciar antes de que las otras empresas tengan sus redes, pero para la ciudad es mejor vender que tener cupo de endeudamiento, que fue lo que hicimos”.

No obstante, con el nuevo enfoque que le da López, su futuro parece otro. Se espera que contribuya a la capital de dos formas: la primera es la que establece el Artículo 146 del Plan de Desarrollo, que crea la Agencia de Analítica de Datos del Distrito, que será liderada por la ETB y tendrá como propósito hacer de Bogotá una “ciudad inteligente”, gracias a la integración de tecnologías como big data y analítica de datos, para mejorar la toma de decisiones y la predicción de escenarios futuros. La segunda, según el Artículo 57 del PDD, es tener asiento en la Comisión Distrital de Transformación Digital, para que asesore la formulación e implementación de las iniciativas para construir “la Bogotá del futuro”.

Sergio González, nuevo presidente de la ETB, es un convencido del potencial de la compañía. “Esta es la empresa de telecomunicaciones que tiene la mejor red de infraestructura en Bogotá. Entendiendo eso y con la idea de que la capital sea una ciudad del futuro e inteligente, se decidió que ETB lidere la Agencia de Analítica de Datos del Distrito”, dijo el directivo, quien agregó que con esto la urbe se suma a la tendencia que han ido adoptando las grandes ciudades del mundo.

Por lo pronto la ETB arranca 2020 con buenas noticias, ya que ha registrado un aumento (del 8 %) en el número de clientes en servicios de fibra óptica (como internet de banda ancha y televisión) durante el primer trimestre del año, al alcanzar los 395.000.

En la mente de González también está el propiciar la evolución de esta empresa, de la cual asegura que puede sostenerse sola y hasta aspirar a hacer inversiones para mantenerse al día, en un mercado en que compite con grandes compañías como Tigo, Claro y Movistar. Parte de estos proyectos es adoptar la red 5G y para ello anunció que esperan realizar pruebas piloto en el corto plazo. Todo depende de la respuesta de aprobación que les dé el Ministerio de las TIC.

La ETB en cifras

El reporte financiero de la ETB muestra que sus ingresos en 2019 fueron de $1,52 billones, lo que evidencia un crecimiento si se compara con la cifra de $1,46 billones que consolidó en 2018. El último año la empresa también registró un incremento en su patrimonio, al pasar de $1,89 billones a $2,02 billones.

No obstante, al analizar el comportamiento del ebitda —indicador clave para los inversionistas—, se evidenció una disminución del 10 % al comparar el primer trimestre de 2020 con el de 2019. Lo anterior se debe a que pasó de $124.623 millones (con un margen del 35 %) a $112.269 (con un margen del 32 %). La variación de su utilidad neta fue positiva, ya que mientras en 2018 cerró con $42.000 millones, en 2019 alcanzó los $122.000 millones.

En cuanto a su planta de clientes, esta ha crecido en servicios de fibra óptica, pero también en televisión, con 126.000 clientes (una variación del 1,6 %), y móviles pospago, con 183.000 (14,3 %). Así las cosas, la ETB se muestra como una empresa que le apuesta a seguir compitiendo en el mercado y con el nuevo aire que le da su rol protagónico en el desarrollo de Bogotá y la eventual incorporación de la tecnología 5G, su futuro parece tener mayor claridad.

Fachada ETB centro de Bogotá
Fachada ETB centro de Bogotá

Temas relacionados

ETB
Comparte: