Publicidad
16 Nov 2020 - 10:10 p. m.

Familia bogotana, a la espera de un milagro para salvar la vida de su bebé

Ángel nació con una compleja enfermedad llamada gastrosquisis. Su hermano gemelo no resistió la primera cirugía, pero él ya cumple tres meses de vida esperando a que le realicen un trasplante de intestino delgado, única alternativa para sobrevivir.
El menor tiene el 80 % de su intestino delgado suturado  y con necrosis.
El menor tiene el 80 % de su intestino delgado suturado y con necrosis.

“No sabemos si estamos alejados de la realidad, pero no perdemos la esperanza". Estas palabras resumen el clamor de Angie y Andrés, los padres de un bebé, de tres meses, que desde que nació ha batallado contra una complicada condición. En su corto tiempo de vida solo ha pasado ocho días en casa, el resto en un quirófano o en una sala de hospitalización.

Hoy, aunque los médicos no dan ninguna luz, siguen a la espera de un milagro o una respuesta para realizarle un trasplante de intestino delgado, que es lo único que podría salvarle la vida. Esta es su historia.

Ángel es producto de un embarazo de gemelos, que desde los cinco meses de gestación se sabía que era riesgoso. Y es que los dos menores venían con un defecto llamado gastrosquisis, es decir, que sus intestinos los tenían por fuera de su organismo. Es así como desde el día de nacimiento, tendrían que ser sometidos a su primera cirugía.

Cristopher, el gemelo de Ángel, falleció el 9 de agosto debido a que no soportó la primera intervención. Ángel, aunque sobrevivió, su condición de saludo no ha sido la mejor.

El 14 de agosto lo sometieron a otra cirugía, porque tenía una malformación en su intestino delgado (atresia intestinal), que lo dejó débil y con su colon más delgado de lo normal. Esta situación ocasionó que el pequeño no tolerara fórmulas lácteas. El único alimento que pueden suministrarle es leche matera, complementada con nutrición intravenosa.

Tras dos meses hospitalizado, duró una semana recuperándose en su casa, pero volvió al Hospital de la Misericordia de Bogotá, donde permanece, luego de haber recibido sus primeras vacunas. En principio tuvo una reacción normal, pero por su condición, todo se complicó.

El 3 de noviembre sus padres lo llevaron a urgencias, donde al verlo decaído y pálido, lo llevaron a cirugía de inmediato. El 9 salió de otra cirugía, pero esta vez, el parte médico fue más desalentador: fuera de su complicaciones por la gastrosquisis, Ángel tiene un intestino más corto de lo normal.

Sumado a esto, el 80 % de las partes de su órgano está perforado o tiene necrosis. Aunque por el momento solo han logrado intervenir el intestino para realizar limpiezas y cerrar nuevamente, los médicos dicen que esto solo podría darle un tiempo más de vida: pueden ser días, semanas o meses.

Aun así, Andrés y Angie se llenaron de esperanza contra todo pronóstico. “En palabras simples, los médicos creen que solo queda esperar que nuestro hijo muera. Pero queremos agotar todas las posibilidades de hacer algo, aunque sean reducidas”, expresó la madre del pequeño.

Para ello han acudido a diferentes centros médicos del país que tengan toda la experiencia en trasplantes de intestino o un tratamiento que permita que Ángel viva en las mejores condiciones. Sin embargo, los profesionales de la salud insisten que al menos en Colombia es un procedimiento casi imposible de realizar.

Esto ha obligado a que la familia haya acudido, además, a una clínica ubicada en Argentina, que en el transcurso de esta semana tendrá que darle una respuesta a su solicitud. Aun así, la idea de trasladar al menor a otro país sigue siendo riesgosa por su condición.

Pese a todos los peros, pronósticos y a pesar de tener a su hijo en cuidados paliativos, Andrés y Angie siguen esperando un milagro o una luz de ayuda. Por esta razón, pusieron a disposición sus números de contacto (3166684616 - 3195259472) en caso de que alguna organización o profesional de la salud pueda brindarles apoyo.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias